Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO DE TRABAJADORES DE CELIMA S.A. - PERÚ

El Sindicato de Celima entrega apoyo para hermanos del sur

Rebanadas de Realidad - Celima, Lima, 23/08/07.- Los obreros de Celima somos solidarios, no de palabras sino en los hechos. El lunes 21 entregamos un importante donativo de alimentos y ropa que recolectamos en forma relámpago para nuestros hermanos del sur afectados por el terremoto. Lo entregamos en el centro de acopio de Frecuencia Latina Canal 2.

A los trabajadores no nos sobra nada por eso lo que entregamos no es una dádiva sino parte de nuestra pobreza. Si algo nos sobra es nuestra plena identificación con nuestros hermanos del sur porque son carne de nuestra carne, obreros como nosotros, campesinos, desocupados y gente humilde. No nos acordamos de los pobres cuando están bajo escombros sino vivimos y somos parte de ellos.

Ahora nuestros hermanos están en desgracia, con sus casas de adobe y esteras derrumbadas, con sus hijos, padres y familiares muertos o heridos, y los sobrevivientes pasando hambre, frío y sed.

Toda tragedia se ensaña contra los pobres porque nosotros somos los más vulnerables y desprotegidos. El mundo entero puede ver hoy que detrás de la pantalla de bonanza y prosperidad que exhiben los ricos hay un brutal espectáculo de miseria y pobreza en el Perú. Y esto ocurre nada menos que en Ica, que es el segundo departamento de mayor crecimiento económico con textilerias, agricultura de exportación y minería que enriquecen a unos pocos mientras el 90% que son las víctimas del terremoto, vive con salarios miserables y sin derechos laborales.

¿Cómo es posible que mientras unos gocen de bonanza económica el pueblo trabajador viva en techos de estera y casas de adobe que se caen al menor temblor? ¿Por qué a los trabajadores hay que socorrerlos cuando mueren, o cuando se derrumban o se inundan sus casas, y no se les permite un digno nivel de vida y una vivienda segura? ¿Por qué el Estado no invierte en previsiones y equipamientos de emergencia y sí entrega dinero a manos llenas para la deuda externa o para la compra de patrulleros sobrevaluados? ¿Por qué aún después de sucedido la tragedia el pueblo debe soportar tanta indolencia oficial (que por ejemplo se diga en Palacio de Gobierno tres horas después de la tragedia, que "el terremoto no ha causado gran mortandad", o que la ayuda llegue 12 horas después cuando mucha gente podía ser salvada)? ¿Por qué las autoridades se pasean con cámaras y las manos vacías por la zona de desastre mientras el pueblo pide comida? ¿Por qué tanta incapacidad para entregar a quienes lo necesitan la abundante ayuda del pueblo y de la comunidad internacional? ¿Quién asegura que la ayuda se entregue efectivamente ahora que aparecen denuncias de inescrupulosos que se apropian de las donaciones?

Son preguntas que nos hacen ver nuestra propia realidad de clase en medio de esta tragedia inmensa. Esto nos produce rabia y reafirma nuestra convicción de que los trabajadores y los pobres tenemos derechos y dignidad. Que no esperamos vivir de la caridad ni que se recuerden de nosotros cuando estamos bajo escombros, sino que tenemos que luchar por ellos para conquistarlos y defenderlos.

En esta hora donde todo el pueblo peruano muestra su espíritu solidario y sin dejar de señalar responsabilidades y falencias, nosotros nos ponemos en primera fila, y con el ejemplo de los rescatistas anónimos y los bomberos que trabajan en la zona de desastre, nos ofrecernos para ayudar. Estamos dispuestos a organizarnos en cuadrillas de obreros para ir a socorrer a nuestros hermanos y para ello hemos pedido facilidades a la empresa.

A mismo tiempo, denunciamos que la empresa no cesa su ofensiva ni en estos momentos. ¿Cómo entiende la empresa la "solidaridad"?

- Impidiendo la salida de los trabajadores el día del terremoto, cuando ni siquiera había luz en muchas zonas de Lima y menos líneas telefónicas.

- Sancionando a los trabajadores que al día siguiente del terremoto faltaron por razones de emergencia, cuando en la mayoría de las empresas dieron permisos.

Asimismo, mientras recolectamos y llevamos ayuda, Celima que tuvo una utilidad de 150 millones de soles el año pasado, ha colocado una cajita para que la gente deposite sus donativos, y dedican todo su esfuerzo a seguir atacando al Sindicato.

Necesitados pedimos un adelanto. ¿Cómo nos responde la empresa? Aprovecha el momento y nos extiende un papel en blanco para que lo firmemos. De otra parte, en RR.II. están hablando que a fin de mes despedirán más trabajadores de la empresa, mientras vienen llamando a algunos compañeros para presionarlos a que renuncien al Sindicato, ofreciéndole a cambio comida gratis y adelantos. "A los del Sindicato no les daremos nada", espetan con desprecio.

Basta señores de Celima, no se acuerden de los pobres cuando están bajo escombros, acuérdense de ellos ahora, empezando por sus trabajadores a quienes ningunean un aumento digno (ofrecen 0.50 ctvs.), a quienes maltratan todos los días pisoteando sus derechos (sanción por realizar el paro del 10 y 11 de Julio), a quienes amenazan con despido todo el tiempo.

Así como hoy respondemos en apoyo a nuestros hermanos del sur, con la misma rabia, coraje y unidos saldremos a defender mañana nuestros derechos con la huelga indefinida.

Llamamos a continuar la campaña de donativos, tal como lo promueve nuestra central, la CGTP. Nuestro Sindicato está volviendo a recolectar entre nuestros afiliados, amigos, familiares y estamos saliendo a las calles, mientras resistimos a pie firme la embestida de la patronal.

VIVA LA AYUDA OBRERA A LOS DAMNIFICADOS DEL SUR

VIVA LA CGTP
FRENTE A LOS DAMNIFICADOS POR EL TERREMOTO, AYUDA
FRENTE A LOS ABUSOS DE LA PATRONAL, LUCHA
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones