Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN NACIONAL DE TRABAJADORES FORESTALES (CNTF) DE CHILE / Web
Afiliada a CUT-Chile y a la I.C.M.

Situación de los Trabajadores Forestales tras el Terremoto

Por Sergio Gatica Ortiz y Jorge González Castillo, Secretario General y Presidente

Rebanadas de Realidad - CNTF, Concepción, 17/03/10.- A 18 días del Terrible Terremoto que sacudió al país, la Confederación Nacional de Trabajadores Forestales de Chile entrega el siguiente Informe, sobre la situación que viven los trabajadores forestales.

El Terremoto del día 27 de Febrero de 2010, destruyó gran parte de las casas de los trabajadores forestales, también causó graves daños estructurales en nuestra Sede, donde además destruyó el mobiliario de nuestra oficina.

Luego de este terrible movimiento sísmico y posterior tsunami, en que fueron devastadas extensas zonas costeras donde se encontraban instaladas Plantas de Celulosa y Aserraderos, los cuales sufrieron graves daños y que impedirán su funcionamiento por al menos 3 meses, han seguido registrándose intensas réplicas que mantienen en estado de psicosis colectiva a la población.

Por ello cientos de trabajadores forestales junto a sus familias, han escapado hacia los cerros y bosques, buscando lugares más seguros donde protegerse de eventuales sismos y tsunamis.

Hasta el momento tenemos la información de 5 trabajadores muertos, que laboraban para la empresa Arauco, de distintas zonas, lo cual es el aspecto más grave de este terremoto.

Trabajadores Fallecidos:

  • Iván Marcelo Bravo, trabajador de planta Constitución (Séptima Región), quien falleció junto a cuatro miembros de su familia a raíz del derrumbe de su casa.
  • Floridor Castro, trabajador de la empresa contratista Remanufactura Cholguán (Octava Región), que falleció aplastado por una ruma de madera al interior de la Planta.
  • Manuel Villegas Torres, trabajador de la empresa contratista Aserradero Horcones (Octava Región), también fallecido al interior de la Planta.
  • Iván Bravo Meza, trabajador de la empresa contratista Aserradero Viñales en Constitución (Séptima Región), quien falleció aplastado por su vivienda.
  • Guillermo Eliseo Velásquez, trabajador de la empresa contratista Forestal Celco (Octava Región), quien murió por el derrumbe de su vivienda.

Respecto de las viviendas de los trabajadores, no tenemos el número exacto de viviendas destruidas, pero hemos contabilizado a la fecha, más de 100 viviendas perdidas.

Respecto de las unidades productivas, debemos señalar que están recién entrando en funcionamiento algunos aserraderos y plantas de paneles y remanufacturas, pero las grandes generadoras de trabajo forestal, que son las Plantas de celulosa, aún no comienzan a operar, por lo que se vislumbra un oscuro panorama para los obreros de las áreas de cosecha, no descartándose despidos en los próximos meses.

En este último segmento debemos señalar que lamentablemente hay empresas contratistas que se están aprovechando de esta situación de catástrofe para despedir a sus trabajadores, sin derecho a indemnización, usando el artículo 159 que contempla el despido por "fuerza mayor o caso fortuito", y en otros casos se están haciendo cambios de razón social, pero finiquitando a los trabajadores sin indemnización y ofreciendo a cambio "como premio" un contrato nuevo pero con menor salario, terminando de paso con los sindicatos existentes.

Frente a esta ofensiva en contra de los trabajadores y los sindicatos la CTF, llama a los empresarios madereros y en especial a las empresas mandantes a proteger el empleo y la estabilidad laboral de los trabajadores forestales, promoviendo la búsqueda de alternativas a través del diálogo social, que permitan salir de esta catástrofe con el menor costo posible para los trabajadores y sus familias.

Si tantas veces el discurso empresarial fue que el principal capital con el que contaban las empresas eran sus trabajadores, es hora de demostrarlo, protegiendo dicho capital.

Finalmente, entregamos nuestro respaldo a la iniciativa de algunos parlamentarios, en torno a incrementar el "Bono Marzo" en las zonas afectadas por el Terremoto, para ir en ayuda de las familias que lo han perdido todo. Este bono de $ 100.000 sería una excelente oportunidad de ayudar a quienes están sufriendo, en forma rápida y oportuna.