Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COLECTIVO DE TRABAJADORES EN REVOLUCIÓN - UNION NACIONAL DE TRABAJADORES DE VENEZUELA (CTR-UNETE) / Web del CTR

Los averiguadores

Por José Manuel Ureña, CTR

Informaciones del CTR-UNETE editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - CTR-UNETE, Caracas, 11/04/09.- En vista de lo que aun significa enfrentar el poder económico y político, como el que originó la población trabajadora empobrecida por la rapaz actitud especulativa del comerciante el 27 de febrero de 1989 en Venezuela, el proletariado o pueblo desposeído de riqueza continúa desafiando a los que sirven al capitalismo.

Este país requiere al pueblo que entrega diariamente su sangre y sudor para que el burgués obtenga ganancias que se le otorgue la cualidad de soberanía frente al rapaz capitalista sin escrúpulo alguno. Esta generación obrera joven ha de conquistar la soberanía humana del trabajo y los que se intitulan de ser socialistas están en el deber de apoyarla, porque ese ideal es el espíritu de la “Revolución Bolivariana” en el porvenir de los próximos años del siglo XXI. La generación obrera venidera deberá sentirse orgullosa del esfuerzo planteado.

La marcha de la unidad en revolución que exige en este momento la nación Republica Bolivariana de Venezuela, no es solo de los desposeídos de riqueza. Se trata de todo aquel convencido de aceptar la humanización de la vida como el camino para transitar hacia un futuro mejor y convertirse en la convocatoria con mayor sentido, en el que trabaja en este país de Suramérica. Teóricamente esta fundamentada del punto de vista socialista, antiimperialista y en consecuencia, internacionalista. Es preciso encaminar la humanización voluntaria cuando se usa la naturaleza, todo lo que nos entrega ella como valores de uso sin factura alguna.

Todos los que habitan en este país queremos progresar, vivir mejor y que, el que se desempeñe como dirigente asegure la confiabilidad de lograrse tal esperanza, dentro de un régimen humanista, trabajador, solidario, armonizador y sin la explotación de el hombre por el hombre. Entre el orden de nuevo tipo, la comunidad económica socialista debe ser la numero (1), la pequeña producción mercantil debe ser numero (2) y la ultima la capitalista, es decir, la numero (3). ¡es la libertad humanista de vida la que debe marchar adelante y se debe averiguar porque! Son dos principios, el humanismo político de estado y humanismo voluntario, bajo la dirección comunitaria de legislación ejecutiva, directa y abierta como valor de uso al servicio humanista de la nación como un todo social.

Muchos países marchan adelante en esta dirección buscando cohesionar el “humanismo” y enfrentan las practicas enemigas de esta idea, que están siendo vencidas, Gaza es ejemplo y Venezuela esta derrotando la tendencia puntofijista.

Gracias a la marcha emprendida por la clase obrera contra CAP, ITALO del Valle Alliegro, Rafael Caldera y contra los que hoy siguen esa tendencia apátrida y de esa humanidad o criminal aberrante desde el 27 de febrero de 1989 y la asumida por Hugo Chávez Frías.

El trabajo en revolución afronta la virulencia oportunista que trata de anarquizar a la clase obrera y confabularse para defender el capitalismo de estado, pactando este propósito contra el socialismo anticapitalista.

Este episodio puesto en práctica ya en los escenarios de opinión pública deben ser combatidos y los trabajadores en revolución estamos llamados a cumplir esta tarea, como lo asumió, sin apoyo político la población trabajadora empobrecida el 27F desde Guarenas, Caracas y todas las regiones de la República de Venezuela para entonces. Es lo que se aspira que marche adelante... desde Aragua.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de María Marcela Máspero, Coordinadora Nacional del CTR-UNETE