Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - MÉXICO

Las industrias del asbesto cumplen 35 años: nada para festejar

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires,19/09/05.- En el año 1970 se registró un repunte cuantitativo de industrias productoras de asbesto que se instalaron en México. Las mismas llegaban desde Estados Unidos, en donde, también para esa fecha, esas plantas se cerraban debido a las demandas millonarias que interpusieron los trabajadores por daños a la salud.

"De esa forma -explica Guadalupe Aguilar Madrid, jefa del área de Calificación y evaluación de las Enfermedades de Trabajo del IMSS-, las industrias del ramo trasladaron el riesgo a países en desarrollo como México, en donde la regularización es laxa y no hay una vigilancia adecuada sobre el manejo seguro de materiales tóxicos".

El mal se manifiesta por el engrosamiento de la capa que recubre al pulmón y tarda entre 20 y 40 años en desarrollarse y, de acuerdo a varios estudios realizados por institutos mexicanos, "en el país se detectan 100 nuevos casos cada año, sin embargo, existe un subregistro de al menos tres mil nuevos casos anuales, un 80 por ciento de ellos está vinculado a la exposición de asbestos".

Se le denomina asbesto a un grupo de minerales del tipo silicato que son separados en fibras y que comparten propiedades de resistencia térmica, tan diminutos que son imperceptibles a simple vista.

Pese a que desde 1986 el asbesto es considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud, en México es un problema que no fue atendido por las autoridades del sector salud.

Entre los principales productos que se fabrican con este material se encuentran láminas, guantes, cortinas y ropa.

"Nuestro país se ha convertido en uno de los principales maquiladores de asbesto proveniente de Canadá y Brasil. La cantidad de productos manufacturados con asbesto se ha triplicado y más del 60 por ciento se exporta a Estados Unidos", apunta la investigadora Guadalupe Aguilar Madrid.

Estudio

Los especialistas del instituto de Calificación y Evaluación de las Enfermedades de trabajo del IMSS realizaron un estudio para saber sobre la mortalidad por mesotelioma pleural, para ello revisaron los certificados de defunción y encontraron que de 1979 a 1997 se registraron 487 muertes por mesotelioma pleural, un promedio de 25 al año.

Sin embargo, de 1998 al 2000 se incrementaron los fallecimientos, con un promedio de 102 anuales, lo que revela un aumento cuatro veces mayor en sólo tres años. Finalmente, de 1979 al 2000, en México se registraron 800 decesos, sin considerar los casos no registrados.

Además, el 31 por ciento de los decesos correspondió a personas de entre 40 y 59 años.

Al analizarse los registros del IMSS sobre las enfermedades ocupacionales, se encontró que de 1992 al 2000 hubo 211 casos de asbestosis como enfermedad profesional, de los cuales 95 por ciento eran hombres.

El promedio de edad al momento del diagnóstico fue de 49 años. Al respecto, la especialista considera que prevalecen los problemas en el sistema de salud para calificar e identificar al mesotelioma pleural como enfermedad profesional, por lo que estima un subregistro de casos.

Con relación al cuestionario que aplicaron a cerca de 300 trabajadores a puerta de fábrica, un alto porcentaje manifestó ignorar que maneja la fibra.

Los trabajadores que fuman tienen cuarenta veces más riesgo de desarrollar mesotelioma pleural y el 38 por ciento lo hacen en sus áreas laborales.

El 56 por ciento comenta que la empresa lava su ropa de trabajo y el resto lo hace en su casa, por lo que el riesgo se lleva a los familiares.

El 39 por ciento recibe los resultados del examen médico por escrito, mientras que el 61 restante no sabe cuál es su estado de salud.

La mayoría de los encuestados tiene una antigüedad de 5.5 años en promedio, pues las empresas saben que durante este periodo difícilmente los trabajadores van a presentar una enfermedad.

No obstante, cuando la muestran, la fábrica ya desapareció o cambió de razón social, por lo que se desconoce cuántas personas han estado expuestas al asbesto, pese a que la ley establece que las empresas deben guardar el expediente de sus trabajadores durante 20 años.

Guadalupe Aguilar señala que el desconocimiento de los riesgos a la salud y mano de obra barata, son un clima propicio para que este tipo de industrias se instalen en el país.

Proteger la salud de los trabajadores

En México no hay un sólo caso donde se haya cerrado una empresa por demandas de mejores condiciones de salud en el trabajo, explica Guadalupe Aguilar Madrid, jefe del área de Calificación y Evaluación de las Enfermedades de trabajo del IMSS.

En 1998 trabajadores despedidos de una fábrica de balatas presentaron una demanda ante la Oficina Nacional Administrativa, creada como parte de los Acuerdos Paralelos del Tratado de Libre Comercio, la cual emitió una recomendación para que se mejoraran las condiciones laborales. "La empresa despidió a 100 trabajadores y las condiciones nunca se modificaron".

Otro ejemplo se registra en comunidad del Barrio de San Lucas, Iztapalapa, allí se pide desde hace dos años retirar una fábrica que utiliza asbesto, pero las autoridades ni siquiera han dado respuesta.

"No se trata de cerrar las fuentes de empleo, sino de manufacturar con productos menos peligrosos", destaca Guadalupe Aguilar, quien plantea que si se quiere evitar más muertes por mesotelioma pleural, se debe prohibir el uso de asbesto en el país como lo hicieron más de 26 naciones, entre ellas Chile, Argentina y Brasil; en tanto "Las autoridades en salud ocupacional deben cumplir su papel: regular esta prohibición, para proteger la salud y la vida de toda la población.

"No se trata de cerrar las fuentes de empleo, sino de manufacturar con productos menos peligrosos", destaca Guadalupe Aguilar, quien plantea que si se quiere evitar más muertes por mesotelioma pleural, se debe prohibir el uso de asbesto en el país como lo hicieron más de 26 naciones, entre ellas Chile, Argentina y Brasil".

Se debe legislar, prohibir y, sobre todo, hacer cumplir la ley para proteger la salud y la vida de los trabajadores. Entonces sí, tal vez, encontremos algo para festejar.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones