Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COLECTIVO DE TRABAJADORES EN REVOLUCIÓN - UNION NACIONAL DE TRABAJADORES DE VENEZUELA (CTR-UNETE) / Web del CTR

Carta Sindical Nº 3

EDITORIAL

Informaciones del CTR-UNETE editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - UNETE-CTR,Maracaibo, 31/03/09.- La Carta de hace poco más de 10 días se ha quedado chiquita frente a la cantidad de información que generan las luchas sindicales y las tomas de posición y los debates que se generan al interior del movimiento sindical y en la relación del movimiento de los trabajadores con el conjunto del país.

Junto a la reseña de las luchas del movimiento de la clase trabajadora, siempre corta por el espacio (aun cuando los bit se comportan mejor que los átomos), reseñamos una prosecución del debate en torno al intento de crear una alianza Chirino-sectores de la CTV.

Albergamos así dos entrevistas. Una a Orlando Chirinos y otra a Froilán Barrios. Las dos cabezas visibles de ese intento de alianza. Chirinos intenta, como ya es costumbre, defenderse atacando. Barrios, en cambio, nos asombra con descubrimientos tan novedosos, en el campo de la lucha sindical y de la lucha de clases, como la colaboración obrero-patronal, la cogestión alemana o el hecho que el empresario no tiene riqueza debido tan sólo a la extracción de plusvalía, sino a “la historia económica del país”. La historia económica del país ha visto a las clases poseedoras criollas usufructuar del poder del Estado para enriquecerse, efectivamente, mucho más a través del saqueo inclemente de los dineros públicos y de la entrega pagada del país al imperialismo, que de la simple extracción de plusvalía. Es decir nuestra burguesía es rentista y rehuye el compromiso con la producción de mercancías (a través de cuya venta se realiza la plusvalía). Una historia ya conocida desde los años 60 del pasado siglo.

Otra cosa, muy conocida, pero reconocida, ¡ni de vaina! por parte de tecnócratas y burócratas es la entrada en lucha, decisiva, de los trabajadores en el conflicto sobre las competencias de puertos y aeropuertos. En las crisis, los trabajadores saben qué debe y cómo debe hacerse, dónde están los recursos, quienes los controlan realmente, qué alternativas reales existen.

Federaciones importantes como Fetraelec (electricidad) y Fedesiemhidroven (aguas) se pronuncian sobre esos dos aspectos fundamentales de nuestra vida económica. Esta última realizó su II Congreso y tomó decisiones que están recogidas en estas páginas.

Algo que empezó a pasar, pero que reseñaremos en las próximas cartas, son los primeros análisis y evaluaciones de las “medidas anti-crisis” tomadas por el gobierno nacional.

Finalmente, unas palabras sobre este esfuerzo. Como puede notarse, los materiales se presentan sin introducción alguna. Ello se debe a dos consideraciones. Una, que el lector podrá hacerse su propia opinión. Dos, que las fuentes están claramente especificadas y cada quien puede profundizar en las mismas si lo desea (y si tiene tiempo para ello). Hay quien objetará, por cierto, algunas de las fuentes. Su derecho. Nosotros, desde hace años, sostenemos que la propia información oficial y oficiosa es más que suficiente para mostrar las contradicciones y miserias del propio sistema. No otras cosas hicieron los maestros del movimiento obrero. El capitalismo británico tiene sus más duros críticos en los libros azules producidos por las investigaciones del parlamento y cuyos datos llenan páginas enteras de El Capital de Marx. Lenin elabora la teoría sobre el imperialismo a partir, por cierto, de autores ni marxistas ni socialistas. Sin querer, por la misma inmediatez de la información, medios burgueses, ferozmente enemigos del movimiento de la clase trabajadora, no pueden sino dejar pasar un flujo importante de información poco trabajada, poco ideologizada, sobre las luchas de la clase obrera y otras clases subordinadas. ¿Por qué renunciar a la misma?

Nuestro trabajo real, el que ofrecemos a los compañeros y compañeras del movimiento obrero y de masas, es el de la selección y organización de la información. Ese flujo desorganizado pierde fuerza exactamente por la inmediatez y el “ruido” del conjunto de informaciones distintas y contradictorias que sepultan estas vivencias reales de la clase. Cuando lo organizamos, así sea de la manera más torpe posible, rompemos la inmediatez y eliminamos gran parte del ruido. La información, entonces, recobra sentido, pertinencia, orden, lógica. Se transforma en arma de reflexión y de lucha. Nada más y nada menos. Esa es toda nuestra pretensión.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de María Marcela Máspero, Coordinadora Nacional del CTR-UNETE