Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
TEXTILES-MÉXICO

Los subcontratistas de Levi´s y su política antisindical

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 01/04/05.- Una nueva campaña fue lanzada para presionar a la firma textil Levi Strauss & Co para que garantice el cumplimiento de su código de conducta en la maquila mexicana Lajat Factory, situada en Durango, un proveedor -que también trabaja para Old Navy, GAP, Polo y Tommy Hilfiger- al que se acusó en reiteradas ocasiones de violación de los derechos laborales.

La iniciativa emanó de la ONG estadounidense Campaña por los Derechos Laborales (CLR), que recogió de esta forma el llamamiento de la Coalición por la Justicia en las Maquilas, cuyo comunicado destaca que los propietarios de Lajat hicieron todo lo posible para acabar con el sindicato creado por los trabajadores incluido el despido de ocho operarios que estaban afiliados al mismo.

La maquila mexicana Lajat Factory se encuentra situada en la zona industrial Gómez Palacio y cuenta con unos 12.000 trabajadores y cose, lava, plancha e inspecciona el terminado de la ropa vaquera de varias multinacionales, siendo Levi's su principal cliente, que convirtió a esta maquila de costes reducidos en la pieza clave de su nueva política de venta a precios baratos en cadenas como Wal-Mart.

Según CLR, con el fin de consolidar esta política, "en los últimos años Levi's ha reducido drásticamente sus costes laborales cerrando 37 plantas en todo el mundo, incluyendo todas las fábricas estadounidenses, a costa de más de 10.000 empleos".

Actualmente, sus actividades productivas dependen esencialmente de subcontratistas, la mayoría de las cuales se encuentran en Asia. Los proveedores de México y el Caribe, por su parte, se reservan para las líneas de ropa de rápida renovación.

Organización sindical

Los trabajadores de Lajat Factory comenzaron a organizarse, en noviembre pasado, con el propósito de obtener mejoras en sus condiciones salariales, de salud y seguridad. Denunciaron en esa oportunidad, que trabajan jornadas de doce horas sin recibir pagas por horas extras; que los servicios (baños) se encontraban "…en terribles condiciones" de insalubridad y que los trabajadores no recibían protección para el manejo de sustancias químicas.

Según un informe elaborado por la CLR, los trabajadores ya contaban con un sindicato, la Coalición de Trabajadores Mexicanos, la cual, según la CLR, "había negociado con Lajat Factory para evitar la conformación de sindicatos independientes".

La prensa local refleja que "El anuncio de cierre de la planta de Gómez Palacio fue el detonante de la creación del embrión de un nuevo sindicato el pasado enero, que se enfrentó a la CTM por el derecho a representar a los trabajadores. Tras acudir a la Oficina de Conciliación y Arbitrio del Gobierno, los trabajadores consiguieron el compromiso de Lajat de mantener la planta abierta", lo cual fue interpretado como una "victoria sin precedentes".

Pero a los pocos días los trabajadores que estuvieron a la cabeza del conflicto fueron blanco de represalias; se les empezó a pagar en efectivo, mientras los demás seguían cobrando por nómina; no se les permitía fichar, hasta que finalmente fueron despedidos ocho de ellos, sin la indemnización correspondiente. Un panorama nada novedoso en cuanto al funcionamiento de las maquilas, donde los trabajadores se contactan con la parte más áspera de la globalización de la economía.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones