Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Los niños invisibles de México

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 15/04/06 .- La observación de la situación de la niñez nos puede brindar un panorama, parcial por cierto, pero significativo, sobre los valores de una sociedad determinada y su perspectiva. En el Informe Alternativo realizado por de la Red por los Derechos de la Infancia se asegura que en México ocho de cada diez niños sufren algún tipo de violencia; que casi un millón y medio de los menores de 14 años se encuentran insertos en el mercado laboral y que tan sólo un tercio de ellos tiene acceso a servicios de salud.

De no producirse cambio alguno, los niños indígenas seguirán inmersos en situaciones de pobreza, desnutrición y desigualdades educativas. Muchos de ellos se verán obligados a emigrar o aumentarán el porcentaje de suicidios, tendencia en alza actualmente. En este sentido, para poder comprender la dimensión del problema, tengamos presente que México registró, en 2003, 39.2 millones de niños.

El Informe Alternativo de la Red por los Derechos de la Infancia en México asegura que la situación de la niñez muestra los rostros de una sociedad profusa en desigualdades y señala que la última década modificó sus patrones demográficos, en buena medida, por el fenómeno migratorio.

Nashieli Ramírez, una de las autoras del reporte explicó que se registra una ausencia de políticas públicas coherentes y acertadas a favor de la niñez. "Después de revisar la información disponible, nos queda claro que no sabemos muchas cosas de los niños en México y que debajo de los índices globales la desigualdad en este país es impresionante".

Niños en cifras

Cuatro de cada diez mexicanos tienen menos de 18 años y, siete de cada diez niños viven en localidades urbanas. Además, de los 39.2 millones de infantes que tiene México, el 50.5 por ciento son varones y el 49.5 por ciento niñas; el 27.5 por ciento es menor de cuatro años; el 29 por ciento tiene entre cinco y nueve; el 27.7 por ciento se ubica entre 10 y 14; y el 15.8 por ciento son adolescentes de entre 15 y 17 años. Sólo en este último rango de edad la proporción de mujeres es mayor.

En las zonas rurales dos tercios de los niños no tienen seguridad social y una cuarta parte de los estados posee una proporción de población infantil rural arriba del 40 por ciento (en Oaxaca, Chiapas, Hidalgo y Tabasco, representan poco más de la mitad). En contraparte, hay cinco entidades donde la población infantil rural no alcanza al 15 por ciento: Distrito Federal, 0.3 por ciento; Nuevo León, 6.8 por ciento; Baja California, 8.8 por ciento; Coahuila, 10.9 por ciento y Colima, 14.6 por ciento.

El informe subraya que México cuenta con la tasa más alta de pobreza infantil entre los países que integran la Organización del Comercio para el Desarrollo Económico (OCDE). El 42.6 por ciento de la población infantil vive en condiciones de pobreza y en once estados la proporción es superior a 50 por ciento. Se destaca el caso de Chiapas, donde siete de cada diez niños viven en familias que se ubican en la línea de pobreza; le siguen Oaxaca, con el 68.8 por ciento; Veracruz, 60.7 por ciento; Tabasco, 59.8 por ciento e Hidalgo, con el 58.2 por ciento.

Además, se destaca en el estudio que más de 19 millones de niños mexicanos no tienen acceso al abastecimiento de agua mejorada dentro de sus viviendas y que la tasa de mortalidad infantil en menores de un año es de 19.7 por cada mil nacidos vivos, equivalente a las de Túnez o Vietnam, en contraposición a las registradas en Dinamarca, Japón, Noruega o Suecia, donde es del 3 por cada mil. Contribuye a ello que el 64 por ciento de los menores de 19 años no poseen cobertura de seguridad social.

La violencia y suicidios son también índices preocupantes. Ocho de cada diez niños mexicanos sufren violencia intrafamiliar y al menos 2 millones de niños son golpeados por sus padres y/o maestros. Por otra parte, la tasa de mortalidad por suicidio entre 10 y 19 años se duplicó entre 1990 y 2000, con un aumento proporcional mayor en las niñas. Además, en los adolescentes de entre 15 y 19 años, las muertes por suicidio aumentaron un 4.9 por ciento entre 1998 y 2003.

La tasa de mortalidad por suicidios en niños de entre 10 y 14 años es de 1 por ciento anual, agrandándose en Tabasco al 3.5 por ciento; en Campeche al 2.5 por ciento y en Nayarit al 1.9 por ciento.

Por su parte, las desigualdades educativas ejercen su influencia nefastas. Cinco de cada diez niños concluirán la secundaria en los tres años proyectados para ese nivel educativo. La probabilidad disminuye a cuatro de cada diez si los niños viven en Campeche, Chihuahua y Yucatán; a tres, si estudian en una secundaria pública en Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo o en una técnica de Coahuila, Jalisco, Tabasco, estado de México, Veracruz o Zacatecas; a dos, si asisten a una secundaria pública en Campeche o Sinaloa, o a una técnica en Guanajuato o Querétaro.

Trabajadores y migrantes

Una situación particular viven los niños menores de 14 años, de los cuales 1.4 millones forman parte de la fuerza laboral. De ellos, el 55.7 por ciento realiza trabajos en el mercado laboral y 44.3 por ciento en el doméstico.

Poco más de la cuarta parte de niños de entre 12 y 14 años en Sinaloa forman parte de la Población Económicamente Activa; en San Luis Potosí, Jalisco y Campeche superan el 20 por ciento. En Chiapas, dos de cada diez adolescentes de entre 15 y 17 años realizan trabajo doméstico y el 95 por ciento de ellos no asiste a la escuela.

La migración también aporta su manto trágico: en 2001, 23 niños fallecieron en la frontera norte. 760 mil niños de 12 a 19 años fueron devueltos a México por la patrulla fronteriza entre 1993 y 2001, de los cuales el 82.6 por ciento eran varones. En tanto, la participación de mujeres adolescentes en la migración registró un incremento del 27 por ciento en 2002.

El estudio de la Red por los Derechos de la Infancia en México destaca finalmente como una de las causas de la precaria situación actual de la niñez, a que sólo el 62.5 por ciento de las instituciones tienen leyes locales sobre la infancia y sus derechos: "Los niños son todavía invisibles en las legislaciones de Coahuila, Chihuahua, Guanajuato, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán". Falta legislar y luego, hacer que se cumplan las leyes: una demora que, mientras tanto, cuesta vidas y embarga el futuro de las naciones.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones