Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN

¿Qué está pasando en Europa?

Un fantasma ya conocido parece estar recorriéndola nuevamente.
Por Ciro Annicchiarico (*) Correo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 01/08/08.- Recorre Europa, evidentemente, una ola de discriminación y xenofobia alarmante. Los gobiernos, con sus políticas de exclusión, criminalización de la residencia irregular y las leyes de retorno automático impuestas por el parlamento europeo, dan el ejemplo para que afloren los monstruos del inconciente racista que, sin lugar a dudas, por lo visto todavía anida en muchos sectores del pueblo que reivindica su carácter de cuna de la civilización occidental. Enfermos de todo tipo y sectores marginales, alentados por esas señales nefastas, liberan sus bajezas y salen a hacer barbaridades. A ello se suma la moda de los jóvenes del privilegio entregados a filmarse con los celulares haciendo locuras para subirlas después a Internet. El resultado: se están produciendo hechos atroces.

Ayer 31 de julio vi accidentalmente, en el noticiero Visión siete de Canal 7, una noticia que me dejó estupefacto y con el estómago revuelto de indignación. Alguien colgó en la red un video, aparentemente anónimo, en el que se veía a un grupo de adolescentes españolas, que no pasarían de diecisiete años, sin lugar a dudas de clases medias, posiblemente en la calle de algún barrio de Madrid o de cualquier otro centro urbano equivalente, da lo mismo, masacrando a una joven ecuatoriana a la que por puro gusto le cayeron encima. Una de ellas, seguramente la capitana, lo hacía de una manera atroz, tal como contra algún gitano, judío u homosexual, o disidente político, acostumbraban hacer las patotas nazis de las SS, los camisas negras de Mussolini, o como lo hacían los falangistas camisas azul mahón del fascismo franquista. Los buscaban o los elegían por puro azar, para mostrar su superioridad o para divertirse.

El video en cuestión mostraba a una de las agresoras, evidentemente la mayor y más corpulenta, que golpeaba a la desgraciada víctima dándole puñetazos en la cara mientras la aferraba con la otra mano del pelo, de modo que las injurias en el rostro pudieran ser bien efectivas. La cámara del celular sostenido por otra buscaba el ángulo mejor para que pudiera verse la "diversión" en su mayor esplendor. La agresora de pronto cambiaba la forma, tal vez para no aburrirse, y la emprendía a patadas en todo el cuerpo de la víctima, por delante, por la espalda, en la cabeza, hasta desvanecerla. Ya vencida y hecha un trapo tirado en el suelo, a la voz de "dále más, dále más" de sus compañeras, le siguió aplicando patadas en la cara de una manera feroz y brutal. La cabeza de la ecuatoriana, porque en el video se aclaraba que era "una ecuatoriana", se le sacudía como un latigazo hacia atrás ante la carga de cada patada. No se sabe, la niña pudo haber quedado muerta. Mientras todo esto pasaba, se escuchaban las voces del resto de las jóvenes que apoyaban la agresión. Gritaban "dále, dale más, mátala, mátala, mátala". Cuando por fin la grandota terminó de darse por satisfecha en sus acciones, que por momentos parecía no terminarían nunca, dio una vuelta alrededor del cuerpo yaciente y constató vaya a saber qué. Tal vez que la ecuatoriana haya dejado de implorar. Y se retiró acercándose hacia la cámara comentando no se entendía bien qué, y tampoco hubiera servido cualquier comentario que hubiere pretendido hacer. El conductor de Canal 7, tan impactado como uno, solo atinó a decir, paradojalmente, lo único que podía decirse: sin palabras. Fue algo atroz.

Pregunto: no tendría que haber alguna reacción ante este nuevo fantasma que está recorriendo Europa? Cuánto va a pasar hasta que un grupo de jóvenes ecuatorianos, enterados de las proezas de sus congéneres de la madre patria que nos parió, encuentren en algún rincón de Quito a algún o alguna joven residente o turista española y hagan lo mismo, o algo peor? Y después la reacción de otros niños ricos y tristes, o marginales, de España, o Italia, o Francia, da lo mismo ya que este nuevo y viejo fantasma ya conocido, parece que está recorriendo otra vez todo el viejo continente, y otros locos suban la apuesta? Y así sucesivamente. No sería aconsejable que las autoridades españolas y europeas en general, tan prestas a expulsar el producto de lo que muchas veces ayudan a generar en el mundo, tomen alguna medida en cumplimiento de los tratados internacionales que se ufanan en exhibir como símbolos de su adelanto? No habría que exigirlo en realidad? Y también que expliquen hacia donde pretenden ir a solo algo más de setenta años desde que dieran al mundo el ejemplo de lo que entonces consideraron era la civilización europea?

(*) Abogado penalista, ex concejal de Lomas de Zamora; integrante de Conciencia Al Sur (CONSUR), Grupo de Reflexión y Gestión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones