Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO (CGT) - COLOMBIA

Un Primero de Mayo con más vigencia que nunca

Por el Comité Ejecutivo

Rebanadas de Realidad - CGT, Bogotá, D.C., 07/05/07.- Un cielo de plata, sobre una mañana opaca, serena y fresca, en la que sobraron los preparativos de decenas de miles de manifestantes, tanto trabajadores como actores políticos, cívicos, comunitarios, estudiantiles, religiosos, más un largo etcétera, de Bogotá y muchas plazas más, en todo el país y en la redondez de la tierra: la gran marcha por los derechos de los trabajadores y de todos los sectores sociales.

Mucha concurrencia, mucho joven, muchas organizaciones de trabajadores, de movimientos y partidos políticos, de desplazados, de familiares de las víctimas de la violencia; gran despliegue de utilería y de símbolos: telones, pasacalles, estandartes, banderas (unas pequeñas, verdes, con el logotipo de la CGT, para agitar con los brazos en alto, y otra gigantesca, de Colombia, que portan entre muchos asistentes, otras negras o rojas, que llevan enardecidos jóvenes, todavía agitando las consignas de la revolución marxista); muchos sectores se uniformaron con sus camisetas, una gigantesca carroza de la CGT se destacó en la movilización con alusiones a la lucha del sindicalismo, defendiendo el patrimonio nacional, condenando al neoliberalismo y la globalización, capitalista, así como la defensa de los recursos naturales, etc, otros trajeron gorras, chalecos, ponchos, coloridos disfraces, se treparon en zancos, integraron comparsas, chirimías, grupos de teatro y de danzas, performances, en fin: la cultura se tomó las calles este día.

Del festival de blancos y negros de Pasto vinieron representantes de organizaciones afiliadas a la CGT, conformando un grupo de teatro, una murga y un conjunto de música andina, manifestaciones artísticas que expresan el sentir de un pueblo. Fueron muchísimas las organizaciones de nuestra Central que se presentaron con los afiliados y sus familias, tanto de la capital de la República, como del departamento de Cundinamarca y los vecinos: Tolima, Meta, Boyacá y del eje cafetero. Las asociaciones de campesinos, que realizaron un gran encuentro en el instituto de formación de la CGT, el INES de Colombia, y acordaron un pronunciamiento a favor de la reforma agraria, la soberanía alimentaria y contra el Tratado de Libre Comercio. Junto a ellos, los jóvenes de la CGT, que hicieron unos grandes muñecones con enormes cabezas y sus respectivos atuendos, destacándose aun más con el acompañamiento de zanqueros y tamboras.

Al lado de la nutrida asistencia de cegetistas marcharon los veteranos de la fuerza pública, representados por ANALVEC, cuyas pancartas decían: "Señor Uribe, usted también está obligado a cumplir la ley. Respete los derechos de los que le han servido al país. Exigimos la nivelación salarial ordenada por la Ley 4ª de 1992. La seguridad democrática comienza defendiendo los derechos de quienes la defienden: nuestros soldados están aguantando hambre. Los soldados y policías discapacitados, derramamos nuestra sangre por la patria, hoy nos abandonan. Pedimos justicia".

La Pastoral Social también se hizo presente con columnas muy disciplinadas, que coreaban consignas de reconciliación y de fraternidad. Unas de sus pancartas decían: "Jesús, el carpintero dignificó el trabajo y al trabajador en el taller de su padre José. El fin del trabajo es el verdadero progreso del hombre y su familia. Trabajo en función del ser humano, no ser humano en función del trabajo."

Por otro lado, participaron también numerosas organizaciones de jóvenes y de estudiantes, con trajes negros, capuchas, antifaces, peinados en punta o calvos, con chaquetas de cuero y con botas militares. Unos trajeron una bandera de Estados Unidos, pero cambiaron las estrellas por calaveras. Otra organización, la Cruz Negra Anarquista, portaba un telón en donde decía: "Mientras uno sea esclavo ninguno será libre. No estamos todos, faltan los presos". Uno de sus voceros declaró que son defensores de los derechos humanos en las cárceles.

En la cabeza de la marcha, al lado del Comando Unitario, que integran las centrales obreras y de pensionados, apareció un extraño personaje, mitad con camuflaje militar y mitad persona de civil, con una bandera norteamericana puesta como rodillera y un brazalete de las AUC: sobran las explicaciones…

Por delante se instalaron varios ataúdes, de un niño y dos adultos, y a su lado dos cuerpos sin vida, de un hombre y una mujer, a quienes lloraban dos mujeres de luto. En la mirilla del pequeño féretro decía "el próximo puede ser usted". En los otros la leyenda era: "1962-2006, más de 50.000 crímenes de lesa humanidad en la impunidad. Responsables, militares y grupos paramilitares. Enterramos el olvido, exhumamos la memoria".

Las consignas de muchos telones y pasacalles se concentran en reclamar justicia y estado social de derecho; la pancarta del Comando Nacional Unitario y la Gran Coalición Democrática, exige toda la democracia, toda la verdad, todas las garantías; en lo que más insisten los perifoneos y los coros de la movilización es en rechazar el TLC, el desempleo, la carestía, el desprestigiado gobierno de Uribe Vélez, la regresión en las políticas laborales, las violaciones de las convenciones colectivas, la persecución sindical, el recorte de las transferencias para salud y educación, la entrega de nuestras empresas y de nuestros derechos laborales a las multinacionales, las políticas imperialistas que buscan someter nuestras naciones soberanas y las guerras fratricidas contra los pueblos del medio oriente, el abandono de las clases populares, la forma como se ha degradado el conflicto interno y la renuencia a buscar una solución política negociada y a realizar un acuerdo humanitario para terminar con el suplicio de los secuestrados.

La plaza de Bolívar estaba llena al medio día y gran parte de la gigantesca movilización todavía no partía de la plaza de toros, donde se arremolinaban las organizaciones juveniles y los movimientos políticos de izquierda. Varias veces se podría llenar la plaza con tantos y tantos manifestantes, mas de 250.000. Esto significa más de los cuatro mil que informaron en un noticiero de televisión, donde los periodistas deben andar mal de la vista, incluso mucho más de los cuarenta mil que reconoció un diario de circulación nacional, lo que ya es noticia. Los discursos en la tarima fueron fogosos reclamos y ataques al gobierno de Uribe Vélez, que se ha olvidado de los trabajadores y de las víctimas de la violencia y ha concentrado todas sus políticas en favorecer a los empresarios y a los victimarios.

La Gran Coalición Democrática leyó una declaración pública antiimperialista y reivindicando los derechos del pueblo por una verdadera democracia y por un modelo económico más justo. Carlos Gaviria, a nombre del Polo Democrático Alternativo, sostuvo que esta multitudinaria marcha era una notificación de oposición al gobierno por sus nefastos efectos socioeconómicos. Agregó que la resistencia y la oposición del Polo no es a medias, sino de carácter radical y absoluto, pues ofrece otro proyecto de país, en el que la inclusión es condición esencial para el desarrollo digno y sostenible de la nación. También intervinieron, en representación del partido liberal la senadora Piedad Córdoba, que redobló sus ataques al presidente Uribe, y el compañero Víctor Báez, a nombre de la Confederación Sindical Internacional, CSI, animando a unirse en la lucha contra el TLC de los pueblos de Perú y Costa Rica. Se refirió al proceso de constitución de la central de las Américas y presentó un saludo respetuoso y admirado por la gran capacidad de movilización del sindicalismo colombiano.

El compañero Julio Roberto Gómez Esguerra, Secretario General de la CGT y Presidente de la CLAT, intervino afirmando que este primero de mayo tuvo un carácter internacionalista, profundamente revolucionario. Sostuvo que esta movilización fue una clara demostración de la enorme capacidad de convocatoria del movimiento sindical y de las fuerzas vivas de la capital de la república, que demuestra la vigencia de las luchas sociales en todo el territorio colombiano. Afirmó que fueron cincuenta movilizaciones en todas las capitales de departamento y en ciudades intermedias. Saludó especialmente al campesinado, a la delegación de Nariño, a la de Sintraolímpica, donde quieren asesinar el sindicato, a los veteranos del ejército y de la policía, que ayer defendieron los intereses neoliberales y hoy les niegan sus derechos. Sostuvo que la movilización se vio engalanada por la presencia de las juventudes, los estudiantes, el sector informal de la economía y todas las víctimas olvidadas por el gobierno de Uribe Vélez.

Repudió el TLC porque no se muestra como un acuerdo entre partes iguales, sino como un pacto de adhesión a la economía norteamericana. Reclamó del Congreso que no apruebe el proyecto de recorte de las transferencias en salud y educación. Condenó la invasión y el ataque norteamericano a Irak, donde han muerto más de seiscientos mil ciudadanos y expresó su saludo solidario a los pueblos de Palestina y Afganistán, sojuzgados por la rapiña imperialista. Terminó convocando a sostener las banderas de lucha por la solución política del conflicto armado y el acuerdo humanitario, por condiciones dignas de vida y de trabajo y por una Colombia totalmente distinta para los 45 millones de sus habitantes.

La presencia masiva y militante de las bases de la CGT, la CUT, la CTC y la CPC dan cuenta de la vigencia histórica del movimiento sindical en la lucha por una NUEVA SOCIEDAD en la cual la PAZ sea el futuro de la JUSTICIA SOCIAL.

Gentileza de María Eldy Cifuentes del Departamento de Información y Prensa de la CGT
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones