Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Estudio de la OIT

El sector del calzado deportivo aventaja a los sectores minorista y del vestido en el cumplimiento de las obligaciones relativas a códigos de conducta.
Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 25/02/05.- La industria del calzado deportivo, criticada a menudo por sus presuntas violaciones de las normas fundamentales del trabajo, ha avanzado más en la aplicación de códigos de conducta favorables para los trabajadores que los sectores del vestido y minorista, según un informe de la OIT que acaba de publicarse.

En el estudio, titulado Implementing Codes of Conduct: How businesses manage social performance in global supply chains , se afirma que el reconocimiento de la marca y el intenso escrutinio de los consumidores han llevado a las empresas de calzado deportivo analizadas a adoptar enfoques más sofisticados en lo que a aplicación de códigos se refiere. El éxito de la industria del calzado deportivo se atribuye a la aplicación efectiva de los recursos financieros y humanos a los esfuerzos de cumplimiento.

El estudio se basa en entrevistas realizadas a cientos de directivos, activistas, funcionarios gubernamentales, trabajadores de producción y representantes de los trabajadores y en visitas a más de 90 empresas y proveedores de los Estados Unidos, Europa, China, Viet Nam, Tailandia, Camboya, Sri Lanka, Guatemala, Turquía y Honduras.

Un cambio de modelo

Sin embargo, el estudio también revela que las cifras sólo aportan una visión parcial del asunto. Si bien la existencia de un nutrido grupo de cumplimiento puede conllevar un mejor comportamiento social de la base de suministro de una empresa, esto depende también del papel que desempeñe el personal de cumplimiento en relación con los proveedores. La investigación pone de manifiesto la necesidad de que las empresas multinacionales pasen de un modelo de cumplimiento "fiscalizador" a un papel más consultivo en el que se capacite a los trabajadores para supervisar sus propios lugares de trabajo.

Según el estudio, esto necesita de una visión clara, reforzada por el compromiso de los altos directivos, una formación eficaz y la disponibilidad de equipos de diversa procedencia geográfica capaces de prestar asistencia "durante el servicio" entre los diversos proveedores.

El sector minorista

Por ejemplo, una de las empresas de calzado y prendas deportivas estudiadas afirmó contar con un esforzado equipo de más de 100 personas cuyo único mandato consistía en supervisar los asuntos referentes a la responsabilidad social de la empresa y a los códigos de conducta.

En el estudio se hace hincapié también en los importantes desafíos que enfrenta el sector minorista por la enorme extensión y el cambio constante de las bases de suministro. Asimismo, la diversificación de los productos que maneja el sector minorista entraña dificultades en la identificación de todos los componentes de la cadena de suministro.

Empresas, proveedores y compradores

En contraposición al sector del calzado, por ejemplo, un importante minorista con una base de suministro en constante cambio de más de 5.000 fábricas informó a los investigadores de que no contaba con un equipo independiente encargado de apoyar su código de cumplimiento, sino que, según se indica en el estudio, asignaba esta responsabilidad al departamento de garantía de la calidad y pedía a 12 de sus integrantes que dedicasen el 25 por ciento de su tiempo de trabajo a las "cuestiones de ética".

"Estas cifras cuentan por sí mismas una historia reveladora", dice Ivanka Mamic, autora del estudio y funcionaria de la OIT especializada en relaciones en el lugar de trabajo y cuestiones laborales en las cadenas de suministro globales. "No resulta sorprendente que se esté avanzando en aquellos casos en que las empresas compradoras están realizando serios esfuerzos y los vínculos entre proveedores y compradores son más estrechos."

Como tal, el sector del calzado deportivo, en el que los productores y las marcas multinacionales están estrechamente vinculados, ha cosechado más éxito que el sector del vestido, donde el avance ha sido más desigual, y que el sector minorista, donde, en algunos ámbitos, no está teniendo lugar ni el más mínimo cumplimiento, según el estudio.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones