Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Intentan elevar los aranceles de la musa sapientum

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada:
Víctimas de los pesticidas de las compañías gringas en Nicaragua (1967-1990) - Dick Emanuelsson
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 16/03/05.- Según Plinio algunos sabios tenían como base principal de alimentación el banano, por eso el botánico sueco Linneo lo llamó Musa sapientum, o fruta de los hombres sabios. Su mención se encuentra en textos del siglo VI a.C., pero la transformación de la fruta en mercadería requirió centurias. Fue un día caluroso de 1870 cuando "…el capitán Lorenzo Dow Baker compró dos racimos de bananos verdes mientras estaba atracado en Port Moran, Jamaica. Once días más tarde, vendió estos dos racimos en Nueva York por un valor 10-15 veces más de lo que había pagado por ello". (1)

De esa forma, comenta el historiador Carlos Camacho Nassar, "…comenzó una historia en la que durante más de un siglo, los zares del banano talaron los bosques en Honduras, Costa Rica, Panamá, Colombia, Guatemala y Ecuador. Para hacerlo, manejaron con habilidad de titiriteros y con brutalidad de verdugos, las políticas y gobiernos nacionales". (2)

Nuevo arancel

La Unión Europea (UE) se propone aplicar un nuevo régimen arancelario para el banano a partir del 1º de enero de 2006. Desde esa fecha el arancel se elevaría de 75 a 230 euros por tonelada introducida en los mercados de ese bloque.

La reacción no se hizo esperar, en los primeros días de febrero se produjo la Declaración de Quito firmada por los embajadores de Ecuador, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, en donde "Lamentaron que la Comisión Europea no haya tenido en cuenta el efecto devastador que tendría para el desarrollo de sus países un arancel prohibitivo como el notificado en la OMC, desconociendo el planteamiento de los jefes de Estado de los países latinoamericanos productores", señaló el comunicado.

Además, en la declaración de Quito los embajadores reiteraron que "…esta notificación no cumple con los compromisos multilaterales de la UE de fijar un arancel que garantice el mantenimiento, al menos, del acceso total al mercado europeo para el banano de América Latina".

Por su parte, Ecuador, que es el primer productor y exportador de bananas en el mundo y el mayor proveedor americano de la fruta en Europa, insistió en rechazar la propuesta de elevar el impuesto a 230 euros y conminó a la UE a practicar el libre comercio que pregona.

Así lo dio a conocer el presidente ecuatoriano, Lucio Gutiérrez, al precisar que sus ministros de Agricultura, Comercio y Relaciones Exteriores defenderán la tesis de los 75 euros; "el propósito es que se mantengan los 75 euros, con el fin de que no se ponga en riesgo la comercialización de los principales productos de exportación" de su país.

"La Unión Europea debe pasar a los hechos. Si ellos pregonan el libre mercado, porqué nos ponen trabas a los ecuatorianos", preguntó el mandatario.

Finalmente Gutiérrez insistió en que su país, junto con los demás productores americanos, defenderán hasta las últimas consecuencias sus intereses.

La preocupación presidencial no es para menos, Ecuador cubre el 60 por ciento de la demanda mundial de bananos y su producción provee de empleo a más de un millón de personas en el país. En cuanto a las exportaciones bananeras durante el pasado año implicaron un ingreso de 1.022 millones de dólares, según estadísticas publicadas por el Banco Central.

Deudas pendientes

El martes 9 del corriente mes, en Nicaragua, más de 2.000 ex trabajadores bananeros afectados a causa del pesticida nemagón, que las bananeras norteamericanas usaron en el país, protestaron en Managua para que las autoridades "nos ayuden a resolver demandas de indemnización", dijo Victorio Espinales, vocero del grupo.

Los campesinos llevan años gestionando demandas judiciales en Estados Unidos para reclamar a las transnacionales bananeras que operaron en Nicaragua en los años 70 el pago de una indemnización por los daños causados a su salud. Sin embargo, las bananeras, desde 1998, se niegan a responder a las 17.500 reclamos judiciales. Como a Lorenzo Dow Baker, sólo les importa el negocio.

Publicada en Nueva Época Semanal
Notas:
(1)Citado por Carlos Camacho Nassar en "Musa paradisíaca. Ensayo sobre la cultura y la identidad en el enclave bananero", Costa Rica, 1994.
(2)Ídem.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones