Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Aspectos centrales del Mensaje Presidencial de Apertura del 125 Período de Sesiones Ordinarias del Congreso Argentino

Por Ciro Annicchiarico (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 07/03/07.-

Reconocimientos y desafíos

Distingo tres grandes conjuntos de conceptos, que contienen claras definiciones sobre las características de esta gestión de gobierno, y al mismo tiempo indican los aspectos que el mensaje convoca a profundizar.

I. Sentó claros objetivos generales que tienden a definir la Nación Argentina que queremos:

En ese sentido el mensaje presidencial destacó que "esta gestión implica un cambio cultural y moral", y que pugna por el "funcionamiento pleno del estado de derecho". Puso a la educación en la cúspide de la prioridad del gobierno, enfatizó que "queremos que en la Argentina definitivamente haya una justicia independiente" y que "la democratización tiene que llegar a todos".

Cambio cultural y moral significa necesariamente el impulso de una lucha clara contra la impunidad y contra la corrupción. Funcionamiento pleno del estado de derecho, democracia para todos y justicia independiente, por su parte, significa la necesidad insoslayable de continuar con la recomposición y saneamiento del poder judicial en todo el país -claramente tributario en su composición de la dictadura, del pacto de Olivos y por útlimo del menemismo-, en todas las jurisdicciones, instancias y fueros, no solamente en la Corte Suprema de Justicia.

II. Definió principios y objetivos de desarrollo económico independiente, de indudable trascendencia para nuestro país y nuestro pueblo, a mediano y largo plazo:

Dijo el Presidente que "Queremos mirar alto y lejos: inventarnos un futuro que nos incluya a todos", que "Bregamos por un modelo argentino, en el que el pueblo sea el principal actor y beneficiario. No a las recetas enlatadas", y en esas definiciones generales incluyó la referencia a tres ejemplos concretos pero a la vez de tanta trascendencia social, económica y de independencia: "Queremos recuperar nuestra red ferroviaria, potenciándola tal como lo hacen los países desarrollados, no con un criterio comercial sino con criterio social y de inclusión", el reimpulso de "nuestro plan nuclear con objetivos pacíficos", el impulso de los pasos necesarios para hacer realidad el Gasoducto del Noroeste y el reimpulso de ARSAT: empresa nacional de fabricación satelital. A su vez ratificó que el marco económico regional es el MERCOSUR, con vocación a ampliarse, enfatizando que "Para nosotros la integración latinoamericana es eje central de nuestra gestión".

Tales consignas implican la necesidad de apoyar y profundizar con sentido social las políticas económicas en curso, abordando cuanto antes el estudio de las alternativas económicas adecuadas para incidir, sin consecuencias colaterales, en la necesaria redistribución de la riqueza.

III. Ratificó el objetivo fundamental de esta gestión de construir y consolidar un país respetuoso de los derechos humanos.

En este sentido el Presidente señaló que "El tema de derechos humanos merece un comentario especial: se dice que este gobierno no quiere reconciliación, que busca venganza". Kirchner rechazó esas falsas consignas y resaltó que "Este gobierno quiere reconciliación con justicia y con memoria, con verdad, que cada uno asuma la responsabilidad que le cabe". Aludiendo a un ejemplo de moral que hoy nos distingue y hace que estemos en la cúspide del prestigio mundial en materia de derechos humanos, el Presidente destacó que "Estamos en un punto de inflexión histórica. Nosotros queremos que los represores se puedan defender, que no los tiren de los aviones, y que vayan a cárceles comunes. Que la Cámara de Casación y los jueces apuren los procesos, con respeto por los plazos legales". Y como ejemplos adicionales que demuestran que, aunque falta mucho por construir en nuestra Argentina, no solamente se busca la justicia en relación al pasado, destacó la sanción de la ley y la puesta en marcha del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable y, como otro puntal del cambio de actitudes, la ratificación y cumplimiento del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura para luchar en la actualidad en nuestro país contra ese abominable flagelo.

El Presidente Kirchner fue incluso realista respecto de estos temas que hacen a los derechos humanos, reconoció que "Es evidente que en la Argentina funcionan cadenas de impunidad, es evidente que hay complicidad con algunos de los que todavía están adentro, todavía quedan algunos gérmenes. Les repito, no les tengo miedo. Tenemos que trabajar para que las instituciones vuelvan a servir, y esa es una responsabilidad de los gobernadores".

Y fue muy claro en cuanto al adecuado funcionamiento del estado de derecho, como genuino resguardo de caer en tentaciones autoritarias, cuando se refirió a los indultos a los genocidas de las primeras juntas militares, dijo "no vamos a caer en la trampa de cometer errores jurídicos, la responsabilidad de definir esa cuestión le corresponde a la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

De este último capítulo de conceptos pueden extraerse varios mandatos clarísimos. Lo que buscamos y queremos profundizar y consolidar es la justicia, no la venganza. El trato a los genocidas y violadores de los derechos humanos debe ser igualitario respecto del resto de personas que violan las leyes penales. La Cámara Nacional de Casación Penal, y muchos jueces inferiores no están cumpliendo con sus funciones legales. Las cadenas de impunidad y los cómplices y gérmenes que todavía quedan adentro deben ser individualizados, separados e investigados. La educación y la salud sexual, y la procreación responsable como derecho para todos los habitantes del país son políticas de estado que deben extenderse y cumplirse, más allá de prejuicios o criterios sectoriales, religiosos o regionales. Las fuerzas de seguridad y penitenciarias deben adecuarse a las leyes vigentes en lo que hace al trato a las personas, en particular a las privadas de libertad, impulsándose mecanismos adecuados para prevenir y en su caso castigar los malos tratos y las torturas en todo el país.

IV. Conclusión

A la militancia y al pueblo que se sienta partícipe de este momento histórico, de inflexión como lo definió el Presidente, lo que nos corresponde es tomar cada una de esas definiciones y objetivos, desarrollar una referencialidad y una pertenencia superadora, y encarar el desafío de poner toda nuestra fuerza y capacidad que cada uno disponga, según su lugar, su profesión o su dedicación, para exigir su cumplimiento, ayudar a efectivizarlos y profundizarlos, aportar ideas y acciones que corrijan errores y reconduzcan desaciertos, y neutralizar a los históricos oportunistas que -disfrazados hoy de kirchneristas, como pudieron haberse disfrazado de cualquier cosa que hubiese venido- más allá de los discursos con los que especulativamente hoy se embanderan y las fotografías que ilustran sus ya insoportables afiches, no tienen otro objetivo real que afianzar su permanencia en los cargos.
(*) Abogado penalista, ex concejal de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones