Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El asbesto, un enemigo letal de los trabajadores

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 29/04/05.- El miércoles 27 de abril se realizó en España, un curso dedicado a las enfermedades pleuropulmonares por asbesto; curso enmarcado dentro de las iniciativas del Grupo Técnico de Trabajo de Enfermedades Respiratorias de origen laboral de Navarra, constituido oficialmente en 2002, y presidido por el Dr. Jalil Abú- Shams, coordinador del curso y del Servicio de Neumología del Hospital Virgen del Camino de Pamplona.

Los expertos prevén un aumento de patologías respiratorias asociadas al asbesto en los próximos años, dada la prolongada latencia de este mineral, de hasta 20 años, de ahí la importancia de realizar exámenes de salud periódicos a trabajadores que hayan estado expuestos para poder actuar sobre factores como el tabaquismo que pueden agravar dichas patologías

Existe un considerable porcentaje de enfermedades respiratorias de origen laboral infradiagnosticadas, de modo que en la mayoría de los casos la patología ocupacional respiratoria es detectada a nivel de los servicios sanitarios asistenciales especializados.

El asbesto o amianto está entre los más importantes carcinógenos humanos. En términos generales, se piensa que en España es el carcinógeno ocupacional más importante. Entre todos los agentes potencialmente tóxicos para el pulmón es el que tiene mayor incidencia, habiéndose referido cifras de hasta el 20% de fallecimientos por cáncer de pulmón. Así, tanto en estudios realizados en otros países, como en España, las profesiones que conllevan exposición al asbesto (construcción, talleres, astilleros, etc.) han estado habitualmente entre las más asociadas con el cáncer de pulmón de origen laboral.

A pesar del uso del asbesto cada vez más limitado en las últimas décadas, y prohibido recientemente en España (en 2001 el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social prohíbe el uso del amianto excepto en demolición y fabricación de cloroálcalis), dada la prolongada latencia existente entre la exposición al mineral y la aparición de los síntomas de enfermedad, de hasta 20 años, en la actualidad se siguen viendo manifestaciones clínicas pleurales de exposición previa y se prevé un aumento en los próximos años de determinadas patologías asociadas al asbesto.

Sin embargo, pese a las mejoras registradas en las condiciones laborales, continúa habiendo muchos trabajadores expuestos a los efectos de sustancias químicas, polvo, ruido y otros factores nocivos para su salud. De la magnitud de este problema da idea el hecho de que aproximadamente unas 3.000 sustancias se consideran capaces de producir enfermedades de tipo ocupacional en el momento actual.

Más de 3.000 aplicaciones

El asbesto es un mineral fibroso conocido desde antiguo, utilizado ampliamente en la industria debido a sus propiedades físicas y químicas, entre las que destacan la resistencia al calor, al desgaste, a los ácidos y su flexibilidad, características que lo hacen un material adecuado para ser utilizado como aislante, en la industria textil y en otros muchos campos, conociéndose actualmente más de tres mil aplicaciones, lo que hace difícil determinar las personas que son o han sido expuesta al asbesto. De este modo, millones de personas pueden haber tenido contacto de forma directa o indirecta con el asbesto, de hecho se calcula que sólo en Estados Unidos en 1978 unos diez millones de personas habían estado en contacto con el asbesto desde la Segunda Guerra Mundial.

Los expertos explicaron, además, que las fibras de asbesto "permanecen en el aire largos periodos de tiempo, lo que favorece el riesgo de inhalación. Su capacidad de penetración en el aparato respiratorio, así como la cantidad de ellas retenidas en el pulmón, está en función del tamaño, cantidad y eliminación posterior de las fibras inhaladas".

La exposición al asbesto puede ser laboral (minería, industria del fibrocemento, textil, construcción, material de fricción -pastillas de frenos de disco, discos de embragues y juntas- desguace de barcos y trenes, derribo de edificios o talleres de reparación del automóvil), paralaboral (doméstica: limpieza de ropa, vecindad) y ambiental.

Enfermedades

Las enfermedades inducidas por el asbesto pueden ser benignas o malignas. Respecto a la primera categoría, las principales son el derrame pleural benigno (la manifestación más precoz de la exposición al asbesto), las placas pleurales (que pueden aparecer hasta en un 50% de los trabajadores expuestos), la fibrosis pleural difusa y la atelectasia redonda.

Respecto a las enfermedades malignas, destacan junto al carcinoma broncopulmonar, la asbestosis (fibrosis intersticial difusa) y el mesotelioma pleural maligno, habitualmente diagnosticado en la quinta década de la vida. Su incidencia está aumentando en Europa, esperándose un pico de la misma en el año 2018, afectando principalmente a varones nacidos entre 1945 y 1950. En general, el pronóstico de los pacientes con mesotelioma no es bueno, con una media de supervivencia tras el diagnóstico de 8 a 12 meses.

Con el fin de detectar estas patologías, en el marco de la regulación referente al uso del amianto, se han diseñado unos reconocimientos médicos periódicos en los trabajadores expuestos, que teniendo en cuenta el largo período de latencia también deben realizarse a trabajadores jubilados expuestos ó postocupacionales.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda revisiones médicas periódicas a personas con antecedentes de exposición laboral a amianto. De esta forma se aconseja realizar radiografía de tórax cada 3-5 años a trabajadores con menos de 10 años desde la primera exposición; cada 1-2 años a trabajadores con más de 10 años desde la primera exposición y anualmente a trabajadores con más de 20 años desde la primera exposición.

Finalmente, se aconseja realizar cuestionario de síntomas respiratorios, exploración física y espirometría anual o de forma alternativa coincidiendo con el estudio radiográfico. Siendo la vigilancia médica, de por vida.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones