Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - ARGENTINA

Murió José Rodríguez, Secretario General de los trabajadores mecánicos

Por Oscar A. Cuartango, Ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires

Artículos provistos a Rebanadas por el Estudio Cuartango:

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 08/11/09.- El sábado 7 de noviembre, los trabajadores mecánicos y el sindicalismo argentino despidieron a José Rodríguez, que en vida dirigió los destinos del gremio mecánico durante 36 años y lideró el primer paro contra la dictadura. En efecto, como integrante del llamado "grupo de los 25", junto a Saúl Ubaldini y Roberto García, estuvo entre los dirigentes que lideraron el primer paro contra la dictadura militar que fue salvajemente reprimido.

Su trayectoria laboral se inicia con su ingreso a la empresa Deutz, en Haedo, donde comenzó su actividad gremial, pero su proyección sindical se remonta al año 1966, cuando junto con Dirck Henry Kloosterman integraron la Lista triunfadora en calidad de Vocales, para luego, con escasos treinta y tantos años, encabezar el proyecto conocido con el nombre de Movimiento Nacional de Unidad Automotriz "Lista Verde", que ganó rápidamente la confianza de los trabajadores mecánicos y triunfó en las elecciones generales del año 1968, dando paso a una nueva etapa en la historia del Gremio que tuvo su primera sede, en la vieja calle Victoria N° 535 de Capital Federal, actual Hipólito Yrigoyen y obtuvo su Personería Gremial, bajo el número 8, el día 20 de noviembre de 1947.

En el mes de febrero de 1970 se llevó a cabo la Primera Conferencia Regional Latinoamericana, entre la FITIM (Federación Internacional de Trabajadores de la Industria Metalmecánica) y el SMATA, en forma conjunta.

La nueva conducción encabezada por Kloosterman y Rodríguez, promovió la lucha por la eliminación de las diferencias salariales en las concesionarias de las distintas regiones, conocidas como las Quitas Zonales. Esta lucha logró equiparar todos los salarios de la actividad, marcando un hito en los logros sindicales mecánicos.

Afiliado al peronismo desde los 18 años, Rodríguez accedió a la conducción del Smata en 1968, cuando fue nombrado secretario adjunto.

Pocos años después, alcanzó el mando del gremio, tras el asesinato de Dirck Henry Kloosterman, ocurrido el 22 de mayo. En ese año ya integraba el consejo directivo de la Confederación General del Trabajo, que lideraba José Ignacio Rucci, asesinado el 25 de septiembre.

Habiendo padecido encarcelamientos por adoptar medidas de fuerza en contra de la dictadura militar, Rodríguez sólo perdió el control del gremio de los mecánicos durante la dictadura, recuperándolo poco después del advenimiento de la democracia, cuando el presidente Raúl Alfonsín rehabilitó la actividad gremial.

Enrolado en el grupo sindical conocido como "los Gordos" de la CGT, Rodríguez tuvo fuertes enfrentamientos con su colega de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Lorenzo Miguel, por el control del sector, que en la mayoría de los países se agrupa en una sola organización "metalmecánica".

Junto con Saúl Ubaldini (cervecero), José Luís Castillo (electricista naval), Roberto García (taxistas) y Osvaldo Borda (caucho), entre otros, formó la Comisión Nacional de los 25 durante la dictadura, que en el ámbito político, derivó en lo que se conoció luego como la renovación peronista, liderada por Antonio Cafiero.

Integró el bloque de diputados nacionales peronistas en dos oportunidades -entre 1985 y 1989 y entre 1991 y 1995, períodos en los que el sindicalismo tuvo gran representación legislativa y se desempeñó como presidente para América Latina y el Caribe y vicepresidente a nivel mundial -integrando su Directorio- de la Federación Internacional de Trabajadores de Industrias Metalúrgicas (FITIM).

A los 74 años, y tras sufrir una larga enfermedad, murió el viernes 6, pero por la dolencia que padecía había abandonado la conducción de los mecánicos en el pasado mes de abril, siendo reemplazado por quien hasta entonces era su adjunto, Mario Manrique.

Quienes lo conocimos en sus largos años al frente del SMATA destacamos capacidad de conductor y su habilidad para negociar con las empresas y cámaras empresarias y conseguir inmejorables aumento de salarios, lo que llegó a convertir a los mecánicos en una suerte de trabajadores de elite, en la comparación de sus remuneraciones con las del resto del espectro laboral.

Para ello, adoptó la impronta acuñada por el metalúrgico Augusto Timoteo Vandor de presionar y negociar, que es lo que siguen haciendo los líderes sindicales en el país. El Gordo Rodríguez, fue un "maestro" en ese difícil arte de presionar y negociar hasta obtener los sueldos más altos posibles para su sector.

Con el desaparece una figura emblemática del sindicalismo argentino, con quien puede haberse coincidido o disentido en muchas cosas, pero dotado de una personalidad fuerte, polémica, difícil, comprometida, poseedor de convicciones firmes que defendió incansablemente con todos los medios a su alcance. Su ausencia no pasara desapercibida, los trabajadores mecánicos y el sindicalismo aargentino han perdido un gran dirigente.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones