Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Centroamérica: preocupaciones a costo plazo

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 30/07/04.- Diversas informaciones divulgadas en los últimos días dan cuenta de un nuevo factor que desestabilizaría a los países de Centroamérica y México en materia económica, pero fundamentalmente en lo referente al empleo. La fecha clave sería enero de 2005; uno de los protagonistas, la República Popular China y el sector más afectado, la industria textil.

Sucede que en la fecha mencionada vence el llamado acuerdo de textiles y vestuarios de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que permite a Estados Unidos otorgar cuotas a los textiles chinos para su ingreso al mercado estadounidense, los cuales cubren el 16 por ciento de sus necesidades, pero al dar por terminado el sistema de cuotas, se calcula que China podrá incrementar ese 16 por ciento hasta casi un 50 por ciento, restándole oportunidades a las maquilas centroamericanas y de México.

Según el director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Jorge Arriaza, "...con la entrada de China se perdería hasta un 50 por ciento de la producción centroamericana de textiles, tomando en cuenta que la maquila de China goza de muchas ventajas, como bajos salarios, producción en serie y productividad".

Las declaraciones de Arriazaga fueron formuladas durante la reunión de textileros de Centroamérica que se realizó el 20 de julio en Monterrey, México, donde también se advirtió que ante el ingreso de China a la OMC, en el Salvador ya se perdieron ocho mil empleos en la maquina, ya que 8 de las 250 industrias existentes del sector, ya cerraron sus puertas.

El economista Roberto Rubio (1) de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), criticó a los empresarios y gobiernos salvadoreños por su "miopía en la política económica" en los últimos 10 años, en los que no se diversificó ni innovó la industria y, por otra parte, redujo la producción agrícola hasta situarla en una posición endémica. Según el economista, China declaró que para hacer más efectiva su presencia dominante en el mercado estadounidense, su productividad sería incrementada en 2005 en un 40 por ciento. Es decir, que con nuevas tecnologías del llamado "gigante asiático", la merma en la industria centroamericana podría ser aún más fuerte "si inmediatamente no buscamos otras línea de producción que no sean las mismas que tiene China. No tenemos por qué colisionar con los chinos. Así logró salir adelante la India, que estuvo en una situación igual a como hoy está Centroamérica".

Algunos mandatarios depositan su confianza, para superar el afectado panorama de la industria textil, en la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Centroamérica, a partir del cual sus productos industriales podrían penetrar el mercado estadounidense libres de aranceles, ventaja que no tendría el "gigante asiático". Por otra parte, la sola mención de la firma del TLC despierta múltiples críticas de varios sectores; pero otro de los temores, surgidos éstos durante la reunión de empresarios de las maquila, realizada entre los días 19 y 21 de julio en San Salvador, consiste en que sería muy probable que el referido TLC no entre en vigor en la fecha acordada y que, de triunfar el candidato demócrata, John Kerry, el tratado podría ser revisado, demorando en dos años su firma.

China, la seductora gran muralla

El gran país asiático creció en los últimos 20 años a un ritmo sostenido del 9,8 por ciento y según el Foro Económico Mundial de Davos, apunta a ser el motor de la economía mundial. En tanto, en nuestros días es el primer productor mundial de juguetes, electrónica de consumo masivo y muebles domésticos. Es, además, el tercer socio comercial de la Unión Europea y centra sus esfuerzos para convertirse en el primero. Además, posee cualidades muy apreciadas en occidente: un mercado cuantitativamente gigante compuesto por 1.300 millones de potenciales consumidores; bajísimos salarios y ausencia casi total de conflictividad laboral.

Las transnacionales ven al territorio chino como el ideal para deslocalizarse, así ya lo entendieron Sony, Motorota, IBM, Philips, Siemens, Extronics, Nokia, Microsoft, Ericsson y en estos momentos (2), las principales corporaciones siderúrgicas del mundo aceleran su ingreso en el mercado chino mediante el establecimiento de empresas mixtas y la exportación directa de productos. A modo de ejemplo de inversión conjunta mencionamos las tratativas entre el Grupo Angang, el segundo mayor manufacturero de acero de China, y ThyseenKrupp de Alemania, el segundo mayor suministrador de acero al carbono de Europa, capaz de producir anualmente 400,000 toneladas de láminas galvanizadas en caliente, cuya inversión inicial se piensa en los 180 millones de dólares.

Sin lugar a dudas China crece; en tanto Centroamérica toma a enero de 2005 como su gran muralla y dependerá de la agilidad de sus gobernantes la firma o no del TLC, el futuro de las maquilas y de la industria en general. Agilidad para saltar la gran muralla o trastabillar sobre el terreno resbaladizo de las pantanosas políticas neoliberales.

 
Notas:
(1)"China pone a temblar a Centroamérica"; Revista Proceso, México, 29/07/04.
(2) Empresas siderúrgicas transnacionales aceleran entrada en el mercado chino; agencia Xinhuanet, 06/07/04.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones