Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La deficiente salud del neoliberalismo

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 28/05/04.- Profusos estudios versan sobre la seguridad en el trabajo y la salud de los trabajadores; sin embargo, más allá de la letra impresa se erige una realidad que está dando más de un dolor de cabeza tanto a gobiernos nacionales como así también a las organizaciones internacionales que de alguna u otra forman se encuentran involucradas en la temática.

Seguramente si comentáramos que en América latina luego de las reformas producidas en la salud pública, durante los años '90, se registra hoy el resurgimiento de enfermedades que estaban controladas, como infecciones agudas, tuberculosis, dengue, paludismo, etcétera, no nos sorprendería tanto como si afirmáramos que en los Estados Unidos aproximadamente 20 millones de trabajadores no gozan de seguro médico.

EE.UU.

Según una investigación realizada por la Fundación Robert Wood Johnson, casi un cuarto de esos 20 millones de trabajadores sin seguro médico, unas 2.500.000 personas se encuentran afincados en Texas, cuyo antiguo gobernador es el actual presidente, George W. Bush.

Otros estados que cuentan con trabajadores en esa condición son Louisiana, Mississippi, Nevada, Nuevo México, Oklahoma; totalizando unos 37 territorios, incluido el Distrito de Columbia, donde al menos uno de cada 10 empleados integra las filas de los no asegurados.

Sin embargo, la situación es más grave aún. Los exponentes de una coalición que incluye a grupos empresarios, organizaciones laborales y de salud, encabezados por los ex presidentes James Carter y Gerald Ford, se encuentran realizando diversas gestiones con el propósito de que el Capitolio apruebe, en el 2005, una legislación de seguro médico para los 43.600.000 estadounidenses que carecen de ese servicio, aún cuando una parte de ellos no tengan vinculación laboral.

Latinoamérica

La aparición de nuevas enfermedades infecciosas como el sida y el resurgimiento de las hasta ahora controladas se correlacionan con las reformas introducidas en el sector salud y además con la relajación de las responsabilidades sanitarias de Estados reducidos a su mínima expresión. El desempleo, las migraciones, el deterioro económico, los empleos precarios contribuyen también con su bagaje negativo.

Téngase en cuenta que a partir de los '90 se produce la concentración del ingreso en los hogares más ricos y su disminución en los más pobres, indicando que el 10% de los hogares urbanos más ricos mantuvo un ingreso hasta 40 veces superior al del 10% de los hogares más pobres. Demostrando la vinculación directa entre los factores económicos negativos y el deterioro de la salud pública en el continente.

Globalización, reformas estructurales, parecen más eufemismos que conceptos económicos a la luz de los resultados obtenidos. La crisis en el sector salud está dando por tierra en años, los logros obtenidos por las investigaciones en biomédica para el desarrollo de antibióticos y vacunas durante todo el siglo XX. Marcando de esta forma un nuevo hito en la extensa lista de fracasos neoliberales: la generación de empleos genuinos, es otro de ellos.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones