Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

El flagelo del trabajo infantil

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 07/10/05.- Según los datos que se desprenden de una investigación realizada por el equipo de IPEC, en América Latina y el Caribe existen unos 19.7 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años que participan en actividades económicas. De éstos, 12.6 millones, lo hacen en labores no permitidas para su edad o que se consideran dentro de las peores formas de trabajo infantil (PFTI).

El estudio, dado a conocer por el Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fue elaborado a petición de los resolutivos de la sexta Reunión iberoamericana de ministras, ministros y altos responsables de la niñez y adolescencia, realizada en San José, Costa Rica, en 2004. En ella se analizó la situación existente en Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

De acuerdo con datos del Estudio económico de los costos y beneficios de erradicar el trabajo infantil, eliminar este problema en la región generaría beneficios por 341 mil millones de dólares, y su reemplazo por una educación universal sólo costaría 106 mil millones de dólares en un periodo de 20 años a los 19 países analizados.

En este estudio se establece que "uno de los grandes flagelos" que enfrenta la niñez de la región es el trabajo infantil, pues pone en riesgo su integridad física, mental y moral", y expone que para este año 14.7 por ciento de los 133.7 millones de menores de entre 5 y 17 años de edad participan en actividades económicas y lamenta que el 9.4 por ciento del total de niños en las edades mencionadas realiza las PFTI.

Además puntualiza que la ejecución de un programa de erradicación, ejecutado durante dos décadas (desde 2006 a 2025), no solamente lograría su objetivo en términos de eliminar este problema, sino que además constituiría en sí mismo un beneficio para los menores víctimas de la explotación económica y que también tendría repercusiones positivas en la sociedad, al lograr una mayor educación y una mejor salud en su población.

La sugerencia es que en los primeros 10 años se eliminen las peores formas de trabajo infantil mediante la ampliación y mejora de la oferta educativa, hasta cubrir a la totalidad de los menores de 6 a 14 años, independientemente de que trabajen o no, lo cual costaría un estimado de 56.5 millones de dólares e intervenciones directas para el caso de las PFTI, por un gasto de 14.9 de la misma moneda.

También establece que, además de los costos mencionados, el estudio incluye una inversión de 28.5 millones de dólares para compensar los gastos en que deben incurrir los hogares, y para esto se propone la ejecución de un programa de transferencias dirigido a los infantes en situación de pobreza extrema, bajo la condición de que asistan a la escuela.

El estudio reconoce que las naciones estudiadas hicieron esfuerzos por eliminar el trabajo infantil, vía la generación de legislación en la materia y ratificación de los convenios 138 y 182; el primero establece la edad mínima de admisión a cualquier trabajo y el segundo referido a la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil.

Sin embargo y por el momento el número de niños trabajadores sigue aumentando, no sólo en América Latina, sino en todo el mundo, en donde se registran 246 millones de niños que laboran y, de éstos, 179 millones lo hacen expuestos a las PFTI.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones