Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL DE TRABAJADORES DEL CAMPO (CTC) GUATEMALA

Al pueblo trabajador de Guatemala en la celebración del 1º de mayo

La CTC MANIFIESTA:

Rebanadas de Realidad - CTC, Ciudad de Guatemala, 01/05/08.- Hoy primero de mayo la Central de Trabajadores del Campo y la Ciudad C.T.C saluda a todas y todos los trabajadores pero muy especialmente a miles de trabajadores que conformamos la clase obrera del valeroso pueblo de Guatemala. Un pueblo que ha sobrevivido décadas de represión, persecución y aniquilamiento de sus líderes para hacer desaparecer la máxima representación del sentir de los trabajadores a través de las organizaciones sindicales. Organizaciones que se niegan a desaparecer porque tenemos cimentada la convicción que sólo con organización conciente y consecuente lograremos alcanzar y hacer realidad el sueño de una sociedad más justa en donde el pensar diferente no sea el objeto y pretexto para reprimir y asesinarlos. A pesar de la represión ejercida durante décadas por aparatos aniquiladores de los poderes OCULTOS que gobiernan a su antojo a nuestro sufrido pueblo seguimos enfrentando la intolerancia de esos sectores, y a un Estado servil que responde a los intereses de los mismos. Estas actitudes de gobiernos serviles que han mantenido al pueblo de Guatemala sumido en las garras del analfabetismo que obstruye el desarrollo integral de nuestro pueblo negándonos la independencia y la libertad de poder integrarnos en un gobierno que exprese con conciencia los reales intereses de las grandes mayorías y rompa con la tradición de gobiernos que se han arrodillado ante los deseos imperialistas y expansionistas de los gringos, regalándoles nuestros recursos sin mediar condición ninguna.

Es por eso que hoy hacemos un llamado al pueblo trabajador guatemalteco para unificar nuestras fuerzas haciendo a un lado intereses mezquinos, sin racismo, discriminación y complejos inútiles que lo único que han logrado es dividirnos y facilitarles a los poderosos enseñorearse y esclavizar nuestro país manteniendo a nuestra gente en una vergonzosa condición de pobreza y pobreza extrema.

Es este el momento en que todas las organizaciones sindicales y sociales debemos de unir nuestras fuerzas como un solo hombre para enfrentar a las estructuras de poder que nos imponen modelos económicos que son la máxima expresión de un capitalismo salvaje que únicamente pretende la máxima ganancia a costa del hambre y miseria de nuestro pueblo.

El alto costo de vida, las desmedidas y abusivas alzas del petróleo y sus derivados, son el ejemplo del hambre insaciable de las transnacionales que esclavizan y exprimen a los pueblos pobres como el nuestro, sumiéndolos en la desesperación y la necesidad de tener que emigrar a las grandes ciudades. Campesinos despojados de su medio de subsistencia como lo es la tierra, forzados a emplearse a si mismos en actividades inmersas en la informalidad y en el peor de los casos mendigar y prostituirse, razón que obliga a nuestros jóvenes a delinquir. A pesar de lo antes mencionado ningún gobierno ha generado una política de empleos con salarios justos que respondan a las necesidades de trabajo del cual estamos urgidos, y que los mismos cubran como mínimo las necesidades básicas de las familias.

Es nuestra la tarea, es nuestra la lucha pero solo tendrá éxito si cada uno de nosotros los organizados nos encargamos de hacer realidad la premisa del libro sagrado de nuestros ancestros Mayas que a través del Popol Vuh reza “ que todos se levanten que nadie se quede atrás” .

En el contexto actual de Guatemala, esta lucha debe darse en tiempos de paz, con las armas propias de los tiempos de paz. En consecuencia, habrá que encontrar las vías para rescatar el contenido valioso del Primero de Mayo y volver a darle su importancia en la lucha, que deben ir mucho más allá de lo solamente reivindicativo. Se trata en esencia de una manifestación de lucha de los explotados y oprimidos contra los explotadores y opresores. No hay muchas formas de decirlo. Debemos impregnar nuestra marcha de contenido de clase, con lo cual adquirirá, entonces, una nueva dimensión que sólo puede calificarse como auténticamente revolucionaria.

Por una sociedad más justa

¡¡QUE VIVA EL PRIMERO DE MAYO!!

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Miguel Ángel Lucas, Secretario General de la CTC.