Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El mercado textil se recalienta

A partir de enero del corriente año, en que expiraron las cuotas a productos textiles chinos, en Estados Unidos se pierden 200 puestos de trabajo por día. En la Unión Europea tomarían medidas al respecto.
Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 08/04/05.- En la semana que culmina el mercado textil dio muestras de inestabilidad. Tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, diversos sectores manifestaron preocupación y desencanto sobre las medidas tomadas a partir del 1º de enero, cuando expiró el Acuerdo Multifibras, que establecía cuotas en los países desarrollados a la importación de ropa de naciones en desarrollo.

La medida estaría afectando tanto a la industria de los países desarrollados como así también a los no desarrollados, que ven la caída de sus ventas de textiles a los mercados estadounidense y europeo. En ambos casos gobiernos y particulares estudian medidas. La industria textil de EEUU urgió al Gobierno a imponer salvaguardas sobre 14 tipos de textiles chinos. Por su parte, China, ya comenzó a enviar señales que apuntan a una gran discordia.

Unión Europea

Por presión de los países miembros y de la industria, la Unión Europea tomará medidas correctivas en caso de confirmar un aluvión de productos textiles chinos. La Comisión Europea emitió el miércoles 6, en Bruselas, las directivas para estas medidas. Si las importaciones chinas muestran un crecimiento desmedido, el Ejecutivo de la UE iniciará consultas con China, así lo afirmó el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson.

Por el momento no existen datos confiables sobre los envíos de productos textiles chinos, que a partir del 1 de enero pueden ingresar en territorio europeo sin ningún límite de cupos. Sobre todo Francia e Italia presionaron a la Comisión para tomar medidas contra una invasión de textiles chinos.

Según Mandelson, el 20 por ciento de las exportaciones textiles del mundo provienen de China, y esta participación podría elevarse al 50 por ciento en el año 2010. "China y su potencial para aumentar sus exportaciones preocupan a los Estados de la UE y a los productores textiles europeos", dijo.

Europa, apuntó Mandelson, no es sólo reponsable ante sus productores, sino también ante los de países en desarrollo. "No podemos simplemente ver como son marginados".

Sin embargo, subrayó que cualquier limitación a las exportaciones chinas debe estar basada en estadísticas confiables que aún no se encuentran disponibles, aunque "no se trata de reinstalar el antiguo sistema de cuotas".

Estados Unidos

El miércoles 6 un grupo de fabricantes de textiles pidió al Gobierno de EEUU que reimplante las cuotas para 14 categorías de prendas, a fin de proteger a la industria estadounidense del aluvión de importaciones desde China.

El lunes, el Gobierno anunció que analizaría si la entrada de ropa china en el mercado estadounidense merece el restablecimiento de cuotas para limitar las importaciones de ese país, una medida que beneficiaría a los productores de América Latina.

"La industria de Estados Unidos perderá decenas de miles de empleos si el gobierno espera a que se cumplan cuatro meses para actuar", indicó Auggie Tantillo, directora ejecutiva de la Coalición de Acción Comercial de los Fabricantes de EEUU.

Las categorías sobre las cuales los fabricantes estadounidenses quieren que se reimplanten las cuotas incluyen productos tales como camisas de tejido de punto, suéteres, lencería, vestidos de fiesta y pantalones hechos con fibras artificiales.

En su anuncio el lunes, el Gobierno indicó que reduciría el tiempo para su estudio de unos cuatro meses a unas seis semanas, pero los industriales indicaron que debe haber una acción más rápida.

El acuerdo de ingreso de China en la Organización de Mundial de Comercio (OMC) establece que EEUU puede aplicar medidas arancelarias contra las confecciones chinas cuando se cumplen los dos requisitos.

La imposición de las cuotas también beneficiaría a los otros países abastecedores de EEUU que se han visto desplazados por China, como las naciones centroamericanas y caribeñas y México.

La subsiguiente liberalización del comercio ha propiciado un gran flujo de confecciones chinas a los Estados Unidos en lo que va de año.

El Departamento de Comercio estudiará específicamente los efectos sobre el mercado de EEUU de la retirada de las cuotas en tres categorías de productos.

La primera son las camisas y blusas de algodón chinas, que registraron un aumento de ventas del 1.250 por ciento en el primer trimestre de este año; la segunda son los pantalones de algodón, con un incremento del 1.500 por ciento, y la tercera, la ropa interior de algodón y fibras artificiales, con una subida del 300 por ciento.

Tantillo subrayó que el proceso normal puede retrasar la puesta en marcha de las nuevas cuotas hasta octubre y reclamó la ayuda del Gobierno, ya que la industria textil está perdiendo 200 puestos de trabajo por día desde que expiró el sistema de cuotas. También pidió que el Departamento de Comercio amplíe la lista de productos a los que aplicará las salvaguardas.

China

En un despacho del jueves 7 la agencia de noticias Xinhua indica que China protestó enérgicamente la medida europea de limitar las importaciones textiles chinas y aclaró que "…los minoristas norteamericanos han estado argumentando que la medida de la industria textil y de prendas de vestir estadounidense no salvará los empleos norteamericanos y que limitar las importaciones provenientes de China simplemente cambiará la producción a otros países.

El Ministerio de Comercio de China fijó su posición argumentando que "las directivas emitidas en este sentido el miércoles por la Comisión Europea, que prevé tomar medidas en caso de una aumento excesivo de las importaciones chinas, atentan contra el espíritu del libre comercio". También advirtió sobre posibles consecuencias para las relaciones entre la UE y China.

Además, las autoridades chinas protestaron "decididamente" contra los primeros pasos anunciados en Estados Unidos para proteger el mercado interno de los textiles chinos, que podrían incluir la reintroducción de cupos para la importación. Este tipo de limitaciones tiene consecuencias negativas para todo el mercado textil, señalaron.

Tanto en el caso de la UE como de Estados Unidos, China subrayó que todas las partes gozan de beneficios e intereses comunes en el comercio de textiles. Aunque ahora deberán confrontar con las bondades y vilezas del libre mercado.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones