Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Empleo: especie en peligro

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 13/08/04.- Durante la primera semana de agosto se conocieron los datos arrojados por el mercado laboral estadounidense. En julio, se registraron 32 mil puestos de trabajo nuevos, contra los 200 mil esperados por políticos y economistas. Registrándose así el nivel de creación de empleos más bajo desde diciembre del año anterior.

Además, la tasa nacional de desempleo se situó en el 5.5%, contra el 5.6%, pero la de los latinos se elevó una décima en julio y se puso en el 6.8%. Sin embargo, algunos análisis aparecidos en la prensa local indican que "la economía se sigue debatiendo para salir de la desaceleración estival y será necesario esperar más tiempo de lo previsto para ver señales convincentes de fortalecimiento económico", aseguró SPNG Won Sohn, ejecutivo del banco Wells Fargo.

A la sorpresa ocasionada por el escaso crecimiento de puestos de trabajo le siguió una de sus consecuencias directas: el consumo, es cual registró un debilitamiento en el segundo trimestre (3% en ritmo anual) y experimentando en junio un descenso del 0,7%, la mayor caída desde septiembre de 2001.

Dicha caída representa más de dos tercios del Producto Bruto Interno (PBI) de los Estados Unidos. Un PBI que bajo, según las cifras oficiales, del 4,5% entre enero y marzo, al 3% en el segundo trimestre.

Informe

El informe brindado por el Departamento de Trabajo podría encender las alarmas a medida que se aproxima la contienda electoral que definirá quien habitará la Casa Blanca a partir del 2 de noviembre venidero.

Según el Departamento de Trabajo, el empleo fue afectado por despidos en el sector del comercio minorista (-19,000 puestos), y los servicios a los profesionales, el sector que había mostrado mejor salud el mes pasado, logró crear sólo 42 mil puestos.

La industria creó 10 mil empleos, un ritmo "muy débil" que muestra que "las empresas siguen siendo muy prudentes", según Sohn.

Un dato significativo lo aportan las diferencias entre los guarismos del desempleo y los de la creación de empleo, los cuales hacen pensar que "son las empresas muy pequeñas las que crean empleos", donde las condiciones salariales, en general, son peores, explicó John Lonski de Moody's Investors Services.

Productividad

Otros de los datos a tener en cuenta fueron los aportados el martes 10 por el Departamento de Trabajo estadounidense referidos al índice de productividad de los trabajadores, el cual decreció del 3,7% en el primer trimestre, al 2,9% en el segundo.

La mayoría de los analistas había calculado que ese ritmo bajaría al 2,1 por ciento entre abril y junio. La cifra del segundo trimestre fue la más baja en dos años.

La remuneración horaria real, ajustada por inflación, aumentó a un ritmo anual del 0,1 por ciento.

En los cuatro trimestres hasta junio, la productividad en EEUU aumentó un 4,7 por ciento. En el 2003 el incremento fue del 4,4 por ciento, ubicándose debajo del 5 por ciento logrado en el año 2002.

La productividad es una medida de la eficiencia de las empresas y se refiere a la cantidad de producto realizado por un trabajador en una hora.

Una desaceleración del crecimiento de la productividad puede llevar a un aumento de los costos laborales y de los precios, factores que observa con cuidado la Reserva Federal mientras ajusta su política monetaria.

Trabajar más, ganar lo mismo

Coherente con las grandes tendencias, la problemática del empleo, o la carencia del mismo, se manifiesta en todas partes del globo y Europa no escapa a las generales de la ley. En un reciente informe del FMI, a cargo del responsable del departamento europeo, Michael Deppler; el organismo internacional advierte que la eurozona tiene que trabajar más, tanto mediante la creación de más empleo, como por el aumento de las horas trabajadas.

Recomendación tal vez inspirada luego de los polémicos acuerdos logrados por las empresas alemanas Siemens, DaimlerChrysler, Bosch y la francesa Doux, que para evitar la pérdida de puestos de trabajo, ante la amenaza patronal de trasladar la producción a países con menores costos laborales, aceptaron extender los horarios de trabajo sin los ya "antiguos" aumentos de sueldos compensatorios.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones