Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - PARAGUAY

Trabajo infantil: un tema sensible, pero sin solución

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 25/11/05.- Muchos estudios señalan que la erradicación del trabajo infantil en la región aportaría importantes beneficios económicos, se habla de 341 millones de dólares. Sin embargo, a pesar de lo expresado por organismos internacionales, como la OIT y casi todos los representantes de los gobiernos nacionales, en materia de logros, no abundan novedades.

Hoy tomaremos el caso de la república del Paraguay, donde se registran 240 mil niños incorporados al mercado de trabajo, cuyas edades oscilan entre los 10 y 17 años. Tengamos en cuenta que en 1995 había 395 mil; en 1998, 260 mil y en 1999, 235 mil niños trabajadores.

Las cifras presentadas significan un panorama de estancamiento en cuanto a la concreción de logros contra este flagelo del siglo XXI, a pesar que las autoridades paraguayas crearon, en 2001, la Secretaría de la Niñez y Adolescencia, posteriormente que el Parlamento aprobara la nueva legislación por influencia de la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1989.

María Teresa Sánchez, jefa del departamento de Asesoría Legal de la Secretaría de la Niñez y Adolescencia informó que, a pesar que su creación fue en el 2001, hubo que esperar el 2004 para que sus planes fueran aprobados.

Sánchez declaró a la prensa que la Secretaría se vio obligada a atender numerosos frentes en los que se logró un cierto avance, especialmente en la concreción de un marco jurídico y en la creación de instituciones para lograr la eliminación del trabajo de los menores de edad.

Instrumentos legales

La creación de una ley, en 2001, fue otro de los intentos para luchar contra la explotación infantil. A través de la misma, el Estado especifica, en 26 ítems, las labores prohibidas para los menores de 18 años, ya que los mismos pueden dañar la salud, la seguridad y la moralidad de niños y adolescentes.

En el año 2002 fue creada la Coordinadora Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI), conformada por instituciones públicas, la propia Secretaría, el Ministerio de Justicia y Trabajos y varias ONG.

Además, el gobierno paraguayo puso en marcha el Plan para la Erradicación progresiva de las prácticas de trabajo infantil y para la protección de los adolescentes, lanzando, en marzo, un decreto con la lista de los trabajos peligrosos, "en concordancia con los Convenios que establecen en catorce años la edad mínima para trabajar", destacó Sánchez.

La ley de 2001

Entre los 26 ítems mencionados se establece la prohibición de la manipulación y ventas de agroquímicos y otras sustancias; como así también el trabajo infantil doméstico y criadazgo (servidumbre), modelaje con erotización de la imagen" y tareas que impliquen riesgo de abuso sexual, así como desarrollar tareas laborales entre las 19 y las 07 horas. También se incluye la explotación sexual.

Si bien se permite el trabajo de un adolescente desde los 14 años, se establecen ciertas limitaciones, como por ejemplo que trabaje menos de seis horas y que esa tarea no entorpezca su educación. En este caso, el trabajo desempeñado por los niños debe ser estrictamente necesario.

Por su parte, las autoridades paraguayas reconocen que la actividad que realizan los niños con mayor profusión, sobre todo en las ciudades, es la venta callejera de golosinas, estampas con imágenes religiosas y, en los casos extremos, varias formas de mendicidad; a diferencia de los niños que viven en zonas rurales, quienes en su mayoría laboran en cuestiones relacionadas con la labranza, la cosecha y las tareas domésticas.

Los 240 mil niños paraguayos se suman a los 19.7 millones de niños y adolescentes trabajadores en América latina y el Caribe: un nutrido ejército que hasta el momento lleva todas las batallas perdidas.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones