Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES SINDICALES LIBRES
El fracaso de las conversaciones comerciales de la OMC es el resultado inevitable de no contemplar las cuestiones sociales y relativas al desarrollo

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 26 de julio de 2006 (La CIOSL EnLínea): La CIOSL considera que la suspensión en el día de ayer de las conversaciones comerciales de la OMC no es ninguna sorpresa dados los patentes defectos estratégicos de una negociación que pretendía ocuparse del desarrollo pero no hacía sino preocuparse por acceso a los mercados.

Consideramos que dentro del actual contexto internacional no puede tener éxito ninguna conversación comercial que no abarque el cambio de las prácticas comerciales injustas. Hay una necesidad urgente de cambiar el centro de atención de las negociaciones y de restablecer en las mismas un equilibrio.

La CIOSL siempre ha planteado sus preocupaciones por la orientación de las propuestas en materia de desarrollo porque las mismas no se fundamentan en ninguna evaluación válida de su repercusión en el trabajo decente o en los derechos de los trabajadores, y ha puesto en tela de juicio que aporten beneficios a los trabajadores de todo el mundo

Guy Ryder, Secretario General de la CIOSL, comentó:

"No se puede uno limitar a iniciar un proceso destinado a cambiar las reglas comerciales mundiales sin evaluar el efecto que dichos cambios tendrán en la vida de la gente. Como comentara Pascal Lamy, éste es un momento de reflexión y les pedimos a los gobiernos que vuelvan al tablero y demuestren seriedad con respecto a la estipulación de normas comerciales que hagan que el sistema gire en torno al trabajo decente".

"En lugar de tomar decisiones de último minuto, los negociadores deben realmente evaluar las experiencias previas de privatización que se llevaron a cabo en países en desarrollo y sus repercusiones en la calidad y cantidad de puestos de trabajo, y sacar de ello las lecciones pertinentes".

"El acceso a los mercados basado en el "ojo por ojo y diente por diente" no puede dar origen a lo que los trabajadores del mundo tanto necesitan: un proceso de mundialización que conduzca a que haya más y mejores puestos de trabajo, a que los trabajadores del mundo tengan participación en sus beneficios y a que haya un sistema comercial que corrija los desequilibrios y que permita que los países en desarrollo aceleren el ritmo de su desarrollo.

Ryder finalizó diciendo que: "Los negociadores comerciales, ante una proliferación siempre mayor de los acuerdos comerciales regionales y bilaterales, deben finalmente darse cuenta ahora de que lo único que salvará al sistema comercial multilateral es que se lo reoriente hacia reglas comerciales justas".

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones