Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - MÉXICO

Mensaje a la embajada de la República Checa

Por Cuauhtémoc Amezcua Dromundo, Presidente del Partido Popular Socialista

Artículos de Cuauhtémoc Amezcua Dromundo editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Ciudad de México, 24/12/09.-

Ciudad de México, diciembre 22 de 2009.
Ing. Jirí Havlík, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario
De la República Checa,

Señor embajador:

Le solicitamos de manera atenta y con respeto, se sirva hacer llegar al Gobierno de la República Checa y a la Presidencia del Senado, nuestra preocupación frente a un hecho que se contrapone con las normas del derecho democrático general que rigen en la gran mayoría de los países del mundo, destacadamente las que rigen en la República Checa.

En el Senado de vuestro país existe un grupo que se ha constituido en enemigo de las libertades democráticas elementales, tal y como sucedió en los Estados Unidos con el tristemente célebre caso del senador Joseph McCarthy, entre 1947 y 1957, quien presidió la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado. McCarthy es hoy en día motivo de vergüenza para las Instituciones de su país, por la persecución anticomunista de que hizo objeto a numerosas personalidades, vulnerando la ética y el derecho.

En el caso de la República Checa, el Senado creó una Comisión temporal para el examen de la constitucionalidad del Partido Comunista de Bohemia y Moravia; la conducta de esa comisión trae a la memoria el nefasto antecedente ya citado. Esa comisión, por ejemplo, considera que el PCBM debe ser condenado por compartir la visión marxista, siendo el marxismo una filosofía, una concepción del universo y de la vida, plenamente reconocida y respetada en el mundo entero, incluso por quienes no la comparten, con la única excepción de las fuerzas antidemocráticas más recalcitrantes. Como es fácil ver, el anticomunismo del grupo de senadores checos comparte la misma base irracional que sostenía el grupo que comandó McCarthy, con un elemento agravante: que por lo menos en el caso del senador por Wisconsin, se puede aducir que eran los tiempos de la Guerra Fría y que ésta generaba un clima propicio para el embotamiento de la inteligencia, el brote de las malas pasiones y las violaciones al derecho y las libertades democráticas. No es el caso hoy.

Queremos agregar que hemos leído con atención la Constitución de la República Checa y que en ninguna parte, desde su preámbulo hasta la conclusión de su articulado, encontramos base alguna para proceder de la manera que ese grupo intenta hacerlo respecto del PCBM.

En México guardamos gran admiración y afecto fraternal por el pueblo checo, por las luchas que ha librado a lo largo de muchas centurias contra las tiranías y por construir un porvenir cada vez mejor, libre, democrático y justo.

Agradecemos su atención