Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN GRÁFICA DEL PERÚ (FGP)

Septiembre negro

Por Carlos Ortiz Cornejo, Secretario General Adjunto de la FGP

Artículos de Carlos Ortiz Cornejo editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FGP, Lima, 11/09/09.- El 11 de septiembre de 2001 cuando el Consejo Consultivo Laboral Andino-CCLA y la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur-CCSCS estábamos reunidos en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia presenciamos por televisión la caída de una de las torres gemelas símbolo del poderío económico y la globalización capitalista. No podíamos creer lo que veíamos pero nos imaginamos que esto generaría una incertidumbre económica mundial y no nos equivocamos porque al día siguiente las bolsas y el dólar cayeron en todo el mundo, mientras el precio del petróleo y los bonos aumentaron en un clima de total incertidumbre. El ataque certero sobre Estados Unidos lo dejo paralizado totalmente a lo que sumamos el hecho de que la economía mundial había ingresado hace meses en una recesión sin precedentes.

Estoy seguro que Nueva York ya nunca será lo que era sin sus torres gemelas, pero tampoco sabremos cuantas personas murieron en estos trágicos ataques contra las torres y el Pentágono que no sólo dejaron destrucción y muerte, sino también, la certeza de que la nación que se preciaba de ser guardiana del orden democrático en el mundo era tan vulnerable al terrorismo como cualquier otra. Cualquier noción de que Estados Unidos era invencible quedó enterrada bajo una monstruosa cantidad de escombros y fierros retorcidos donde antes se albergaban 430 compañías de 28 países. En el año 1996 tuve la suerte de conocerlas cuando con otros sindicalistas gráficos de América Latina de Argentina, Brasil, Chile, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y México agrupados en la entonces Federación Gráfica Latinoamericana, Filial Regional de la Federación Gráfica Internacional participamos en un Seminario sobre Relaciones Laborales y la Participación de los Trabajadores en el Centro de Estudios Laborales George Meany de Washington.

Luego de la caída de las torres gemelas algunos opinaron que habían sido destruidas para tapar el forado económico de los Estados Unidos y los planes expansionistas del presidente Bush para tener la justificación de atacar a IRAK y a otros países del medio oriente como ocurrió.

En este proceso de globalización en curso aún vemos que en las últimas décadas anidan dos fuerzas: aquellas que quieren no sólo una economía sino también una sociedad de mercado y de aquellas que entienden el mercado como una fuerza indispensable pero a ser regulada por la sociedad democrática. Las primeras buscan la conquista del mundo, las segundas su democratización. En esta contradicción muchos piensan en la contradicción imperio-democracia que emerge de esa coyuntura parece querer imponerse por la fuerza de las armas, el imperio a costa e incluso en contra de la democracia. En este concepto muchos se preguntan ¿Qué mundo nos espera luego de una guerra? Si la conquista imperial es exitosa, buscará definir otras y nuevas situaciones mediante la fuerza militar. En el Medio Oriente, más allá del resultado el incendio parece estar asegurado. En América Latina, tradicionalmente "patio trasero" de los Estados Unidos, es indudable que las dificultades presentes para la construcción democrática se agregará con mucha mayor fuerza que la actual "el veto" norteamericano sobre el rumbo que deben seguir nuestras democracias. La implantación de bases militares en Colombia con el consentimiento de su gobierno y el silencio cómplice de algunos gobiernos muestra claramente la intención de controlar a los gobiernos progresistas.

Hoy vemos que la economía mundial está atravesando por una crisis muy grave, aunque ya lo hemos dicho en otras oportunidades esta crisis es diferente a las anteriores porque esta vez todos los países que hacen de motores regionales están gravemente afectados. Ya no son solamente las economías de Japón y de Estados Unidos los que reducen el ritmo de sus economías, sino también Europa. Se divulgaron cifras de la crisis en Alemania, Gran Bretaña donde el desempleo va alcanzando niveles históricos y en Estados Unidos la cantidad de desocupados que buscan asistencia social crece cada día. Lo curioso es que estos países siguen invirtiendo fabulosos recursos en la fabricación de armas de destrucción masiva que bien podría aplacar el hambre y la miseria en que nos ha sumido el libre mercado. Hoy los países "ricos" que emplearon a los Inmigrantes ahora los persiguen como vulgares delincuentes, sobre todo, en España donde han puesto una cuota a la policía para que capture a los indocumentados. La UE con su "directiva de retorno" pretende castigar duramente a los migrantes que aportaron mucho al crecimiento de sus economías y los gobiernos nuestros nada hacen al respecto al margen de unas simples comunicaciones.

Aunque el gobierno del Perú que dijo al comienzo de la crisis que estamos blindados y que seríamos los que más creceríamos en América latina va sintiendo los efectos de la crisis y son los más pobres y los trabajadores/as, como siempre, los más afectados porque si hablamos de trabajo decente, digno como dice la OIT son los políticos que están en el poder ocupando cargos públicos los únicos de que gozan de este derecho así como la alta burocracia de los organismos de Naciones Unidos. Nadie puede dudar ahora que la crisis ha provocado el desplome de los precios de los metales que los países nuestros exportan a los países industrializados a través de sus transnacionales dueñas de nuestros países lo cual afecta seriamente el empleo aunque con ingresos miserables. Los únicos sectores que escapan por ahora un poco a este sombrío panorama son los hidrocarburos y textiles. En el caso de los hidrocarburos sin posibilidades visibles de generar inversiones que den valor agregado al gas. Perú y Bolivia tienen grandes reservas pero el costo por balón es de 12 a 14 dólares, pero seguimos avanzando.

Muchos han señalado cuando fueron destruidas la torres que ya nada sería igual en el mundo, Joaquín Márquez un analista político consultado en ese momento dijo que "el ataque terrorista perpetrado en Nueva York y Washington va a provocar cambios en el Gobierno de Estados Unidos (lo vemos con la elección de Obama que aún no sabemos que rumbo tomará por el silencio del golpe militar de Honduras). Se tendrá que redefinir dónde va a estar el balance entre las libertades ciudadanas y las medidas de seguridad para garantizar la vida" ¿Se habrá tomado en cuenta esta recomendación?