Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES SINDICALES LIBRES

La supresión de los contingentes textiles: confirmación de una catástrofe social anunciada

Se puede descargar el informe completo en la dirección siguiente

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 6 de diciembre de 2005 (La CIOSL EnLínea): Como había predicho el movimiento sindical internacional, la liberalización del comercio mundial del textil cambió por completo la situación de ese sector y ocasionó estragos en el plano social. Tal es la conclusión del informe que la CIOSL hizo público en el día de la fecha, titulado "Un roto para un descosido - La liberalización del comercio mundial del textil y el vestuario favorece principalmente a los países que practican la competencia más desleal."

Como se pensaba, China saca el máximo de provecho de la competencia desleal que impone a sus competidores: entre enero y abril de 2005 sus exportaciones hacia los Estados Unidos y Europa aumentaron 70 y 45 por ciento respectivamente, principalmente a costa a costa de países en desarrollo. Los bajísimos precios de los productores chinos, entre 10 y 50 por ciento inferiores a los de sus competidores de otros países de bajos salarios, explican porqué los compradores se vuelcan en masa hacia China. Esos precios se deben principalmente a la desenfrenada explotación de la mano de obra: salarios reales anormalmente bajos, excesivas horas de trabajo, condiciones de salud y de seguridad a menudo intolerables... Esta explotación no tiene lugar únicamente en China pero en ese país la facilita mucho el hecho de que se prohíba la existencia de sindicatos independientes.

Los testimonios de sindicalistas del terreno recogidos por la CIOSL para este nuevo informe muestran que los trabajadores de la mayoría de los países donde se hace sentir la competencia desleal de China, se ven confrontados a las peores dificultades. En todas las latitudes del mundo se perdieron centenares de miles de puestos de trabajo, ya sea porque las fábricas locales no pueden hacer frente a la competencia de las importaciones chinas o porque el nivel de las órdenes de compra disminuyó en provecho de China. Tanto los empleadores como los gobiernos utilizan como pretexto la mayor competencia desleal de China a raíz de la finalización de los contingentes para imponer o intentar imponer condiciones laborales o salariales más desfavorables a los trabajadores de ese sector, y también para combatir más a los sindicatos. "Para nosotros, la peor consecuencia de la finalización del Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido (ATV) es que los empleadores aprovechan esta circunstancia para poner en práctica estrategias antisindicales y explotar más duramente a los trabajadores, por ejemplo, aumentando las horas extraordinarias, explica por ejemplo Saner Taysi, del sindicato del sector textil TEKSIF de Turquía. Con esa finalidad utilizan constantemente el argumento de la competencia china."

En este nuevo informe de la CIOSL se subraya que África, el continente más pobre del mundo, es el que sufre las peores consecuencias en el ámbito social, con la supresión de decenas de miles de empleos en países como Nigeria, Lesotho y Kenya. En Asia, donde se produjeron mayores pérdidas de puestos de trabajo durante estos últimos años es en Filipinas: de los 900.000 asalariados que había en 1994 en el sector de los textiles y prendas de vestir, en 2004 quedaban nada más que 311.000. En los Estados Unidos, entre septiembre de 2004 y septiembre de 2005 se perdieron 25.000 empleos mientras que en la Unión Europea, donde el sector de los textiles y el vestido todavía representa el 7 por ciento del empleo, se perdió 1 millón de puestos de trabajo durante los últimos diez años y se piensa que se perderá otro tanto durante los cinco años venideros.

Las evoluciones que se observaron en el período previo a la supresión de los contingentes y desde el 1 de enero de 2005 todavía no permiten hacerse una idea cabal de lo que significará la liberalización total del comercio de textiles y prendas de vestir, prevista para 2008. A la adopción por parte de los Estados Unidos de medidas de salvaguarda para limitar provisionalmente las alzas de las exportaciones chinas le siguieron acuerdos firmados entre China y la Unión Europea y luego entre China y los Estados Unidos en los que se limitan a su vez esas alzas de exportaciones, aunque sobre una base consensual. Todos esos límites impuestos a las alzas de las exportaciones chinas expiran en 2008.

La CIOSL reclama a la OMC y a todos los actores interesados que no esperen a 2008 para abocarse a las consecuencias que esta liberalización del comercio de los textiles y el vestido origina en el mundo y, sobre todo, para adoptar medidas que mitiguen los dramas sociales que se viven en muchos países sometidos a la competencia desleal de China. Esos dramas exigen una intervención urgente. "Un país como Lesotho perdió 20.000 empleos en el sector de la confección y del textil, que es casi su única industria. El 36 por ciento de la mano de obra de ese sector es seropositiva. En ese tipo de países, perder un trabajo significa entrar inmediatamente en la pobreza y tener una muerte prematura", subraya Neil Kearney, Secretario General de la FITTVC (Federación Internacional de Trabajadores del Textil, Vestuario y Cuero).

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones