Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA - TRABAJADORES NAVALES

Fin de la bandera de conveniencia o de complacencia

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 17/09/04.- El pasado 6 de agosto el gobierno argentino anunció la derogación del decreto 1772/91 por el cual se había implementado el uso de la "bandera de conveniencia". La medida fue recibida con satisfacción por los gremios marítimos, terminando de ese modo con un antiguo reclamo de los trabajadores que se iniciara bajo el gobierno del ex presidente Carlos S. Menem y su ministro de Economía, Domingo Cavallo.

La medida fue anunciada mientras los trabajadores se concentraban en Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, esperando el anuncio del presidente Kirchner. Lo pintoresco rescatado por la prensa nacional fue un camioncito cuya carrocería imitaba la estructura de un barco con la bandera de Liberia (bandera de conveniencia) en su mástil y un pirata al mando. Luego del anuncio, los marinos mercantes arriaron la bandera extranjera para izar el pabellón nacional, mientras un capitán argentino reemplazaba al pirata en la conducción de la embarcación.

Los cambios

El decreto del presidente Néstor Kirchner obligará a los barcos que en 1991 arriaron el pabellón argentino, para pasarse a "banderas de conveniencia", a regresar a la insignia patria, lo cual representa para los trabajadores del sector un primer paso para que Argentina reconstruya su propia Marina Mercante.

En tal sentido, el decreto 1.772, de 1991 permitió a los armadores argentinos (los propietarios de los barcos) registrar sus flotas en países con legislaciones marítimas mucho más flexibles que la local, como Liberia o Panamá. En esos años, los empresarios hicieron uso del mencionado decreto y de los 150 barcos que conformaban la Marina Mercante en 1990, hoy quedan unos 70 y tan sólo 10 de ellos lucen la bandera argentina.

En lo estrictamente laboral la "bandera de conveniencia" implicó para la tripulación argentina, registrarse con legislaciones de países considerados a nivel internacional como "paraísos navieros" y si un trabajador argentino era despedido tenía que radicar el juicio en, por ejemplo, Liberia.

En síntesis, mientras el decreto 1.772/91 que se implantó bajo el argumento de bajar costos laborales y aumentar la productividad, produjo pérdida de puestos de trabajo y precarización de los mismos; el retorno a la bandera nacional despierta expectativas positivas en el sector sindical, en tal sentido Carlos Schmid, del gremio de Dragados y Balizamiento afirmó: "Debe ser el inicio de la recuperación de nuestro mar".

Orígenes

El uso de la "bandera de conveniencia" o "bandera de complacencia", como se la denominara en Estados Unidos, puede ser rastreado desde 1920, cuando la empresa marítima estadounidense "United America Line" la implementó al registrar sus barcos en Panamá, con el propósito de evadir las restricciones impuestas por Washington sobre el comercio de alcohol, recordemos que eran los años del imperio de la "Ley Seca".

En un principio, ese método se utilizaba más bien para hacer contrabando pero rápidamente fue emulado ya que la tentación de reducir los costos de funcionamiento fue demasiado grande para los armadores.

Las tradicionales banderas de conveniencia fueron de Panamá, Liberia y Honduras, a las que se agregaron, entre otras, Bermudas, Bahamas o Malta. Se las llamó también "banderas de refugio", "banderas baratas" o "registros abiertos".

"Norteamérica ayudó a Liberia a crear su registro "abierto" como alternativa de Panamá hacia fines de la década del cuarenta. Las compañías petroleras norteamericanas, asesoradas por navieros griegos, pasaron a Liberia sus flotas de buques tanques para evitar el alto costo de la mano de obra en su país (la ley exige que los buques registrados en los Estados Unidos empleen costosas tripulaciones norteamericanas). El éxito de Liberia alentó a muchos imitadores; las "banderas libres" son ahora izadas por lugares tan disímiles como Camboya y la mediterránea Bolivia. China es gran usuario de banderas de conveniencia, con preferencia de Panamá, que registra el mayor tonelaje del mundo". (1)

"Panamá se encuentra entre los mayores violadores de tratados. Por ejemplo, flagrantemente hace caso omiso de una ley internacional que requiere informar a la OMI las investigaciones de accidentes. Esta organización no puede obligar a sus miembros a aplicar la legislación promulgada. Lo mejor que pudo hacerse ha sido la implementación de un sistema inofensivo de auto verificación". (2)

Embates contra los trabajadores

El régimen de buques con banderas de conveniencia afectó notoriamente a los trabajadores de la Marina Mercante Internacional, especialmente no reconociéndoles los derechos adquiridos por sus propias organizaciones sindicales de origen e incrementando los problemas de comunicación, ya que a bordo de una misma embarcación conviven personas de muy diferentes nacionalidades, lenguas y culturas.

Se estima que casi un tercio de los marinos navegan bajo barcos con banderas de conveniencia y en la mayoría de los casos, los países que permiten las BDC no desean y/o no pueden hacer cumplir los estándares mínimos de seguridad, ni tampoco los derechos laborales, sociales y sindicales de los trabajadores empleados.

El fin del uso en Argentina de las "banderas de conveniencia" o "de complacencia" es un paso adelante según las fuentes sindicales consultadas, un paso adelante si el siguiente se lo da en el rumbo de fortificar los derechos de los trabajadores, reflotando los puestos de trabajo hundidos durantes estos últimos 13 años.

Publicada en Nueva Época Semanal
Notas:
(1)Periodista Digital, España, mail / web
(2)Idem.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones