Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Las prendas de la discordia

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 20/05/05.- El viernes 13 Washington dio un paso previsible, reimplantó cuotas para productos textiles provenientes de China, incluyendo varias categorías: vestidos, camisas, pantalones, ropa interior de algodón y los compuestos por fibras sintéticas. Cuatro días después la Unión Europea (UE) amenazó con adoptar una decisión similar para dos tipos de productos: camisetas e hilos de lino; es más, con voz enfática José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, aseveró que la UE estaba dispuesta incluso "a ir más lejos".

La amenaza significa que la UE no esperará el final del proceso de consultas con Pekín, iniciado sobre 9 categorías de textiles, para imponer otras limitaciones a estos productos. Estas "cláusulas de salvaguarda" aplicadas por Estados Unidos y estudiadas por la UE respetan las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

China

Pekín reaccionó con dureza a las medidas restrictivas contra sus exportaciones textiles, adoptadas por Estados Unidos y Europa, amenazando con recurrir a la OMC y negándose además a limitar el volumen de sus ventas de productos textiles. En tal sentido, el Ministerio chino de Comercio comunicó a Washington su "firme oposición" y "gran descontento" tras el anuncio referido a las nuevas restricciones impuestas a los textiles chinos. "El gobierno chino se reserva el derecho de emprender una acción en el marco de la Organización Mundial del Comercio", amenazó el portavoz del ministerio, Chong Quan a través de un despacho de la agencia China Nueva.

Por su parte, el ministro chino de Comercio, Bo Xilai, advirtió que su país no reduciría sus exportaciones de textiles. "La integración del comercio textil es un derecho importante de China desde su adhesión a la OMC. China no se impondrá límites a sus exportaciones de textiles", declaró Bo al presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, según un mensaje colocado en el sitio Internet del ministerio chino de Comercio. Fijando así la posición oficial ante las medidas anunciadas por Washington tendientes a limitar a 7,5% el alza de las importaciones de textiles chinos.

EE.UU.-UE

La cruzada contra los textiles del país de la Gran Muralla está compuesta por Estados Unidos, Francia e Italia, principalmente, cuyas industrias del sector afrontan apremiantes dificultadas; en un segundo plano se ubican los países que registran excedentes comerciales: Alemania y Japón, observando con atención la batalla diplomática.

Los textiles chinos generan en Europa un profuso entretejido de alianzas y debates: a la unión franco-italiano se adhirieron países productores del sur: España, Grecia, Portugal y del este: Polonia, República checa o Eslovenia), mientras que el Reino Unido, Suecia o Alemania siguen siendo "librecambistas", aseguran. El debate fue encendido por el ministro sueco de Comercio, Thomas Odros, quien se mostró "preocupado" por una "tendencia proteccionista creciente e inquietante" por parte de la Unión Europea.

Libre mercado y proteccionismo

La situación planteada se registra a tres años del ingreso de China al seno de la OMC, efectivizado el 1º de enero del año 2002 y a un año de haberse convertido en el tercer país exportador de mercaderías, a la zaga de Estados Unidos y Alemania.

Por el momento la amenaza de Pekín es protestar ante la OMC por las salvaguardas impuestas por Estados Unidos; sin embargo, las mismas están previstas en el protocolo de adhesión firmado por China para ingresar al mencionado organismo internacional.

Situación disímil enfrentan India y Pakistán, que también aumentaron considerablemente sus envíos al extranjero de productos textiles, pero que no se ven afectados al no haber suscripto las salvaguardas que sí aceptó China.

Con el transcurrir de los días la situación se enrarece y en Pekín se ovillan y desovillan estrategias para abordar la contienda. La otra faz del libre mercado, el proteccionismo, se puso en marcha, mientras que en el país de Confucio dos libros son consultados: "La riqueza de las naciones", de Adam Smith y "El Arte de la guerra", de Sun-Tzu. ¿Cuál les resultará más útil?

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones