Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES SINDICALES LIBRES

"Al capacitar a un delegado/a sindical en VIH/SIDA se puede llegar a todos los demás empleados de su lugar de trabajo"

Primer plano de Rose Nassanga (NOTU-Uganda)
Por Samuel Grumiau

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 5 de enero de 2006 (La CIOSL EnLínea): Rose Nassanga es la coordinadora de las actividades sobre VIH de la confederación NOTU (National Organisation of Trade Unions), la afiliada ugandesa de la CIOSL. Nos explica cómo contribuye el movimiento sindical ugandés a hacer disminuir los casos de VIH en Uganda, la importancia de que haya una colaboración con los empleadores y las lecciones aprendidas de los errores cometidos en el pasado.

  • Los casos de SIDA de Uganda pasaron de 18 por ciento de su población en 1992 a 7 por ciento en la actualidad. ¿Qué tuvo que ver la NOTU en esto?

Pusimos mucho empeño en sensibilizar a los trabajadores y trabajadoras, aplicando en el terreno la estrategia que preconiza la CIOSL: cuando se brinda formación a un/a sindicalista, se puede llegar a través de esa persona a todo el personal de su lugar de trabajo. Adoptamos entonces una regla: durante todos los seminarios sindicales de dos o más días de duración, se debe consagrar por lo menos medio día a informar sobre VIH, sea cual fuere el tema que se trate en el seminario. Se brindó así formación en esta cuestión a un asesor/a de cada uno de los sindicatos afiliados a la NOTU.

Identificamos diversos grupos como destinatarios especiales de nuestro accionar: las mujeres, los jóvenes, los delegados/as de salud y seguridad... Hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para sensibilizar a cada uno de los grupos y, al sumarlos, se puede decir que llegamos a por lo menos el 80 por ciento de los 370.000 trabajadores afiliados a la NOTU. Casi todos los trabajadores y trabajadoras de Uganda están al corriente del peligro del SIDA pero es fundamental continuar con la labor de sensibilización ya que al cabo de cierto tiempo, la gente comienza a restar importancia al tema.

Los asesores sobre SIDA que recibieron capacitación en los sindicatos están también encargados de colocar preservativos en los baños de sus lugares de trabajo. Los baños son el lugar ideal ya que todos van y nadie ve quien se lleva preservativos y quien no. Se los entrega gratuitamente. Al comienzo les decíamos a la gente que podían pedir preservativos al delegado sindical pero nadie se atrevía a hacerlo así que cambiamos la táctica.

  • ¿Hubo casos donde gracias al accionar contra el VIH se inició una cooperación entre empleadores y sindicatos?

Sí. Cuando decidimos formar nuestros primeros asesores/as en materia de SIDA, los empleadores decían que no teníamos la capacidad necesaria para ocuparnos de ese problema. No obstante, nos permitieron hacerlo y algunos empleadores comprendieron que los trabajadores y trabajadoras prestan más atención a sus compañeros de trabajo que al personal jerárquico porque no hay barreras que los separen. Los asesores que recibieron formación en los sindicatos están constantemente junto a otros trabajadores, pueden hablarles sobre el tema durante las pausas, en el trayecto al trabajo, etc. Algunos empleadores comprendieron que podíamos desempeñar un papel eficaz en la lucha contra el VIH y ayudan a los asesores a organizar sesiones informativas en los lugares de trabajo, poniendo locales a su disposición y proporcionando bebidas, pantallas de proyección...

  • ¿Se sigue despidiendo a los trabajadores y trabajadoras que tienen SIDA?

El despido de las personas con SIDA está prohibido por la ley y nosotros procuramos que se incluya ese punto en todos los convenios colectivos. Cuando hay un sindicato, el empleador no puede entonces despedir a alguien porque sea seropositivo pero se las arregla para hacerlo utilizando algún otro pretexto. Por ejemplo, se hacen exámenes sobre el estado físico: los empleadores pueden decir que el trabajador no los aprobó pero ¿cómo se sabe quién estaba en ese examen? Declaran no apta a una persona y punto final. De todas maneras, estos casos son raros y lo mismo ocurre con los análisis de VIH en el momento de la contratación, que se pueden hacer sin conocimiento del interesado/a cuando se les toman muestras de sangre para el control médico.

  • ¿Qué lecciones han sacado de los seis años que llevan coordinando la lucha sindical contra el VIH?

En un principio, cuando sensibilizábamos a los trabajadores, nos referíamos mucho más a la prevención, olvidando que entre quienes nos escuchaban también había personas infectadas. Eso era un grave error. Ahora seguimos hablando de prevención pero también nos referimos al tratamiento, para que todas las personas se sientan aludidas. No damos ya por sentado que todas las personas que nos están escuchando son seronegativas.

Tampoco hay que creer que un grupo necesita más que otro un determinado tipo de sensibilización: todos necesitan información, inclusive los dirigentes sindicales y los ejecutivos de las empresas. Hace falta también una sensibilización especial para las mujeres ya que entre ellas hay mayor cantidad de casos de SIDA: muchas veces tienen empleos mal remunerados y algunas tienen varios compañeros que las ayudan a sobrevivir hasta que se casan. Intentamos también sensibilizar a las mujeres miembros para que no dependan financieramente de sus maridos, que procuren tener un ingreso a fin de que puedan elegir entre la vida y la muerte, cuando saben que sus maridos les son infieles.

Otra de las lecciones que sacamos es que los sindicatos no pueden librar esta lucha solos, sin la cooperación de los empleadores. Podemos brindar formación a cuantos delegados nos parezca pero si los empleadores no cooperan, no tendremos éxito.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones