Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Presidente expone su agenda para la recuperación económica del país

Destaca energía, educación y salud.
Por Merle David Kellerhals Jr., Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Informaciones relacionadas:

Presidente de la Reserva Federal dice que la economía de EE.UU. atraviesa por una contracción severa - Por Merle David Kellerhals Jr., Redactor
Discurso del presidente Obama ante sesión conjunta del Congreso

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 27/02/09.- El presidente Obama habló a los estadounidenses en una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, para referirse a sus planes para estabilizar, revitalizar y expandir la economía de Estados Unidos, que se ha debilitado y está afectada por una variedad de fuerzas en conflicto, desde la dificultad para obtener créditos hasta el inestable mercado de valores.

En su discurso, transmitido por las emisoras nacionales de televisión el 24 de febrero, estableció su agenda económica para ampliar las oportunidades de trabajo, facilitar el crédito para revigorizar las inversiones, se refirió a los prolongados esfuerzos para mejorar las necesidades energéticas mientras se reduce la dependencia del petróleo, habló de ampliar la atención a salud para los estadounidenses, y comenzar el repliegue en fases de las fuerzas de Estados Unidos destinadas en Iraq.

"Reconstruiremos, nos recuperaremos, y Estados Unidos saldrá de esto más fuerte que nunca", dijo Obama ante una repleta Cámara de Representantes. "El peso de esta crisis no determinará el destino de esta nación", añadió.

El presidente admitió que el impacto de la recesión es real, pero también dijo que no comenzó con el colapso del mercado interno de viviendas o cuando los mercados de valores comenzaron a declinar bruscamente. "Sabemos desde hace décadas que nuestra supervivencia depende de encontrar nuevas fuentes de energía. Sin embargo, importamos más petróleo ahora que nunca antes", afirmó.

Los aumentos anuales en el costo de la atención de la salud erosionan los ahorros, mientras Washington demora las reformas, aseveró Obama. "Nuestros niños competirán por empleos en una economía mundial para la cual demasiadas de nuestras escuelas no los preparan", indicó.

Obama instó al Congreso a trabajar en favor de revitalizar la debilitada economía y comenzar a establecer los nuevos cimientos para mejorar la prosperidad de Estados Unidos.

Pronunció su discurso a continuación de la promulgación de un paquete de estímulo económico de 787.000 millones de dólares, diseñado para corregir las deficiencias en la economía, estabilizar el sistema bancario, frenar la ejecución hipotecaria y salvar o crear 3,5 millones de puestos de trabajo en todo el país. Junto al paquete de estímulo hay medidas del Departamento del Tesoro y de la Reserva Federal de Estados Unidos para ayudar a las entidades financieras a eliminar valores problemáticos, que esencialmente han ahogado los préstamos a las empresas y a los consumidores.

El plan de estímulo también incluye créditos tributarios para la educación y un crédito tributario a los ingresos para el 95 por ciento de las familias trabajadoras que entrarán en vigor el 1 de abril, dijo el presidente.

En un testimonio previo, el 24 de febrero, Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, dijo a la Comisión de Banca del Senado que la economía de Estados Unidos pasa por una "grave contracción", pero que con una serie de medidas enérgicas del gobierno por parte del presidente y el Congreso, junto al estímulo monetario de parte del banco central del país, la recuperación podría comenzar el año próximo.

"Si las actuaciones que tome la administración Obama, el Congreso y la Reserva Federal tienen éxito en restaurar en alguna medida la estabilidad financiera, y solamente si ese es el caso, desde mi punto de vista, hay una perspectiva razonable para decir que la actual recesión terminará en 2009 y que el año 2010 será el año de la recuperación", aseveró Bernanke.

Al referirse a su agenda económica Obama también garantizó al Congreso y al pueblo estadounidense que habrá supervisión para ver cómo se gasta el dinero federal en la recuperación y como está siendo utilizado por las entidades financieras. Designó al vicepresidente Biden para dirigir la supervisión junto a un inspector general que localice el desperdicio y el fraude que se pueda producir en el gasto de fondos federales.

"Por lo tanto, el plan de recuperación que aprobamos es el primer paso para lograr que nuestra economía vuelva a encaminarse. Pero es sólo el primer paso. Porque incluso si no cometemos ningún error al administrar este plan, no habrá una recuperación real a menos que solucionemos la crisis de crédito que ha debilitado seriamente a nuestro sistema financiero", dijo Obama.

El presidente reveló que se está creando un fondo de préstamos que ayudará a conceder préstamos para comprar automóviles, pagar la educación universitaria y para las empresas pequeñas. Se ha lanzado un plan para la recuperación de la vivienda para ayudar a evitar las ejecuciones hipotecarias, reducir los pagos a plazos de las hipotecas y ayudar a los dueños de viviendas a refinanciar sus hipotecas.

Obama se comprometió a actuar con toda la fuerza del gobierno federal para asegurar que los principales bancos de los que dependen los estadounidenses tengan suficiente confianza y suficiente dinero para otorgar préstamos a los consumidores y las empresas. Agregó que se supervisará de cerca la manera en que las entidades financieras gastan y prestan el dinero.

"El plan para la recuperación y el plan para la estabilidad financiera son los pasos inmediatos que estamos dando para reactivar nuestra economía a corto plazo. Pero la única manera de restaurar plenamente la solidez económica de Estados Unidos es hacer las inversiones a largo plazo que generarán nuevos empleos, estimularán nuevas industrias y promoverán un renovado ímpetu para competir con el resto del mundo", dijo.

La agenda del presidente incluye duplicar el abastecimiento nacional de energía renovable en los próximos tres años, las inversiones más grandes jamás hechas para financiar la investigación y la adición de miles de kilómetros de líneas eléctricas para ampliar los servicios de electricidad en todo el país. La agenda también pide hacer rentable y limpia a la energía renovable, el desarrollo de la energía eólica, la energía solar, biocombustibles avanzados, carbón limpio y automóviles y camiones más eficientes, aseveró.

El presidente dijo también que dentro de pocos días anunciará un plan para iniciar la salida en etapas de las fuerzas de Estados Unidos en Iraq, lo que permitirá ahorros que podrán ser utilizarse para impulsar los esfuerzos de recuperación.