Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Volkswagen: el auto del pueblo quedaría sin tripulantes

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 13/06/06.- En el día de ayer, Horst Neumann, director de Recursos Humanos del grupo Volkswagen (VW) divulgó que la empresa, preocupada por mejorar la competitividad, planea incrementar la cantidad de horas de trabajo sin modificar los salarios de sus empleados. Los dichos de Neumann se sumaron a los conceptos de Bernd Pischetsrieder, presidente del consorcio, quien ofreció a 85 mil, de los 103 mil trabajadores de las empresas ubicadas en la zona Oeste de Alemania, un plan de bajas incentivadas.

El plan pergeñado por el principal fabricante de automóviles de Europa comenzaría el 30 de septiembre y se acude a los retiros voluntarios porque en 2004 el Gobierno, la VW y los sindicatos suscribieron un acuerdo que prohibía los despidos traumáticos hasta el 2011. Anteriormente, en 1994, la empresa redujo la semana laboral a cuatro días, que es la actual, a fin de paralizar la supresión de 30 mil empleos.

Las novedades provocaron una rápida reacción sindical a través de Martmut Meine, jefe de la delegación negociadora de IG Metall, quien demandó "claridad sobre lo pretendido" por Volkswagen y además anunció que los trabajadores "están muy indignados" y expectantes a los próximos movimientos empresariales.

Los retiros

Según la compañía, los trabajadores que dejen la empresa antes de fin de mes con menos de 5 años de antigüedad percibirá entre 40.680 y 71.460 euros; de entre 5 y 20, hasta 90.060 euros; y quien haya trabajado en Volkswagen por más de 20 años, hasta 195.480.

El plan comienza afectando la planilla de seis fábricas de Alemania: Wolfsburg, Braunschweig, Kassel, Emden, Salzgitter y Hannover, donde además el grupo decidió premiar a quines se retiren antes del 30 de septiembre, con un complemento de 54 mil euros.

Jornada laboral

El propio Neumann indicó que Volkswagen se plantea elevar las 30 horas de trabajo semanal a 35, como parte de un plan que supone la supresión de hasta 20 mil puestos de trabajo.

Consultado sobre si el incremento de la jornada laboral aseguraría el empleo en las seis plantas mencionadas, Neumann explicó en un tono antiséptico que "eso sería muy, muy difícil", se trata de reestructurar para lograr competitividad, subrayó el directivo de VW.

Un conflicto global

Los planes de reestructuración también comenzaron a sentirse en Brasil, donde la Volkswagen anunció el despido gradual de 5.700 trabajadores, la reducción en un 35 por ciento de los salarios; un incremento del 200 por ciento del valor cobrado a los trabajadores por sus planes de seguro médico y la subcontratación de varias funciones actualmente ejecutadas por trabajadores de planta.

Los anuncios fueron rechazados por los sindicatos, los cuales realizaron una huelga de 24 horas, el 31 de mayo pasado, en las fábricas de Volkswagen y General Motors, que también anunció múltiples despidos.

Por su parte, la FITIM informó que "VW Brasil, emplea a cerca de 22.000 trabajadores, a quienes amenazó con el cese de algunos pagos de horas extraordinarias"; además, planea despedir 3.672 trabajadores en Sao Bernardo do Campo, 681 en Taubate, y 1.420 in Sao Jose dos Pinhais.

Las confederaciones nacionales de Trabajadores Metalúrgicos CNM/CUT y CNTM/FS también hicieron sentir su voz y anticiparon que continuarán con las movilizaciones hasta que Volkswagen Brasil retire sus pretensiones y negocie con los sindicatos. También informaron que los trabajadores brasileños tienen garantizada la seguridad en el empleo hasta octubre de 2006.

El método

Con argumentos similares, las grandes corporaciones persiguen objetivos idénticos. Recordemos que en un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 2004, elaborado por el representante del departamento europeo, Michael Deppler, se advertía que la eurozona debería trabajar más, tanto mediante la creación de más puestos de trabajo, como por el aumento de las horas trabajadas. También recordemos que las recomendaciones del FMI fueron posteriores a los polémicos acuerdos logrados por las empresas alemanas Siemens, DaimlerChrysler, Bosch y la francesa Doux, que ante la amenaza de deslocalizarse a países con menores costos laborales, consiguieron extender las jornadas laborales sin el correspondiente incremento en los salarios.

Pasados los años, una problemática análoga se suscita en Alemania y en Brasil, donde para mantener la producción o incrementarla, las corporaciones recurren a la eliminación de trabajadores. De continuar esta lógica, luego de las revoluciones tecnológicas, no quedará otra que redescubrir el fuego.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones