Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

En 2006 crecerán las economías regionales, también se multiplicarán las migraciones y la pobreza

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 24/03/06 .- Según los pronósticos realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las expectativas de crecimiento de las economías de los países latinoamericanos indican que la región evolucionará en 2006 dos décimas más que el 4,1 por ciento previsto originalmente. Sin embargo, estos datos no mitigarán las cantidades de trabajadores migrantes ni a la pobreza misma.

La CEPAL calcula que el crecimiento será del 4 al 4,5 por ciento y que la mejora en las proyecciones se basa en la reducción de los tipos de interés que se observan en algunos de los principales países de la región, como México y Brasil, suponiendo un escenario "un poco más optimista", según palabras del secretario ejecutivo del mencionado organismo, José Luis Machinea.

El año pasado, la economía latinoamericana creció un 4,3 por ciento y varios países lo hicieron por encima de lo esperado, lo que a juicio de José Luis Machinea, debe tener "un efecto de arrastre" en 2006. Pese a ello, en otro informe de la CEPAL, denominado "La protección social de cara al futuro: acceso, financiamiento y solidaridad" se indica que América Latina y el Caribe forman una de las regiones más inequitativas del mundo. El 61 por ciento de sus trabajadores asalariados carece de seguridad social y 40.6 por ciento de los hogares se encuentran bajo la línea de pobreza y sin protección social básica, lo cual afecta a 213 millones de personas, 88 millones de las cuales viven en condiciones de pobreza extrema.

El texto destaca a México como una de las tres naciones en el área, por debajo de Panamá y Paraguay, con la mayor incidencia de pobreza extrema entre indígenas y afrodescendientes. A ello debe añadirse que sólo 55 por ciento del total de sus trabajadores tiene seguridad social, aunque en el área rural 68.2 por ciento carece de este derecho, lo cual ubica a México en un nivel relativamente bajo de cobertura en materia de jubilaciones y pensiones, sólo el 23 por ciento.

Para la CEPAL, en la región existen "verdaderos grupos de interés que ejercen presión para obtener prebendas o mayores prestaciones y que consiguen ventajas en relación con otros grupos porque tienen mayor poder fáctico, mayor vinculación partidaria con el gobierno o mejores redes de contactos".

"En nuestras sociedades y economía -añade el estudio- persisten factores estructurales de exclusión, como la segmentación en función de la inserción productiva, y una acentuada inequidad en términos de acceso a activos y patrimonios", lo cual "perpetúa y refuerza las desigualdades e impide que el progreso tenga un efecto distributivo acorde a lo prescrito por los derechos económicos, sociales y culturales".

Pero la CEPAL alerta sobre nuevos riesgos y restricciones relacionados con la volatilidad económica, la vulnerabilidad externa, los cambios en el paradigma laboral y el papel creciente de los "poderes fácticos", Entre ellos, que las nuevas exigencias de protección "erosionan la capacidad de los estados para responder" en la materia; la rigidez en la distribución del ingreso; problemas para reducir el contingente de pobres, y una creciente constricción y precarización del empleo.

Migrantes, remesas

En otro estudio elaborado por la CEPAL: "Migración internacional, derechos humanos y desarrollo en América Latina y el Caribe", se da cuenta que el envío de remesas por parte de los inmigrantes latinoamericanos anotó un crecimiento "notable" de 35 veces entre 1980 y 2004 al pasar de 1.120 millones de dólares a 40 mil millones de dólares. Además se destaca que "el notable aumento y la considerable magnitud de las remesas tienen profundos efectos macroeconómicos en varios países" y puntualiza que "La región aglutina la mayor parte de las remesas del mundo, que han sido objeto de iniciativas en muchos países, además de las que promueven organismos internacionales".

El texto explica que "las remesas demuestran que las estrategias de los trabajadores migrantes tienen un potencial simbólico de vinculación y representan un sustrato material de apoyo a la economía de los países, que desafía a las políticas públicas". El organismo apunta que se comenzó a reconocer que "la importancia de las remesas como fondo de inversión son la otra cara de la moneda de la falta de fuentes de financiamiento de la inversión productiva, tanto públicas como privadas".

Puntualizó además, que en los casos de Guatemala y El Salvador, las remesas superan en al menos seis veces la Inversión Extranjera Directa (IED); transformándose así un "importante aporte de recursos económicos a sectores específicos de la economía nacional, regional y local. Junto con eso, para muchas familias receptoras son una sustantiva fuente de ingresos".

Pero la otra cara de los trabajadores migrantes está constituída por las penurias que ellos deben pasar. Como ejemplo consideremos que los más de dos mil mexicanos que cruzan diariamente y de forma ilegal la franja fronteriza de Lukeville, en el desierto de Arizona, se enfrentan a condiciones extremas de temperatura, asaltos y grupos antiemigrantes que vigilan esa zona; factores que provocaron, en los últimos cinco años, más de 500 muertes de personas que tan sólo intentaban encontrar el trabajo que en su tierra de origen no conseguían.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones