Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Cooperación con México es fundamental para el éxito de la Iniciativa de Mérida

Liderazgo del presidente Calderón clave para la efectividad del esfuerzo conjunto.
Por Jim Fisher-Thompson, Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Informaciones relacionadas:

Iniciativa de Mérida entra en vigencia en Belice
Estados Unidos y Guatemala firman acuerdo para aplicar la Iniciativa de Mérida

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 27/02/09.- Una alianza entre Estados Unidos y México para parar el comercio de drogas y la violencia que amenazan la estabilidad de México va por buen camino, gracias al nivel de cooperación sin precedentes del presidente Felipe Calderón.

"México ha sido un socio extraordinario en la Iniciativa de Mérida y esa es una de las principales razones por las que el gobierno de Estados Unidos ha apoyado el acuerdo", dijo a America.gov el 20 de febrero la vicesecretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental Roberta Jacobson.

"Mérida nos asegura" que la cooperación estadounidense con México continuará en la lucha contra el comercio de la droga y la violencia en aumento que ha causado más de 5.000 muertes en México en 2008, dijo Jacobson.

La iniciativa, anunciada por primera vez en octubre de 2007 por el entonces presidente Bush, está diseñada para mejorar los esfuerzos de los gobiernos en parar el tráfico de drogas y el crimen transnacional organizado, a la vez que mejora también el estado imperio de la ley en México y América Central. (Véase Iniciativa de Mérida contra el crimen transnacional).

Según indica el Departamento de Estado, alrededor del 90 por ciento de la cocaína que entra en Estados Unidos viene por medio de un comercio controlado por tres principales cárteles mexicanos de drogas controlados que han emprendido guerras territoriales y batallado con las autoridades mexicanas con resultados mortíferos. En mayo de 2008 por ejemplo, el jefe en funciones de la policía federal de México fue asesinado por los cabecillas de la droga y en febrero de 2009 un convoy que transportaba al gobernador de Chihuahua fue atacado en Ciudad Juárez.

Después de ser elegido presidente en 2006, Calderón declaró la guerra a los cárteles y envió 6.500 tropas a contrarrestar la violencia relacionada con la droga en el estado de Michoacán.

En junio de 2008, el Congreso de Estados Unidos aceptó proporcionar 465 millones de dólares como la primera porción del fondo de la Iniciativa de Mérida. Aproximadamente 400 millones de este primer desembolso fueron a para México. En total, México ha de recibir 1.400 millones de dólares en un período de tres años para proporcionar capacitación a fiscales y oficiales de policía, comprar equipos como helicópteros y aeronaves de vigilancia y apoyar la reforma del sistema judicial y la inclusión de la sociedad civil.

Jacobson, que participó en la elaboración del acuerdo dijo: "Es importante recordar que Mérida fue posible sólo porque el presidente Calderón solicitó la ayuda, y ello es en sí mismo drástico. México no había solicitado asistencia al gobierno de Estados Unidos a este nivel nunca antes.

Este fue un gran cambio en las políticas, e hizo más fácil para el presidente Obama "hablar sobre el mantenimiento de nuestro apoyo a la lucha del presidente Calderón cuando se reunieron en enero".

Jacobson dijo que Calderón "aportó dos elementos que han hecho que esta alianza funcione. Primero, pidió que abordáramos la cuestión de la droga y el crimen organizado como un problema compartido en que ambos tenemos responsabilidad. Ahora, en el gobierno de Estados Unidos hay una sensación y reconocimiento de nuestra responsabilidad en este problema que ha tenido una resonancia muy positiva en la opinión pública mexicana.

"Segundo, Calderón realmente vino a la mesa con el deseo de que cooperásemos en cuestiones policiales y de inteligencia, para que los traficantes de drogas no pudieran explotar nuestras diferencias, técnica que utilizan habitualmente".

El liderazgo de Calderón ha implicado resultados drásticos, indicó Jacobson. "En 2008, se produjeron grandes decomisos de droga en México; más que nunca. El decomiso de efectivo más grande del mundo, más de 200 millones de dólares, se produjo en la residencia de una persona. El nivel de extradiciones a Estados Unidos realizadas por la administración en relación con la droga tampoco ha tenido precedentes".

Según el Servicio de Investigación del Congreso, las extradiciones de México a Estados Unidos de miembros de los cárteles de narcóticos, incluso el cabecilla del cártel del Golfo, aumentaron de 63 a 83 en 2007.

"Calderón también ha combatido a los funcionarios mexicanos corruptos de una manera que antes no habíamos visto", dijo la funcionaria estadounidense. "En el pasado, cuando se descubría a un funcionario corrupto se lo destituía de posiciones sensibles pero no necesariamente se lo llevaba ante la justicia. Ahora Calderón ha decretado que los juicios penales deben realizarse hasta conde conduzcan y se lleva a la gente ante la justicia".

Debido a estos logros, el entusiasmo del Congreso de Estados Unidos por la iniciativa continúa elevado y bipartidista, dijo Jacobson. "Aunque la Iniciativa [de Mérida] fue propuesta por una administración republicana, fue aprobada por el Congreso cuando éste estaba controlado por el partido demócrata"

Jacobson dijo: "No hemos visto ninguna indicación de los demócratas [en el Congreso] de que deseen terminar la Iniciativa de Mérida. También, recientemente, delegaciones del Congreso han realizado dos viajes importantes a México ... para examinar cómo va el asunto de Mérida, para examinar qué más podemos hacer y ello nos ha animado mucho".

Durante su estancia en la Ciudad de México la delegación se reunió con el Procurador General de México Eduardo Medina Mora, visitó instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y se reunió con funcionarios mexicanos de policía para dialogar sobre las reformas a los esfuerzos antidroga y su modernización.

Jacobson agregó que "las cosas pueden cambiar, tendremos que adaptarnos a las circunstancias inclusive en el terreno en México, pero no creo que haya razón alguna para albergar dudas sobre la continuidad de este apoyo muy firme para el presidente Calderón".