Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - ARGENTINA

Son golpistas sediciosos

Por Ciro Annicchiarico (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 26/03/09.- Los patrones del agro y de la mesa de enlace son una reunión de personas que pretende atribuirse los derechos de todo el pueblo en forma exclusiva. Se alzan públicamente para impedir la ejecución de leyes nacionales, pretendiendo forzar a organismos y funcionarios públicos a tomar decisiones a su favor mediante amenazas, intimidaciones y vías de hecho directas.

El daño que los patrones del agro le están haciendo a la democracia y al pueblo argentino, entorpeciendo el normal funcionamiento del transporte y la libre comercialización de productos básicos mediante el corte de rutas, alguna vez tendrá que ser llevado ante la justicia. La rendición de cuentas de los genocidas de la última dictadura tardó veintisiete años en llegar. Pero llegó. Las infamias y las extorsiones que los representantes de la oligarquía terrateniente infligen hoy a un gobierno democráticamente elegido por el pueblo argentino, con el que se podrá o no disentir en muchos aspectos de su gestión, en su momento tendrán que ser llevadas ante los tribunales. También muchos dirigentes y corporaciones de la oposición que con tal de hacer negocios sectoriales o lograr un espacio de la representatividad que por sus incapacidades e inconsecuencias el pueblo les niega, no dudan en renunciar a sus propios postulados históricos de democracia, igualdad, participación, redistribución de la riqueza y consenso, entre otros principios que declaman, aliándose con la más vil antipatria antidemocrática y golpista. La misma que ayer sostuvo a la dictadura militar genocida y se sirvió de su horror para enriquecerse sobre la miseria y la postergación de todo un pueblo. Fueron y siguen siendo golpistas y sediciosos. No les interesa el diálogo ni el consenso, solo buscan, con la complicidad de las corporaciones mediáticas que ocultan y desvirtúan la información, y de la cúpula eclesiástica –como siempre- desgastar a un gobierno que por primera vez en cincuenta años intenta disminuir mínimamente sus privilegios.

No seamos fatalmente inocentes. Son destituyentes. Son sediciosos. Tan ingenuos somos como para no advertir que ellos mismos lo han dicho en forma expresa y pública? Los perjuicios que mediante la comisión de una variedad de graves delitos esos sectores nostalgiosos de la dictadura genocida le están irrogando a la ciudadanía en general, al normal funcionamiento de los servicios públicos, a empresarios que ven frustradas sus posibilidades de consolidación y crecimiento, a la economía nacional y a la posibilidad de impulsar la imprescindible redistribución de la riqueza producida por los recursos que son de todos los argentinos, no exclusivos de una élite privilegiada, deberían ser ya mismo investigados ante los estrados judiciales. Más temprano que tarde. No puede ser que no funcionen las instituciones de la República. No puede ser que, en una suerte de contemplación suicida, simplemente observen duermas cómo un grupo de matones condicionan el estado de derecho.

Los golpes arteros que a los verdaderos trabajadores les están propinando, bajo la mentira de un falso paro que encubre no otra cosa que un lock-out patronal mientras a los peones esclavizados los obligan a seguir trabajando tranqueras adentro, las extorsiones e intimidaciones que ejercen hacia el público en general, hacia trabajadores y funcionarios políticos que no opinan como ellos, buscando frenar un incipiente camino de independencia económica y despegue nacional, más tarde o más temprano, habrán de traducirse en procesos legales. En ellos se ventilarán sus responsabilidades y se harán públicos sus delitos. Se harán una página más de nuestra historia para no olvidar. Igual que hoy sucede con los represores y los genocidas de ayer. Al pueblo argentino no lo amilanaron los Videla, los Riveros, los Bussi, los Demarchi, los Etchecolatz, en la búsqueda de justicia. Nada más que justicia. No debe caberles ninguna duda. Cientos de miles de argentinos no olvidamos, ni olvidaremos. Tampoco estas infamias.

Hace casi un año un grupo numeroso de argentinos sostuvimos:

“DECLARACIÓN DE INVIERNO PARA QUE NO SE REPITA (Síntesis)

ü Amenazaron, coaccionaron y agredieron a legisladores y a sus familias ü El voto del Vicepresidente Cobos fue inconstitucional y nulo ü Varios legisladores violaron la Ley de Etica en el Ejercicio de la Función Pública ü La mayoría de los medios masivos de comunicación ocultaron esas irregularidades ü Los órganos legales y el Poder Judicial no actuaron ante delitos de acción pública ü Otra vez se dio un ejemplo nefasto a la juventud, de ejercicio de violencia y acciones ilegales como vía para conseguir objetivos políticos.

Los abajo firmantes, argentinos independientes, empleados, profesionales, militantes de distintas expresiones del campo popular, políticos y gremiales, en este por momentos extraño, a veces destemplado y muchas veces crudo invierno de 2008, decidimos decir nuestra verdad y declaramos:

Decir la verdad

La decisión del Senado de la Nación que rechazó el proyecto oficial de retenciones móviles debe considerarse como una etapa concluída, porque permitió superar un serio estado de tensión social. Pero eso no nos impide reflexionar y analizar lo que sucedió. La salud de las instituciones democráticas y la suerte misma de nosotros como parte del pueblo argentino lo imponen.

La enorme gravedad de los hechos que rodearon y condicionaron esa reciente experiencia y los vicios e ilegalidades que la afectaron, harán que quede registrada como uno de los actos institucionales más graves que recuerde la historia argentina. Por ese motivo los abajo firmantes queremos dejar temprana y claramente sentada nuestra posición, hacia los ciudadanos, hacia nuestros hijos y hacia quienes en lo futuro desde cualquier ángulo analicen este momento histórico. Si por este penoso antecedente en un mañana nefasto volviéramos a perder la institucionalidad que tanto dolor nos costó recuperar, queremos que quede en claro que hoy hubo quienes tuvimos la valentía de decir la verdad. Nadie estará autorizado mañana a afirmar que no hubo quienes lo advirtieran en su momento, diferenciándose de quienes de una manera u otra incumplieron sus obligaciones funcionales, desvirtuaron la información, o aceptaron acríticamente un hecho institucional gravísimo.

Medió violencia y coacción a los legisladores

La decisión de la Cámara de Senadores fue adoptada bajo ejercicio de coacción directa a varios de los senadores, y bajo amenaza en la integridad física y/o psíquica por acciones violentas indirectas. Son de conocimiento público, y además porque así inclusive lo han denunciado muchos legisladores y funcionarios. La votación fue nula por haber estado viciada la voluntad de los legisladores

.El voto del Vicepresidente de la Nación fue inconstitucional y nulo.

Aparte de la situación de amenaza violenta que el mismo reconoció públicamente, su decisión violentó el espíritu de la Constitución Nacional. Quien preside el Senado no es un senador, sino el Vicepresidente que representa al Poder Ejecutivo como parte suya. Representar al Poder Ejecutivo significa acompañar su iniciativa. Representa el que ratifica, no el que niega. Ese fue el espíritu de los Constituyentes desde 1853 hasta la última Reforma de 1994, invariablemente. Cobos violentó la voluntad de los Constituyentes mediante una gravísima e inaudita desnaturalización de su función constitucional. Su voto fue antinatural y nulo.

Varios legisladores violaron ostensiblemente la Ley de Etica en la Función Pública

Es de conocimiento público el contenido y área de la economía a la que se refería el proyecto de ley de ratificación de retenciones móviles enviado por el Poder Ejecutivo. También es de conocimiento público que muchos legisladores, de ambas Cámara, tendrían intereses patrimoniales y / o económicos personales relacionados directa o indirectamente con ese proyecto. No obstante votaron asegurándose un beneficio personal, lo que constituiría gravísima violación de la Ley 25.118 de Ética de la Función Pública, además de la nulidad absoluta del acto, la cesación en el cargo y la obligación indemnizatoria, tal como prevé expresamente la ley vigente

Los órganos de la Constitución no funcionaron

1. Se estableció un peligrosísimo antecedente de condicionamiento a los órganos de la Constitución para obtener decisiones determinadas mediante el ejercicio de acciones de facto y violentas. 2. Después de semejantes hechos, de público conocimiento, ninguna autoridad de aplicación de la Ley 25.118 promovió investigación ni sanción de ningún tipo. 3. No se escucharon voces autorizadas que describieran con claridad cuál es la función constitucional del vicepresidente de la Nación 4. Ningún juez federal o representante del ministerio público fiscal federal competentes, intervinieron ante hechos de impedimento en la función y coacción contra órganos establecidos por la Constitución Nacional. 5. Ningún político de oposición condenó esas acciones. Por el contrario, se colocaron al frente buscando aprovechar la crítica situación para obtener réditos partidarios o sectoriales. 6. Los más importantes medios masivos de comunicación, por su capacidad de difusión y penetración en el tejido social, se sumaron incurriendo en grosera desinformación e inclusive avalando actitudes discriminatorias y violentas, contribuyendo a un ejemplo general nefasto ante la población, para nuestros hijos y la salud de nuestras instituciones democráticas.

Declaración

ü Si no hay una fuerte y clara condena y acción ejemplarizadora contra esos hechos, corremos el riesgo de asumir como aceptables acciones de hecho contra funcionarios públicos de cualquiera de los poderes, como forma para obtener una decisión según el propio interés particular o sectorial, visualizándose inmediatamente ese riesgo ante los próximos tratamientos legislativos de los proyectos sobre reforma de la ley de radiodifusión, recuperación de Aerolíneas Argentinas y movilidad de las jubilaciones, entre otros de significativa importancia. El riesgo para la democracia y el estado de derecho es evidente. ü Convocamos, primero a la lectura del texto íntegro de esta DECLARACIÓN DE INVIERNO, luego a firmarla a quienes, independientemente de su adhesión partidaria, estén convencidos de la necesidad de un estado presente como único garante de la realización de la justicia, la igualdad y la redistribución de la riqueza, tengan genuina vocación democrática, por el estado de derecho y coincidan en la necesidad de una imprescindible advertencia de los riesgos que entraña violentar la decisión de quienes representan a los órganos de la República, violar las leyes o desnaturalizar el sentido de sus instituciones.

(*) Abogado penalista, ex concejal de Lomas de Zamora; integrante de Conciencia Al Sur (CONSUR), Grupo de Reflexión y Gestión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones