Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COLOMBIA
Intervención de Julio Roberto Gómez Esguerra en la 95 Conferencia de la OIT
Julio Roberto Gómez Esguerra, es Secretario General de la Confederación General del Trabajo (CGT) Colombia y Presidente de la CLAT.

Rebanadas de Realidad - CGT, Colombia, 14/06/06

Señor presidente:

Al felicitarlo por su elección lo mismo que a los distinguidos y distinguidas vice-presidentas (es) queremos agradecer al director de la OIT, señor Juan Somavia, por la memoria que nos ha sido entregada para información y opiniones.

Huelga decir que esta memoria tiene una importancia fundamental para las organizaciones de trabajadores por cuanto que ella refleja una de las principales preocupaciones de la clase trabajadora en torno a las normas, los principios y derechos fundamentales en el trabajo, en una sociedad en la cual para los neoliberales todo lo que tiene que ver con los derechos de los trabajadores pasó a un segundo plano desconociendo los elementos centrales del trabajo decente y la normatividad internacional.

Compartimos con el señor Director varias de las preocupaciones que refleja en su documento a propósito de la visión de la OIT sobre las regiones, sin embargo es necesario aclarar que los TLC, no reflejan exactamente una situación de progreso para nuestros países en Latinoamérica-Caribe.

La Central Latinoamericana de trabajadores expresa sus profundas preocupaciones ante la caótica situación que hoy en día estamos viviendo en nuestra región fruto de la aplicación del modelo neoliberal ya que como siempre es la clase trabajadora y la población mas vulnerable, quienes pagan el precio mas alto de dichas políticas, las cuales se ven reflejadas en desempleo, exclusión social, altos índices de analfabetismo, insalubridad, morbilidad infantil, informalización, ausencia de oportunidades para la juventud y las demás secuelas que deja a su paso la globalización capitalista.

En medio de esta situación el movimiento sindical hace lo que está a su alcance por asumir la representación no sólo de los trabajadores organizados sindicalmente sino además del conjunto de la población, casi siempre en medio de la precariedad, e incomprensión de gobiernos y empresarios tal como lo observamos a manera de ejemplo en países como Colombia, Costa Rica, Perú, Nicaragua, Guatemala , Paraguay, lugares en donde la libertad sindical, el derecho de negociación y los derechos humanos están seriamente amenazados. Precisamente en medio de esta situación la CLAT desea expresar toda su solidaridad para con los trabajadores de la República de COLOMBIA, quienes en días pasados propiciaron la firma de un acuerdo con el Gobierno y los empresarios Colombianos, en la perspectiva de procurar las debidas garantías para el ejercicio de la libertad sindical en este país, así como la defensa de los derechos humanos siendo el mas sagrado de ellos el derecho a la vida.

Señoras y señores, expresamos adicionalmente nuestras preocupaciones ante el incremento de los accidentes de trabajo en la minería, en hechos lamentables que han cobrado decenas de vidas principalmente por falta de previsión de las empresas y la ausencia de labores de inspección por parte de los ministerios del trabajo.

Un párrafo muy pequeño pero muy sentido para expresar toda nuestra solidaridad para con los trabajadores y pueblo de PALESTINA, quienes en forma heroica continúan luchando por que se les respeten sus derechos a la soberanía, a su territorio a su cultura y que nadie pretenda desconocerlos por que los ojos del mundo están puestos en la sufrida situación de los niños, las niñas la juventud, las mujeres y los hombres de Palestina, la humanidad no puede ni debe permitir que se continué construyendo un nuevo muro de la infamia.

América Latina Caribe, una región con mas de 20 millones y medio de kilómetros cuadrados, con aproximadamente 550 millones de habitantes, con mas de la mitad de la población por debajo de la línea de pobreza, es la región mas injusta del planeta en medio de una inmensa riqueza, por ello las mujeres, los niños y las niñas, los desempleados, el campesinado, los desplazados por la violencia y en general quienes sufren las consecuencias de la globalización capitalista es mucho lo que esperan de esta causa común.

Para finalizar, en el marco de esta conferencia y en esta solemne sala queremos decir dos cosas, una que cualquier institución, país o persona que pretenda violentar la normatividad internacional atenta contra la paz mundial y segundo solicitar muy comedidamente al gobierno de CUBA, la libertad para el compañero PEDRO PABLO ÁLVAREZ y de un grupo de compañeros sindicalistas que se encuentran en prisión por haber fundado una organización sindical independiente en la isla.

Muchas gracias

Gentileza del departamento de Prensa de la FLATIC.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones