Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO (CGT) - COLOMBIA

Por qué la CGT apoyó el acuerdo sobre salario mínimo y demás puntos

Por Julio Roberto Gómez Ezquerra, William Millan Monsalve y Percy Oyola Palomá (*)

Rebanadas de Realidad - CGT, Bogotá, 19/12/06.- Nuestra inclinación hacia la firma de un acuerdo que incrementaba el salario mínimo en un 7.1% nace de una profunda reflexión sobre, a cuantas personas beneficiaria el mismo, y demás aspectos colaterales que en suma supera los 4 ½ millones de colombianos cuya principal voz somos las centrales obreras.

De otra parte ante el trabajo realizado de manera bilateral con los empresarios en los que participamos la CGT y la CUT, nos llevó a acordar al menos 17 puntos del pliego presentado por las centrales y la Confederación de Pensionados de Colombia, que se traducen en avances importantes en el desarrollo futuro del sindicalismo en el marco del acuerdo tripartito suscrito en Ginebra el 1° de Junio de 2006.

El fortalecimiento sindical, la garantía del cumplimiento del salario mínimo, la eliminación de la intermediación ilegal y la contratación laboral ilegal, el fortalecimiento de la inspección del trabajo, el funcionamiento de la comisión de concertación durante el 2007 en reuniones cada dos meses, la definición de una agenda, muy importante para todos los actores de este escenario tripartito, la defensa de la parafiscalidad y en consecuencia, la subsistencia del SENA, el ICBF y las Cajas de Compensación Familiar, el pago puntual de las mesadas pensionales y el reconocimiento a crear espacios validos y efectivos de atención a los problemas de los pensionados a través de sus organizaciones, nacionales, departamentales y municipales, la empresarizacion y formalización del trabajo en el sector agropecuario, mediante el establecimiento de condiciones tales como el pago del salario mínimo, la seguridad social y los aportes parafiscales para poder acceder a ayudas agrícolas por parte del gobierno a personas naturales y jurídicas, el control a costos educativos en la educación para que no crezcan por encima del IPC entre otras medidas tendientes a ampliar la gratuidad y facilitar la permanencia de los niños en los establecimientos educativos, la dotación de bibliotecas escolares y la ampliación de cobertura de establecimientos educativos con conectividad a Internet de Banda Ancha, control de tarifas de servicios públicos domiciliarios bajo la rectoría estatal con base en valores de Diciembre de 2006 en los estratos 1 y 2, manteniendo el subsidio al estrato 3.

El control de peajes a cargo del INVIAS para que no tengan incrementos superiores al IPC, la educación básica, la profesionalización mediante créditos blandos especiales con el ICETEX, de las madres comunitarias, ligado a una mejoría sustancial de sus bonificaciones, el tratamiento de la informalidad para incluir socialmente a bastos sectores de la sociedad y del mundo del trabajo inmersos en la informalidad, la reconciliación y la paz de este país, en la que empresarios y trabajadores nos comprometemos con el acuerdo humanitario solicitando al Gobierno y al ELN iniciar la negociación de un cese al fuego bilateral, a instancias de empresarios y trabajadores propiciar acercamientos con las FARC, el apoyo a todo esfuerzo que signifique el desmonte real y definitivo de las estructuras paramilitares con plena aplicación de la verdad, justicia y reparación, reflejan el espíritu de concretar y suscribir un acuerdo en el 2006 que proyecte un ambiente laboral mejor para el año 2007.

Si bien estos puntos no resolvían nuestras preocupaciones por que logremos que el salario ascienda hacia el mínimo vital y la búsqueda de la eliminación de la pobreza, el desempleo, la informalidad, la marginalidad social entre otros aspectos, de todas maneras el acuerdo constituía un avance sustancial en la lucha por la Justicia Social.

La negociación entre las federaciones estatales FENALTRASE, UNETE, FENASER y FECODE en enero 22/07 para continuar con la agenda de la subcomisión del Sector Publico, que envolvería la reforma del Estado, la implementación de la Carrera Administrativa, el desarrollo de los convenios 87, 98, 151, 154, la posibilidad de discutir en el marco de la Ley 411 de 1997 y 4ª de 1992 el aumento salarial del 2007, el debate para el aumento del 2008, tendría salida al abordar la discusión antes de presentar el proyecto de presupuesto, incluso en el tema de comisiones sindicales para el sector publico mostraban un componente importante del acuerdo a favor de 953.000 servidores públicos.

Toda esta sería de puntos colaterales al incremento del salario mínimo y del subsidio de transporte, se vieron frustrados por quienes en un maximalismo en la solución de permisos sindicales y un aumento del salario en 7.5%, antepusieron intereses particulares al bien general.

La CGT ha cumplido con el compromiso de asumir la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores y del pueblo colombiano.

Sin embargo no podemos menos que expresar nuestra decepción por la imposibilidad de lograr el acuerdo, el cual hubiera permitido continuar en un proceso de ascenso en las luchas de la clase trabajadora por una Colombia distinta que tenga conocimiento de la paz y la JUSTICIA SOCIAL.

(*) Secretario General, Secretario General Adjunto y Secretario General Adjunto de la CGT, Colombia.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones