Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESTADOS UNIDOS - ARGENTINA

Accidentes laborales, el costado riesgoso del empleo

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 08/10/04.- A mediados de junio el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich hizo manifiesta su preocupación en investigar la alta incidencia de muertes de hispanos en sus lugares de labores. "Las familias tienen derecho a confiar en el regreso a casa de sus familiares después de un día arduo de trabajo", dijo en conferencia de prensa donde además subrayó estar preocupado por el aumento de los accidentes con heridos y víctimas fatales en la última década.

Durante la mencionada conferencia de prensa el gobernador citó cifras del Departamento de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, según las cuales la cantidad de víctimas fatales aumentó principalmente entre los hispanos que trabajan en transporte, construcción, agricultura, comercio minorista y servicios. En cuanto a los jornaleros y trabajadores inmigrantes deberán ser tema de atención especial, aseguró Blagojevich.

Algunas de las razones por las cuales son tan altas las cifras de muertes entre los latinos serían, según el gobernador: los trabajos peligrosos realizados por los inmigrantes, la falta de entrenamiento en materia de seguridad y la falta de información y entrenamiento sobre seguridad en castellano.

Asimismo, los trabajadores hispanos no son educados sobre sus derechos a gozar de un lugar de trabajo seguro, no están sindicalizados y a menudo temen quejarse por la posibilidad de ser despedidos o deportados.

Según cifras del Instituto de Liderazgo Hispano de los EE.UU., la población latina de Illinois aumentó 69 por ciento en los últimos años, con un total de 1,6 millón de personas.

En los estados del Medio Oeste las muertes de hispanos en el trabajo (en particular mexicanos) se duplicaron entre 1996 y 2002.

En el vecino estado de Indiana, por ejemplo, con un 3.5 por ciento de trabajadores latinos, 7 de cada 10 muertos en el trabajo son hispanos. Más de 30 mexicanos murieron en sus lugares de trabajo en Indiana desde 1998, según estadísticas del Departamento del Trabajo.

El cónsul general de México en Indianápolis Sergio Aguilera, dijo a periodistas que los trabajadores mexicanos "son vistos como desechables, no como seres humanos".

El subcomisionado de trabajo de Indiana Peter Rimsans, admitió que las multas por una muerte en el trabajo son mínimas y las autoridades prefieren que los patrones mejoren las medidas de seguridad, "aunque los inspectores encuentren violaciones mayores en los reglamentos".

El director nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo John Henshaw, dijo que sus inspectores emitieron más de 50.000 multas por las muertes. Su oficina publica folletos y tiene una página en internet en español pero, según declaró, su mayor frustración es comprobar que "el 99 por ciento de las muertes se podrían prevenir con el respeto a los reglamentos de seguridad".

Argentina

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) hizo público un estudio que indica que en el año 2003 sucedieron en todo el territorio argentino 411.822 accidentes laborales, 67.777 más que durante todo 2002, y aunque no detallan cuántos fueron mortales, fuentes oficiales y sindicales estimaron que podrían incluir unos 700 decesos, aproximadamente.

Sin embargo, los guarismos expresados incluyen, exclusivamente, a los trabajadores registrados con Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART), no incluyendo, desde luego, a los empleados "en negro", o que se desempeñan bajo distintos tipos de contratos precarios.

La problemática parece no dar tregua durante el presente año en que "se mantiene el fuerte crecimiento de los accidentes", según explicó el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Roberto Mouillerón, cuya provincia acapara la mitad del producto industrial del país. Además, el funcionario explicó dicho incremento por "...el uso excesivo de las horas extras, que es lo que está haciendo que se produzca más con la misma cantidad de gente" y añadió seguidamente "...así se empieza a poner en riesgo la salud del trabajador".

Regresando al estudio realizado por la Superintendencia, la mayor cantidad de siniestros no se produjo en las actividades más riesgosas, sino en las más desprotegidas; de esta manera el ranking de 2003 lo encabezan los mineros del carbón, donde 173 sufrieron alguna lesión sobre un total de 919 registrados. Esto sin contar la tragedia de Río Turbio, ocurrida este año en Santa Cruz, en la que murieron 14 trabajadores.

Los muebleros tuvieron un 18 % de accidentados; saneadores y recolectores, 17,6 %; pesqueros, 17,15 %; silvicultores; 16,2 %; madereros, 15,3 %; herramentistas, 14,2 % y metalúrgicos, 12,9 %. Pero el gremio más afectado fue el de la construcción, el cual registró 17.714 casos en 2002 y 28.307 en el año 2003; un salto del 60 % hacia el costado más riesgoso del empleo: los accidentes laborales.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones