Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES SINDICALES LIBRES

Trabajo decente para todos en el centro de la gobernanza global

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 3 de julio de 2006.- En el día de la fecha, la CIOSL, junto con sus asociados de la Agrupación Global Unions y la CMT, presentó una declaración ante una reunión de alto nivel del Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) que tiene lugar en Ginebra esta semana. En dicha declaración, titulada "Trabajo decente para todos en el centro de la gobernanza mundial", se reclama que todas las instituciones internacionales tomen medidas para que el trabajo decente para todos pase a ser una prioridad.

Sharan Burrow, Presidenta de la CIOSL, junto con Marc Blondel, ex Secretario General de la CGT FO-Francia, y Barbara Byers, Vicepresidenta Ejecutiva de la central sindical nacional canadiense Canadian Labour Congress, presentarán los argumentos sindicales ante esa reunión de alto nivel. En la declaración se pone énfasis en la necesidad de que el empleo, los derechos, la protección y el diálogo social se consideren componentes básicos del trabajo decente, lo que debería orientar todas las políticas económicas y sociales mundiales, desde el desarrollo y el bienestar social hasta la reglamentación del comercio, las inversiones y las finanzas.

"1.400 millones de personas -la mitad de la fuerza laboral mundial- no ganan lo suficiente para cruzar junto con sus familias el umbral de pobreza de US$2 diarios. Se necesita más que nunca que haya empleo pleno, productivo y decente", dijo Guy Ryder, Secretario General de la CIOSL. Los organismos sindicales señalan que, a pesar de que durante los últimos años tuvo lugar un fuerte y continuo crecimiento mundial, las perspectivas de empleo han ido deteriorándose, especialmente en el caso de las mujeres y de la juventud. Es necesario que se coordinen mejor las políticas macroeconómicas y que las instituciones mundiales dejen de tratar el empleo como si fuera resultante de un mero efecto de "goteo" y, en consecuencia, coloquen la creación de buenos puestos de trabajo en el centro de sus políticas y programas.

Las organizaciones sindicales también hacen hincapié en la continua falta de coherencia de las políticas mundiales, habiendo gobiernos nacionales que promueven determinadas políticas en la Organización Internacional del Trabajo y otros organismos pero respaldan políticas opuestas en las instituciones financieras internacionales y la OMC.

"La falta flagrante de un enfoque coherente va en detrimento de los trabajadores y trabajadoras y de quienes buscan empleo en los países de todo el mundo", dijo Willy Thys, Secretario General de la CMT. "Los gobiernos deben aunar su orientación y mostrarse coherentes en la búsqueda de una solución para la crisis mundial del empleo", agregó.

En la Declaración se destacan las malas perspectivas que tienen los jóvenes para encontrar puestos de trabajo decentes y se señala que durante la última década hubo un 20 por ciento de aumento en el desempleo juvenil mundial, lo que significa 85 millones de personas. También se hace referencia a la elevada concentración de mujeres en los puestos de trabajo menos remunerados y donde más se explota a los trabajadores, como así también a la continua feminización de la pobreza que está teniendo lugar en todo el mundo. Se ponen de relieve como puntos de acción los derechos de la mujer en el trabajo, el cuidado infantil, la protección de la maternidad y toda otra serie de medidas.

Los sindicatos también utilizarán el evento de Ginebra para reclamar que las políticas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional den un giro de ciento ochenta grados y que la OIT tenga mayor protagonismo en el escenario mundial. Como consecuencia clave de esto, se formalizaría el trabajo que hacen decenas de millones de trabajadores y trabajadoras que actualmente están en situación informal y carecen de protección, lo que representaría un gran paso al frente hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, al darse a esas personas la posibilidad de ganar ingresos decentes y de mejorar sus condiciones de trabajo.

En la Declaración se reclama que se dé al Consejo Económico y Social de la ONU un papel clave en la coordinación necesaria para lograr coherencia mundial, con autoridad para orientar a otros organismos de la ONU y la OMC, FMI y Banco Mundial.

En resumidas cuentas, en la declaración se dice que "el trabajo decente para todos debe convertirse en un objetivo mundial y universal a través de las instituciones internacionales...".

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones