Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Programas nucleares de Irán y Corea del Norte son pruebas tempranas para Obama

Hay apoyo bipartidista para una gama de medidas en materia de no proliferación.
Por Jacquelyn S. Porth, Redactora

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 22/01/09.- Especialistas en control de armas de las épocas de Bush y Clinton advierten que el problema más acuciante para la nueva administración de Obama será hallar la forma de paralizar los programas de armas nucleares de Irán y Corea del Norte.

El subsecretario de Defensa saliente Eric Edelman dijo en una conferencia que tuvo lugar el 8 de enero en el Instituto estadounidense para la Paz que hay apoyo bipartidista para que el nuevo presidente pueda crear una política de apoyo para abordar el problema de la proliferación con eficacia. Pero el nuevo presidente tiene que actuar con celeridad, dijo, ya que la posible proliferación en el Oriente Medio y Asia Oriental crearía un enorme problema si las armas no estuvieran debidamente custodiadas.

La nueva administración ha de evitar la posibilidad de que un grupo terrorista llegue a hacerse con armas nucleares, dijo la panelista Wendy Sherman, quien será una de las asesoras de la futura secretaria de Estado Hillary Clinton. Sherman, que fue coordinadora de políticas sobre Corea del Norte durante la presidencia de Bill Clinton, dijo que los esfuerzos dirigidos a eliminar los programas nucleares de la península de Corea también exigirán una enorme participación internacional.

El ex secretario de Defensa William Perry dijo que el mundo afronta el peligro de que la proliferación se desencadene y surjan más países con armas nucleares si los programas de Corea del Norte y de Iran no se detienen. "Estamos al borde de la proliferación nuclear", dijo.

Perry, que ha trabajado en política nuclear y asuntos de control de armas durante toda su carrera y que ahora es investigador principal en la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, dijo que la producción de plutonio de Corea del Norte y el ensayo nuclear que realizó en octubre de 2006 han sido las actuaciones más peligrosas desde el fin de la Guerra Fría. Sin embargo, también dijo que se puede encontrar una solución diplomática.

Perry tiene mucha menos confianza en lo que se refiere a hacer que Iran retroceda en sus ambiciones nucleares, en particular, porque a su juicio las conversaciones de la Unión Europea con Irán parecen no llegar a ninguna parte. Para complicar el problema, dijo, está el punto de vista de Israel en la situación. Israel no se quedará sentado mirando, advirtió, mientras Irán da los pasos finales para convertirse en una potencia nuclear.

Perry participó en una mesa redonda en Washington sobre el nuevo paradigma en materia de seguridad y en la charla dijo que el presidente Barack Obama probablemente se enfrente a "un momento de crisis" con Irán en su primer año en el cargo.

Perry dijo que revertir la proliferación nuclear exigirá un liderazgo estadounidense firme, y elogió la vehemencia de Obama en su postura durante la campaña, cuando hizo un llamamiento a un mundo libre de armas nucleares. Obama, sin embargo, aclaró su pronunciamiento diciendo que mientras existan armas nucleares, Estados Unidos tendrá que retener una fuerza nuclear disuasoria que sea creíble y segura.

El asesor de no proliferación nuclear de la administración de Bush, Robert Joseph, dijo que si Estados Unidos no mantiene un disuasivo nuclear, seguro y creíble, contra las armas nucleares corre el riesgo de perder la confianza de sus aliados que consideran a Estados Unidos como su paraguas de seguridad nuclear.

Perry indicó que Obama debe sensibilizar al mundo de los peligros de las armas nucleares y al mismo tiempo reducir las existencias nucleares. Al principio, dijo, el nuevo presidente debería invitar a los rusos a negociar un nuevo tratado para reducir el número de armas nucleares de cada país.

Obama debe también trabajar con el Senado para obtener su consejo y consentimiento para el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT) de 1996 que prohíbe todas las explosiones nucleares, dijo Perry. También dijo que el presidente debe proponer un tratado por el que se prohíbe la producción de material fisionable para uso en armas nucleares.

Tanto Sherman como Perry instaron a un mayor apoyo estadounidense al Organismo Internacional de Energía Atómica en su misión para fortalecer el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1968.

Todas las propuestas de los participantes en la mesa redonda estaban vinculadas con las declaraciones que Hillary Clinton pronunció durante su comparecencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado el 13 de enero para la confirmación de su cargo, en las que dijo que la administración de Obama sería líder en "trabajar con otros para reducir el almacenamiento nuclear actual y prevenir el desarrollo y uso de nuevas y peligrosas armas". Prometió trabajar con Rusia para que ambos países quiten sus misiles del "sistema de alerta instantánea".

Clinton dijo que Estados Unidos tratará de sacar a flote el régimen de no proliferación e intentará también que el Senado ratifique el tratado de prohibición de ensayos y se reanuden las negociaciones para un tratado que prohíba la producción de material fisionable.