Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
FEDERACIÓN GRÁFICA DEL PERÚ (FGP)

Día del Periodista

Por Carlos Ortiz Cornejo, Secretario General Adjunto de la FGP

Artículos de Carlos Ortiz Cornejo editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - FGP, Lima, 02/10/09.- El 1º de octubre de cada año en el Perú se celebra el DIA DEL PERIODISTA, pero no crean que todo es felicidad en este día para los periodistas y, aunque muchos aseguran que es una profesión que pasa desapercibida, continua siendo una de las profesiones más peligrosas actualmente en el mundo por la forma en que en muchos países, incluido el nuestro, los hombres y mujeres de prensa son perseguidos, encarcelados, torturados y muertos por el solo hecho de decir la verdad y denunciar actos de corrupción que se ocultan bajo el manto protector de muchos gobiernos de turno. Ser periodista no es fácil en esta globalización de la información, es meterse en algo difícil, aunque se dice que el periodismo es el Cuarto Poder del Estado y que los gobiernos aseguran el derecho a la información e investigación vemos que es todo lo contrario. Basta dar una mirada para darnos cuenta como tratan a los periodistas, sobre todo a los honestos que tratan de cumplir a cabalidad con su conciencia e informar con la verdad a la opinión pública.

En el Perú ese día, se ha celebrado con una serie de problemas que afectan al gremio periodístico, recibiendo la como siempre la incomprensión de los poderosos que tratan por todos los medios de silenciar a los periodistas de los medios de comunicación que se atreven a decir la verdad. Podemos señalar como ejemplo la amenaza o el cierre de radios contrarios al gobierno como lo que ocurrió con Radio Bagua que recibió este día del periodista en plena disputa por la reapertura de la emisora, clausurada meses atrás por el Ministerio de Trasportes y Comunicaciones que alega razones técnico-legales para clausurar esta emisora. Sin embargo, los hombres y mujeres de prensa sostienen que la licencia de la emisora fue en realidad revocada porque la radio informó con amplitud la larga protesta de los indígenas amazónicos y sobre los disturbios del 5 de junio pasado que dejó como saldo 34 muertos por lo que el gobierno acusó a Radio Bagua de exacerbar los ánimos y muchos congresistas del Partido Aprista pidieron abiertamente su clausura lo que fue rechazado por las organizaciones gremiales y por diversos sectores políticos, así como por entidades internacionales. Los periodistas como en este caso, siempre son acusados por los poderosos y los políticos por difamación cuando ellos denuncian los malos manejos de los que dirigen y controlan el poder político y económico de nuestro país. Se suma a esto, los abusos que cometen los dueños de los canales de televisión, diarios, que reciben jugosas cantidades de dinero por parte del Estado para difundir propaganda estatal pagas con el dinero de todos los peruanos a través de los impuestos. Estos malos empresarios tampoco pagan salarios dignos, ni cumplen con las leyes sociales de los periodistas, mientras por otro lado el Poder Legislativo -hoy subastado por ineficiente ocasionado por el debilitamiento de los Partidos Políticos- solo busca la forma de dar Leyes a favor de los grupos de poder económico, otorgando poderes extraordinarios al Poder Ejecutivo para que legisle y así libremente pueda privatizar y vender los pocos recursos naturales que nos quedan. Sin embargo, vemos que a este Poder del Estado le queda tiempo suficiente para buscar alguna ley que sancione drásticamente a los hombres y mujeres de prensa honestos mientras los corruptos gozan de privilegios en cárceles doradas o con arrestos domiciliarios o simplemente gozan de las bondades del poder que los convierte en intocables ocupando cargos de confianza con jugosos sueldos mientras que la mayoría no llega a los 300 dólares americanos al mes.

Recordemos que en el gobierno del dictador Fujimori muchos medios de comunicación fueron comprados su línea editorial con dinero del Estado y, parece que el actual gobierno trata de imitar el accionar oscuro y corrupto de la dictadura fujimorista por lo cual su líder a sido condenado a sólo seis años prisión, condicionando la información a los intereses de los gobernantes y de los grupos de poder económico que tratan de esconder los hechos dolosos que cometen a diario los gobernantes, funcionarios de primer nivel y malos empresarios que se esconden bajo la mirada indiferente de quienes fueron elegidos para gobernar y no para cometer ni ocultar actos de esta naturaleza aprovechándose del poder que se les otorga a través del voto popular y que una vez instalados en el poder les importa poco arrastrar al abismo al país y convertir en millonarios a familiares y amigos en el corto periodo que les toca gobernar. Lamentamos también la persecución al diario la Primera donde los hombres y mujeres que laboran en ese diario son marginados y acusados por diferentes personajes ligados a los políticos actuales como el hijo del presidente Alan García que ha originado que el periodista Efraín Rúa haya sido condenado a tres años de prisión suspendida a causa de una demanda en su contra por Alan Simón García.

También podemos mencionar que los efectivos de la Policía Nacional y personal de seguridad del presidente Alan García siguen maltratando a los periodistas que cubren información en Palacio de Gobierno. Esta criticable actitud policial demuestra que si existe una orden de reprimir a los periodistas aunque el Ministro del Interior lo niegue

No podemos dejar de mencionar que en lo que va del año 126 comunicadores sociales sufrieron algún tipo de agresión por cumplir con el sagrado deber de informar con la verdad. De ese total de actos hostiles a los hombres y mujeres de prensa, 28 fueron amenazas u hostigamientos, 36 fueron agresiones físicas o verbales, 24 acciones de presión jurídica, 17 obstrucciones al ejercicio periodístico, la cuenta incluye siete detenciones arbitrarias e igual número de actos de presión administrativa de dos secuestros y cinco ataques con daño a la propiedad. Los atentados fueron cometidos por civiles privados, 41 por funcionarios civiles, 19 por militares y policías e igual número por elementos no identificados. Las víctimas fueron 56 periodistas de radio, 40 de televisión y 30 de prensa escrita.

Dada la propaganda pagada por el gobierno tampoco podemos ocultar que la opinión pública considera que los medios de comunicación actúan bajo la influencia del gobierno ya que la mayoría de los medios de comunicación pertenecen a intereses privados que comparten con el Poder Ejecutivo el apego al modelo económico neoliberal y silencian, marginan o satanizan las protestas sociales y las posiciones críticas o contrarias a la política como lo hace el Diario La Primera.

César Lévano afirma que los periodistas "estamos en una nueva época de sombra" en un contexto en el que "el poder mediático del gran capital y los políticos reaccionarios se ejerce, sin pausa, en el mundo entero" continua "en países atrasados como el Perú, la estrategia de los amos es ocultar la verdad, trivializar la información, eludir los debates serios, privilegiar los pleitos de alcoba, exhibir el crimen común y callar los crímenes cometidos desde arriba contra el pueblo, la patria y la cultura".

La historia de la fecha del Día del Periodista muestra que fue por la aparición del diario de Lima, primera publicación de América, aparecida el 1º de octubre de 1790, dirigida por el periodista español Jaime Bausate y Meza, quien sufrió represión y hasta exilio por supuestas simpatías con la Revolución Francesa. Prueba de la independencia relativa del diario de Lima se encuentra en el hecho de que no pudiera sobrevivir por falta de auspicios como ocurre en la actualidad con los medios de comunicación que no se someten al poder político ni ocultan los hechos que a diario ocurren que afectan los intereses del pueblo y la depredación de los recursos naturales.