Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Wal-Mart: el progreso invertido

Por Luis M. Casado Ledo
Información relacionada

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 02/09/05.- La transnacional estadounidense Wal-Mart es el mayor empleador privado del mundo, tan sólo en los Estados Unidos su personal alcanza la cifra de 1.200.000 personas, a lo cual debe sumarse los existentes en Canadá, México, Corea del Sur, Alemania, Gran Bretaña, Centro América y el Caribe, para llegar a los 1.600.000 trabajadores.

Además, en el 2004 realizó ventas por 250 mil millones de dólares, por lo cual la revista Fortune insertó a Wal-Mart en el primer puesto en su ranking 2005 de las 500 multinacionales más importantes, debido a que sus utilidades representan el 2 por ciento del PBI estadounidense.

Sin embargo, fuentes sindicales informaron que en el caso de Estados Unidos la reducción salarial obliga a los empleados a depender de la asistencia pública y que son los contribuyentes quienes pagan los costos de estas políticas.

Campaña de sindicalización

El martes 23 de agosto se informó que durante la convención anual de la Red Internacional de Sindicatos realizada en Chicago, Estados Unidos, unos 1.500 sindicalistas de numerosos países se encontraban elaborando una estrategia para organizar a los trabajadores de la transnacional estadounidense Wal-Mart.

Portavoces sindicales señalaron que el objetivo es establecer "reglas de juego globales" para los trabajadores y denunciaron que Wal-Mart ofrece sus productos a precios bajos "a costa de los salarios de sus empleados".

La campaña de sindicalización, detallaron, será similar a las ya realizadas por Walt Disney, Ikea y News Corporation.

Philip Jennings, secretario general de la Red de Sindicatos, especificó que la campaña estará dirigida principalmente a los trabajadores de Argentina, Brasil, Corea del Sur, Gran Bretaña, México y Puerto Rico.

La medida se toma ante la tradicional postura de los ejecutivos de Wal-Mart, según la cual, la sindicalización "no es conveniente", ya que consideran a sus empleados como "asociados".

Recordemos que el intento de formar un sindicato en una de sus tiendas minoristas en Canadá terminó hace poco con el cierre definitivo de la sucursal.

La campaña se inicia por considerar que la transnacional viola las leyes laborales y empeora las condiciones en empresas competidoras, al pagar a los empleados salarios bajos y dar pocos beneficios sociales.

"Wal-Mart se convirtió en un modelo en todo el mundo, un mal modelo", afirmó Joe Hansen, presidente de la UNI (Union Network International) y del sindicato estadounidense de trabajadores de alimentación y de comercio (United Food and Commercial Workers).

Wal-Mart tiene tiendas en 10 países y en tres de ellos (China, Corea del Sur y Estados Unidos), los empleados no tienen relación con los sindicatos. Además se supo que la firma ha sido multada con 1,15 millones de dólares por contaminar ríos de Connecticut (EE UU).

Versiones

La UNI (Union Network International), que cuenta con 15 millones de afiliados en 150 países, aseguró a fines de agosto que había mantenido reuniones con las autoridades europeas para evaluar los efectos de la hipotética adquisición de Carrefour por parte de Wal-Mart. "Hemos mantenido conversaciones preliminares con los reguladores en Bruselas acerca de impacto que tendrá Wal-Mart en los mercados minoristas si tiene lugar la compra de Carrefour", afirmó Philip Jennings, secretario general de la organización.

Por su parte, Carrefour señaló que no está en negociaciones con Wal-Mart para una posible fusión. Sin embargo, a pesar del desmentido, la UNI se pronunció en contra de la fusión ante las autoridades europeas.

Según el diario británico Mail, que se informó sobre una supuesta reunión de ejecutivos de ambas empresas, detalló que las ventas de Carrefour sumaron 72.700 millones de euros (US$89.000 millones) el año pasado, mientras que las de Wal-Mart US$285.200 millones.

Finalizada la reunión de Chicago, un representante de los sindicatos, Philip Jennings, remitió una carta a Lee Scout, presidente ejecutivo de Wal-Mart, para informarlo de las resoluciones tomadas e invitándolo a un encuentro para "definir un modelo sustentable de competencia en el sector minorista, con condiciones laborales equitativas y seguras". La respuesta fue enviada por Elizabeth Keck, de asuntos institucionales de la transnacional: "Preferimos relaciones laborales directas, sin terceros en el medio". Como si el tiempo no hubiese pasado, desde aquellos primeros años del mercantilismo.

Publicada en Nueva Época Semanal
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones