Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE TRABAJADORES JUDICIALES (CLTJ) / Web

La CLTJ repudia el Golpe de Estado en Honduras

Por Julio Piumato, Presidente Ejecutivo

Informaciones de la CLTJ editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - CLTJ, Buenos Aires, 29/06/09.- Los trabajadores y trabajadoras judiciales de América Latina, expresamos nuestro más enérgico repudio del golpe de Estado contra el Gobierno de Honduras cuyo Presidente, Manuel Zelaya, ha sido secuestrado por un grupo de militares, llevado a una base aérea militar en Tegucigalpa y de ahí a Costa Rica. Esto se produce poco antes de la consulta popular sobre la convocatoria a un referéndum no vinculante de reforma constitucional, que ha sido fuertemente resistida por la oposición al Gobierno de Zelaya.

Como judiciales, comprometidos con la defensa de las instituciones democráticas, y absolutamente convencidos de la necesidad de profundizar los mecanismos constitucionales que se traduzcan en una mayor participación popular, rechazamos el accionar golpista de los "enemigos del Pueblo"; porque está claro que semejante violación de los derechos y de la decisión soberana de los hondureños, no es contra un Gobierno, sino contra el Pueblo en su conjunto.

Repugna a los trabajadores de la Justicia de Latinoamérica, la complicidad de la Corte Suprema de Justicia de Honduras con ese golpe sedicioso que viola precisamente e orden jurídico y a soberanía popular que todo Alto Tribunal debe garantizar. Esperamos que las Cortes Supremas de Latinoamérica como los magistrados se expidan rápidamente en defensa de la democracia y la voluntad popular arrasada en la hermana República Centroamericana.

Convocamos a todos los habitantes de nuestra Patria Grande a sumar voluntades y expresiones solidarias para con el Pueblo de Honduras, tal como lo han hecho otras naciones suramericanas. Porque no es la primera vez que vemos cómo opera el odio de aquellos que no quieren perder los privilegios, ni las prebendas conseguidas durante años de opresión, pauperización y degradación de las mayorías populares.

Estamos convencidos de que la justicia social, la soberanía política y la independencia económica no se negocian, sino que se construyen con democracia y en libertad. Por eso, repudiamos el golpe y nos solidarizamos con los hermanos hondureños.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Catalina Rivero, Prensa de la UEJN