Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Trabajo infantil: Las cifras del terror

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 01/08/05.- A pesar de los reiterados esfuerzos realizados para erradicar el trabajo infantil, tanto por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), su fondo para la infancia: UNICEF, y la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT), no se registran avances en este delicado tema que cuestiona las mismas bases del sistema.

En América Latina existen 17.4 millones niños trabajadores, figura que oculta formas extremas de explotación: esclavitud, tráfico, servidumbre por deudas, prostitución y pornografía, según datos emanados de estudios realizados por los organismos internacionales mencionados.

De los 17.4 millones indicados, cada año mueren 22 mil niños en accidentes relacionados con el trabajo. Unos 246 millones de niños trabajan en el mundo, 75 por ciento de ellos en tareas o situaciones peligrosas. 73 millones de los niños que trabajan tienen menos de 10 años de edad. Siendo la región Asia Pacífico la que registra el mayor número de niños que trabaja entre los 5 y 14 años: 127.3 millones.

Un tercio de los nacimientos que ocurren en el mundo no se registra (40 millones de niños), condición indispensable para determinar la edad del niño y protegerlo del trabajo infantil.

En todo el mundo hay más niñas menores de 16 años empleadas en el servicio doméstico que en cualquier otra forma de trabajo infantil. A menudo son víctimas de abuso sexual, explotación, maltrato físico y psicológico. Asia y América Latina son las dos mayores regiones proveedoras de "niños esclavos" a las redes de tráfico internacional. Se calcula que cada año entre 700 mil y un millón de niños son víctimas de este delito.

El principal flujo de turistas ávidos de sexo infantil proviene de países económicamente desarrollados (Europa Occidental, América del Norte, Japón, Australia y Nueva Zelanda) y se dirige a los países de Asia y América Central. En cuestión de cifras, más de 2 millones de niños son explotados sexualmente.

Alrededor de 70 de cada 100, trabajan en la agricultura, la caza, la pesca, en comercio minorista, y en la explotación forestal. Los niños reciben apenas 20 por ciento del salario de los adultos, y a menudo ninguna paga, desplazando las contrataciones del mundo adulto al mundo infantil, como así también las condiciones laborales: en contacto con gases tóxicos, con frecuencia, sufren cansancio constante, problemas musculares y de espalda. Roturas de extremidades y heridas graves, debido a las caídas y a las cargas excesivas que tienen que transportar, y que no son acordes con su desarrollo corporal.

A pesar de los intentos, reiteramos, el trabajo infantil está lejos de ser extinguido, el trabajo infantil, la nueva forma que adopta la esclavitud en el siglo XXI.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones