Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES SINDICALES LIBRES

China: El gobierno libera a un preso político pero se lo sigue hostigando

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 2 de marzo de 2006 (La CIOSL EnLínea): Tres semanas antes de que se cumpliera el plazo de cuatro años al que lo había condenado, las autoridades chinas liberaron a un militante sindical, que estaba preso desde marzo de 2002. No obstante, la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres supo que continúa persiguiéndose a Xiao Yunliang, un destacado militante sindical de la provincia china de Liaoning.

Según las fuentes informativas de la CIOSL, desde el 23 de febrero, fecha en que fue liberado, Xiao Yunliang ha estado bajo arresto domiciliario y actualmente su apartamento está siendo vigilado por cuatro policías en dos vehículos. Los familiares y amigos que intentaron verlo fueron víctima de hostigamiento e intimidación durante interrogatorios policiales y algunos de ellos optaron por retirarse por miedo a las represalias.

Xiao Yunliang fue acusado falsamente de ocasionar disturbios y encabezar una manifestación violenta de trabajadores. Su sentencia se dictó en mayo de 2003, junto con la de Yao Fuxin, otro militante sindical a quien se condenó a siete años de cárcel.

La CIOSL reclama la inmediata liberación de Yao Fuxin y que las autoridades dejen de hostigar e intimidar a Xiao Yunliang y sus familiares.

"Ambos hombres están muy mal de salud debido a que durante su permanencia en la cárcel no se les permitiera recibir adecuada atención médica en reiteradas oportunidades. Es inaceptable que los familiares y amigos de Xiao, tras haber visto a la persona querida tras las rejas, tengan que seguir sufriendo hostigamiento e intimidaciones. Lo que es más grave aún, Xiao sigue sin poder recibir atención médica debido a su arresto domiciliario", dijo Guy Ryder, el Secretario General de la CIOSL.

Entre los problemas de salud que se le diagnosticaron a Xiao Yunliang se cuentan: riñón poliquístico, arteriosclerosis de aorta, cálculos en conductos hepáticos, gastritis crónica y conjuntivitis en el ojo izquierdo. Desde que fuera liberado ha tenido graves problemas de insomnio y tose muchísimo, lo que se cree puede deberse a que contrajera tuberculosis durante el tiempo en que estuvo preso.

La familia de Xiao informa que el 28 de febrero su hermano menor, Xiao Yu, se quejó a la policía de que en tales condiciones la familia no puede vivir normalmente. Un policía que estaba en la vivienda, le contestó: "Si no puede soportarlo, ¡arrójese desde lo alto de un edificio!". Ese comentario es una cínica referencia a una forma de acción de grupos de trabajadores que protestan por los salarios impagos, los cuales en algunas oportunidades amenazaron con arrojarse desde edificios altos si las autoridades seguían haciendo oídos sordos a sus reclamos.

Comentando los rumores de los medios informativos según los cuales la liberación de Xio podría haber sido ordenada como gesto de buena voluntad política de Pekín debido a la visita del Presidente de China, Hu Jintao, a los Estados Unidos el mes entrante, Ryder dijo: "De ser así, deberíamos alentar al Presidente Hu a viajar con mucha mayor frecuencia al extranjero. Actualmente hay docenas de militantes sindicales independientes tras las rejas de las cárceles chinas".

Según Ryder, la CIOSL reclamará una vez más a la central sindical china oficial (Al-China Federation of Trade Unions - ACFTU) que intervenga en el caso de Yao Fuxin, cuya liberación se produciría recién en marzo de 2009. Hasta ahora, la ACFTU nunca acusó recibo de las innumerables cartas que le enviaron organizaciones sindicales de todo el mundo reclamando la liberación de Xiao y Yao.

Información de referencia:

Conocidos como "Los dos de Liaoyang", Xiao Yunliang, un trabajador jubilado de la Fábrica de Aleaciones Ferrosas de Liaoyang, sita en la provincia de Liaoning, y otro trabajador local, Yao Fuxin, en marzo de 2002 encabezaron a unos 2.000 trabajadores de esa misma fábrica, junto con otros 15.000 trabajadores de otras cinco fábricas de Liaoyang, en una serie de grandes manifestaciones públicas. Los trabajadores protestaban por la corrupción existente en la fábrica que, en su opinión, había sido la causa directa de la bancarrota, y reclamaban los salarios impagos y otras prestaciones adeudadas, jubilaciones entre ellas.

Xiao fue detenido en secreto el 20 de marzo de 2002 y más tarde se lo acusó oficialmente de "reunión y manifestación ilegal". No obstante, las autoridades locales y funcionarios de la ACFTU confirmaron implícitamente que los trabajadores no hacían sino ejercer sus derechos de libertad sindical y negociación colectiva, conforme englobados en los Convenios núm. 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo. Un funcionario local de la ACFTU dijo que "Los dos de Liaoyang" nunca habían cometido ningún acto violento durante las protestas. Xiao y Yao, juzgados en el Tribunal Popular Intermediario de Liaoyang en 2003, fueron condenados a cuatro y siete años de cárcel respectivamente. Durante todo el tiempo que pasaron presos, ambos sufrieron muchísimos y graves problemas de salud.

Yao Fuxin, tiene problemas cardíacos y sufrió varios ataques, habiendo sido el más grave y reciente el ocurrido en agosto de 2005. Lo tienen en este momento en la Cárcel Núm. 2 de Lingyuan, provincia de Liaoning. Desde su detención, la CIOSL ha venido haciendo reiterados llamamientos a las autoridades chinas, reclamando la inmediata liberación y el levantamiento de las acusaciones contra Yao Fuxin y Xiao Yunliang. En marzo de 2003, el Consejo de Administración de la OIT reclamó al gobierno de China que liberara a todos los trabajadores de Liaoyang y que levantara todos los cargos contra ellos. La ACFTU, que es la única organización sindical autorizada en China, no acusó nunca recibo de las cartas de la CIOSL, de sus afiliadas ni de las FSI instándola a intervenir en el caso.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones