Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CONFEDERACIÓN SINDICAL INTERNACIONAL (CSI)

Los sindicatos efectúan reclamos a los líderes con respecto a los impuestos a las empresas, los fondos privados de acciones y la responsabilidad empresarial

Foro Económico Mundial.

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 24 de enero de 2007 (La CSI EnLínea): Una delegación compuesta por 12 dirigentes sindicales internacionales que asistirá a la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos esta semana reclamará que las empresas rindan cuentas sobre los impuestos, el papel de las inversiones de los fondos privados de acciones y las responsabilidades sociales y medioambientales de las empresas.

Con el lanzamiento de la campaña "Trabajo decente para una vida decente"*, los representantes sindicales harán resaltar ante el mundo los principales impedimentos existentes en la economía mundial para que se creen trabajos decentes.

"El hecho de que los índices de los impuestos a las empresas estén cayendo a pique en todo el mundo mientras los países se abocan a efectuar competitivos recortes impositivos está teniendo una enorme repercusión negativa sobre los recursos necesarios para que haya buenos servicios públicos. Esto dificulta todavía más la meta de crear empleos decentes y combatir la pobreza mundial", dijo Guy Ryder, Secretario General de la CSI, quien junto con Sharan Burrow, Presidenta de la CSI, encabezará la delegación de Davos. "El principal tema del Foro de Davos -La ecuación sobre el desplazamiento del poder- plantea muchas cuestiones clave con respecto a la orientación de la economía mundial y las falencias que siguen existiendo", agregó.

En su declaración ante el Foro, el grupo de dirigentes sindicales analiza el creciente desplazamiento del poder, que se va escapando de manos de los trabajadores a medida que se socavan sus derechos fundamentales, disminuye lo que ganan en términos de productividad y la protección social sigue siendo una esperanza remota para muchos millones de personas de todo el mundo.

Los participantes sindicales también harán hincapié en la cuestión de los fondos privados de acciones y las inversiones de los fondos de contingencia. Al haberse gastado en 2006 alrededor de US$600.000 millones en tales adquisiciones y el doble de esa cantidad el año anterior, revisten importancia crítica las cuestiones relativas a transparencia, gestión empresarial y sostenibilidad, tanto más para las trabajadoras y trabajadores cuyos empleos, derechos y condiciones de trabajo se ven a menudo en peligro debido al comportamiento de esos fondos.

Siendo el crecimiento económico relativamente alto en todo el mundo, el fenómeno del "aumento del desempleo" también formará parte del orden del día sindical en Davos, donde los dirigentes sindicales también llevarán a cabo entrevistas con altos funcionarios de una serie de instituciones intergubernamentales con el fin de reclamar coherencia en la política mundial y que se coloquen las preocupaciones sociales y medioambientales en el centro de las tomas de decisiones.

Se unirán a Ryder y Burrow en Davos Luc Cortebeeck (CSC Bélgica), Vicepresidente de la CSI, John Evans, Secretario General de la CSC-OCDE, los dirigentes de centrales sindicales nacionales Agnes Jongerius (FNV Países Bajos), G. Rajasekaran (MTUC Malasia), Abdullah Muhsin (sindicatos iraquíes), Mirai Chatterjee (SEWA) y los Secretarios Generales de Federaciones Sindicales Internacionales Philip Jennings (UNI), Anita Normwark (ICM), Fred van Leeuwen (IE), Neil Kearney (FITTVC) y David Cockroft (ITF).

Nota:
* En la campaña mundial "Trabajo decente para una vida decente" se han unido la CSI, la CES, el Foro Social Progresista, SOLIDAR y Social Alert para conseguir que el trabajo decente ocupe el centro de las políticas sociales, económicas, de desarrollo, financieras y comerciales, tanto en el nivel nacional como internacional. Las organizaciones que componen esta alianza consideran que la noción de trabajo decente comprende un trabajo justo, remuneración adecuada, protección social, derechos sindicales y no discriminación.
Creada el 1 de noviembre de 2006, la CSI representa 168 millones de trabajadores y trabajadoras en 154 países y territorios y tiene 306 organizaciones afiliadas nacionales. El nuevo sitio de la organización es: http://www.ituc-csi.org La CSI también es miembro de la Agrupación Global Unions, cuyo sitio Web se puede consultar en http://www.global-unions.org
Contacto: Mathieu Debroux, agregado de prensa de la CSI / Correo
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones