Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COLECTIVO DE TRABAJADORES EN REVOLUCIÓN - UNION NACIONAL DE TRABAJADORES DE VENEZUELA (CTR-UNETE) / Web del CTR

Sindicatos de la UNETE exigen esclarecimiento de asesinatos de dirigentes sindicales

Informaciones del CTR-UNETE editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - UNETE-CTR, Caracas, 27/07/09.- En reciente reunión de dirigentes de sindicatos afiliados a la UNETE, militantes del Colectivo de Trabajadores en Revolución, en la que participaron Ramón Blasco, Eduardo Sánchez, Marcela Máspero, Edgar Jiménez, José Rondón, Servando Carbone, Ana Yánez, Lili Rincón, Ulices Betancourt, Alberto Rodríguez, Luis Borges, se acordó exigir nuevamente a las autoridades competentes el esclarecimiento de los asesinatos de dirigentes sindicales, particularmente los hechos ocurridos en el Estado Aragua, en Mitsubishi, los extrabajadores de Coca Cola en Portuguesa, un trabajador activo de Coca Cola en Valencia y el más reciente, la muerte de Argenis Vásquez, del Sindicato de Toyota en Cumaná.

Todos estos asesinatos se dieron en el marco de conflictos con empresas transnacionales, como Alpina, Coca Cola, Mitsubishi y Toyota y es necesario dar a conocer los resultados de las investigaciones, si es que estuviesen concluídas, ya que en casi todos, excepto los de Coca Cola se conocen los autores materiales y han sido apresados algunos, pero no el móvil, ni los autores intelectuales.

En el caso del asesinato del compañero Argenis Vásquez, se están realizando asambleas de base de todos los sindicatos afiliados a la Federación Regional URT del Estado Sucre, que se iniciaron la semana pasada en La Gaviota, a la cual asistió el cro. José Antonio García, Coordinador de esa Federación y el clamor de la clase obrera es JUSTICIA PARA ARGENIS!, y hasta la fecha solo se conoce uno de los presuntos autores materiales y no hay ningún otro tipo de respuesta.

Para nosotros está muy claro, señalaron los dirigentes del CTR- UNETE que uno de los móviles que estarían presentes, como quedó en evidencia pública y notoria en el caso de Mitsubishi es el conflicto laboral y la política de los sectores patronales de acabar con los sectores sindicales clasistas, y debemos prevenir y combatir la “colombianización del movimiento sindical” en nuestro país, política dirigida por las transnacionales y ejecutada por los paramilitares y sicarios en el vecino país, y que ha cobrado cerca de 3000 mil vidas de dirigentes clasistas.

En estos casos es urgente el pronunciamiento a fondo de los organismos competentes, para lo que exigimos el mismo trato que se da a casos de crímenes donde están involucrados políticos o empresarios, como el caso SINDONI, que han sido resueltos prácticamente en horas. Queremos respuestas para los familiares de nuestros compañeros, para los trabajadores, para el país.

El otro matiz del sicariato vinculado al movimiento de trabajadores, es la violencia que se ha generado en el sector sindical de la construcción y petrolero, que ha ocasionado también gran cantidad de trabajadores asesinados, con mayor intensidad en los Estados Bolívar, Zulia, Aragua, Carabobo, Anzoátegui y Miranda, y a la cual hay que ponerle correctivos, en una política conjunta y coherente del Estado, con el movimiento de trabajadores, las comunidades y el sector patronal.

Desde el CTR-UNETE denunciamos que esta práctica degenerada tiene su origen en los cabilleros de AD de los sindicatos de la IV República y la rechazamos contundentemente, porque no tiene nada que ver con la postura de clase y mucho menos, revolucionaria, de un nuevo movimiento sindical. Hacemos un llamado a los dirigentes de estos sectores, a deslindarse y erradicar estas prácticas de violencia y terror, cultura de la muerte, y a ejercer un sindicalismo apegado a los principios y valores hacia la justicia la dignidad y la cultura de la vida y la paz.

También hacemos un llamado a los trabajadores y a los sectores de las comunidades a trabajar intensamente para erradicarla en todos los sectores del país.

Exigimos a los organismos competentes: Ministerio de Interior y Justicia, CICPC, Fiscalía y Defensoría del Pueblo: el pronunciamiento contundente y la instalación inmediata de un espacio para la participación de los actores sociales conjuntamente con el Estado, de manera de articular una política que acabe con este grave flagelo y se tomen medidas preventivas.

Para finalizar los dirigentes señalaron que estarían llevando esta propuesta ante la Coordinación Nacional de la UNETE y el resto de las organizaciones afiliadas sectoriales y regionales, para convocar movilizaciones a estas Instituciones exigiendo celeridad y justicia.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de María Marcela Máspero, Coordinadora Nacional del CTR-UNETE