Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Obama dice que las fuerzas de combate serán replegadas de Iraq en 2010

Presidente planea repliegue en etapas para conservar la seguridad obtenida.
Por Merle David Kellerhals, Jr., Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 02/03/09 .- Estados Unidos replegará la mayoría de sus fuerzas de Iraq para mediados de 2010 mediante un procedimiento diseñado en etapas que cimentará la seguridad que obtenida al fortalecerse el gobierno iraquí.

"Para el 31 de agosto de 2010, nuestra misión de combate en Iraq terminará", declaró el presidente Obama, "ya que las decisiones más importantes para el futuro de Iraq las deben realizar ahora los iraquíes".

Al dirigirse a una audiencia de infantes de marina estadounidenses y sus familias en la base del Cuerpo de Infantería de Marina en Camp Lejeune, Carolina del Norte, el 27 de febrero, el presidente dijo que el repliegue de las fuerzas se medirá cuidadosamente y estará basado en consultas continuas con los comandantes militares en Iraq y con el gobierno iraquí.

"Nuestros enemigos no deben albergar ninguna duda: Este plan ofrece a nuestro ejercito las fuerzas y la flexibilidad que necesitan para apoyar a nuestros asociados iraquíes y para tener éxito", dijo Obama.

En la actualidad según el Departamento de Defensa de Estados Unidos, hay en Iraq 142.000 efectivos estadounidenses.

Una fuerza residual de entre 35.000 y 50.000 efectivos estadounidenses permanecerá en Iraq hasta el 2011 con la misión primordial de capacitar, equipar y asesorar a las fuerzas de seguridad iraquíes; realizar misiones específicas antiterroristas; y proteger los esfuerzos civiles y militares de Estados Unidos. Para finales de 2001, todas las fuerzas estadounidenses habrán sido replegadas según el Acuerdo del Estatus de las Fuerzas si el gobierno iraquí así lo aprueba. Lo único que podría alterar el calendario del repliegue sería que se produjera un nuevo brote de violencia por parte de la insurgencia.

El calendario por el presidente fue la recomendación principal del secretario de Defensa Robert Gates y el almirante de la Armada Mike Mullen, que preside el Estado Mayor Conjunto. La decisión final la tomó el presidente el 26 de febrero en la Casa Blanca. El plan de repliegue es algo más lento de lo que Obama había propuesto durante su campaña presidencial en 2008, pero tras amplias consultas con el Pentágono, el Estado Mayor Conjunto y los comandantes militares, así como diplomáticos en Iraq, el presidente decidió seguir el consejo de Gates y Mullen.

"En mi primer día completo en el cargo, solicité a mi equipo de seguridad nacional que llevara a cabo una revisión integral de nuestra estrategia en Iraq para determinar cuál es la mejor manera de fortalecer esos cimientos al tiempo que se fortalece la seguridad nacional estadounidense", explicó Obama. "He escuchado a mi secretario de Defensa, a Estado Mayor Conjunto y a los comandantes en el terreno".

Se espera que el nivel de fuerzas permanezca relativamente constante hasta después de las elecciones generales en Iraq en diciembre, entonces comenzará rápidamente el proceso de repliegue.

"La reducción de nuestras tropas debería indicar claramente que el futuro de Iraq es ahora su propia responsabilidad. El éxito a largo plazo de Iraq como país dependerá de las decisiones que los líderes iraquíes tomen y de la fortaleza del pueblo iraquí", expresó Obama.

Con el repliegue gradual de las brigadas de combate, dijo Obama, Estados Unidos procederá con la segunda parte de su estrategia: una diplomacia que se mantenga constante para lograr un Iraq más pacífico y próspero. Ese esfuerzo lo dirigirá el nuevo embajador de Estados Unidos en Iraq, Christopher Hill, que se cambiará de puesto y dejará de ser el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Este de Asia y el Pacífico así como jefe de negociaciones de las Conversaciones de Seis Partes sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte.

AYUDA A LOS REFUGIADOS IRAQUIES

"Se necesita también diplomacia y asistencia para ayudar a millones de iraquíes desplazados", comentó el presidente. "Estados Unidos tiene un interés estratégico y una responsabilidad moral en actuar."

Estados Unidos tomará medidas para incrementar el apoyo internacional a los países que ya albergan a refugiados iraquíes, cooperar con otros para reinstalar a los iraquíes que se enfrentan a riesgos personales, y trabajar con el gobierno de Iraq para reubicar a los iraquíes refugiados y desplazados dentro de Iraq.

Obama también se dirigió al pueblo iraquí al decir: "Estados Unidos no tiene ninguna reclamación sobre su territorio o sus recursos. Respetamos su soberanía y los tremendos sacrificios que han realizado por su país".

PARTICIPACIÓN REGIONAL INTEGRAL

Obama dijo que la tercera parte de la estrategia estadounidense es la participación integral de Estados Unidos en la región. "Estados Unidos intentará participar en principio y de forma constante con todos los otros países de la zona, entre ellos Irán y Siria", declaró.

"Esto refleja una verdad fundamental: No podemos tratar ya más los desafíos regionales de modo aislado, necesitamos un enfoque más inteligente, más sostenible e integral".

Obama explicó que esa es la razón por la que Estados Unidos da más importancia a su diplomacia al tiempo que releva la carga de sus fuerzas armadas, y esa es la razón por la que Estados Unidos se concentra en el grupo terrorista al Qaida en Afganistán y Pakistán; y es también la razón por la que en menos de dos meses se han nombrado tres enviados especiales para Oriente Medio y el Sur de Asia que apoyan el trabajo dirigido por la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton.

Obama nombró al ex senador de Estados Unidos George Mitchell enviado especial para Oriente Medio, al embajador Richard Holbrooke representante en misión especial para Afganistán y Pakistán, y al embajador Dennis Ross asesor especial sobre el Golfo y el Suroeste de Asia.

En Afganistán, Obama ya ha ordenado el despliegue de 17.000 efectivos adicionales en los próximos meses y se espera que la cifra alcance los 30.000 en adición a los 38.000 soldados que ya están allí estacionados.