Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL

Breve panorama de la industria automotriz

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 22/09/06.- Rentabilidad, productividad, costos laborales, competitividad, son sólo algunos de los términos empleados en las noticias e informaciones sobre el sector automotriz para, seguidamente, anunciar la cantidad de trabajadores que perderán su condición de tal, o los que verán reducidas sus conquistas de un día para el otro. Pero lo singular de este proceso es que se suscita tanto en países "desarrollados" como "en desarrollo". Veamos:

Estados Unidos

El 15 de septiembre la Ford, el segundo fabricante de automóviles del mundo confirmó sus planes de reestructuración anunciados a principios de año, denominado "Way Forward" (Hacia delante). En una primera etapa, la Ford planea despedir a 14.000 trabajadores en Estados Unidos y Canadá, con lo cual se ahorrará 5.000 millones de dólares. Pero su objetivo, primero al 2012, pero ahora al 2008, es deshacerse de 30.000 empleos y el cierre de 14 plantas, para lo cual ofrecerá planes de prejubilaciones y bajas incentivadas a 75.000 trabajadores de Estados Unidos (administrativos y operarios), de los 82.000 que integran actualmente su planilla.

Durante la presentación del plan de reestructuración, el tercero en cinco años, los voceros de la empresa confirmaron el cierre de la fábrica de motores en Essex, en Notario, Canadá, para el año entrante y para 2008, su planta de Maumee en Ohio, Estados Unidos, debido a que la compañía registró en el primer trimestre del 2006 pérdidas por 1.400 millones de dólares, con una perspectiva que sus números en rojo lleguen a 9.000 millones de dólares al culminar el año en curso. En tal sentido, Hill Ford, presidente de la empresa, afirmó: "Los rápidos cambios en la demanda de los consumidores y los altos precios de las materias primas nos obligan a tomar medidas rápidas y decisivas para encauzar nuestro negocio", luego, impertérrito, añadió: "Estas medidas tienen consecuencias dolorosas para la comunidad y para muchos de nuestros leales empleados". El plan Way Forward, está en marcha.

Alemania

En el país germano el mismo proceso se presenta en forma diferente. La Volkswagen (VW) planea dar de baja 20.000 puestos de trabajo en sus fábricas asentadas en Alemania, pero Horst Heumann, responsable de recursos humanos de la VW explicó que la empresa está dispuesta a acordar medidas que aseguren la estabilidad de sus empleos, siempre y cuando la jornada semanal sufra modificaciones, en concreto, que de las 28,8 horas semanales vigentes, se pase a 35, pero sin la correspondiente compensación salarial.

En estos días se están realizando reuniones entre la cúpula de VW y representantes de IG Metall, quienes piden que se respete el convenio vigente, por el cual se descartan los despidos hasta 2011 en las fábricas ubicadas en el oeste de Alemania, donde trabajan 100.000 personas. En tal sentido, el comité de empresa defiende la vigencia de ese acuerdo y por ello rechaza que la estabilidad laboral sea moneda de cambio y además exige el compromiso de la empresa de garantizar los niveles de producción.

Según Neumann, los costes laborales en dichas plantas son los mayores de la industria automotriz, pero sus resultados económicos son los más bajos. "Si el coche más importante, el Golf, se produce con números rojos, quiere decir que en Volkswagen las cosas no están en orden".

Brasil

En el día de ayer unos 11.000 trabajadores de la Volkswagen, Renault y Volvo rechazaron las propuestas salariales de las empresas y en tres asambleas realizadas en las plantas ensambladoras del área metropolitana de Curitiba, capital del estado de Paraná (sur), reafirmaron la extensión de paro por 24 horas que venían realizando.

Renault emplea 3.500 trabajadores en Curitiba, donde produce 250 vehículos por día de las marcas Clío, Senic y Megame. Cerca del 85 por ciento de la producción es vendida en el mercado brasileño y el resto se exporta a Argentina, Uruguay, Venezuela, Marruecos y Cuba. Volkswagen-Audi, en São José dos Pinhais, periferia de Curitiba, emplea 3.800 trabajadores y fabrica diariamente 810 unidades de los modelos Fox, Golf y Audi A3. El 60 por ciento va al mercado interno y el resto a la exportación. La Volvo emplea a 1.800 trabajadores y ensambla diariamente ocho autobuses y entre 32 a 35 camiones, el 70 por ciento para el mercado brasileño.

Los trabajadores piden un aumento salarial del 5 por ciento y un ajuste adicional para corregir el efecto de la inflación medida por el índice nacional de precios al consumidor y demandan un aumento real adicional de 2,85 por ciento, según informaron fuentes sindicales.

Finalmente, recordemos que en la primer semana de septiembre los trabajadores de la VW de São Bernardo do Campo, São Paulo, suspendieron las medidas de fuerza iniciadas el 30 de agosto, cuando 1.800 trabajadores recibieron telegramas de despido, medida rectificada por la VW Brasil, cuyos voceros no hablador sobre el plan de reducción de puestos de trabajo estipulado a partir de noviembre de 2006. Continuaremos informando.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones