Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

La OTAN se enfrenta a más desafíos al aproximarse su 60 aniversario

Afganistán y Rusia serán los principales asuntos en la cumbre de esta celebración.
Por Jacquelyn S. Porth, Redactora

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 24/03/09 .- Los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se reunirán en Francia y Alemania en abril para conmemorar el 60 aniversario de la alianza.

Las ciudades adyacentes de Estrasburgo y Kehl, francesa y alemana respectivamente, ubicadas en ambas márgenes del río Rin, celebrarán el 3 de abril la cumbre de la OTAN. Se dará la bienvenida oficial a Francia, que se reincorpora a la estructura como miembro en pleno; se elegirá un nuevo secretario general y se elaborará una nueva forma de avanzar en Afganistán.

El presidente Obama realizará su debut en la alianza en esta ocasión. En su comunicación inicial con el secretario general de la OTAN Jaap de Hoop Scheffer, Obama dijo que los miembros de la alianza comparten un compromiso de seguridad común así como una serie de valores democráticos.

La alianza tiene planes de aprobar un breve documento en la cumbre que destaque su papel como fuerte comunidad transatlántica. El documento, denominado Declaración de Seguridad de la Alianza, destacará los vínculos de la OTAN en lo que a seguridad se refiere.

La cumbre se realiza en un momento en que Francia retorna a la estructura militar integrada de la alianza. Obama recibió con beneplácito la decisión de Francia el 23 de marzo y dijo que su plena participación fortalecerá tanto a la alianza como a Europa. Obama ha dicho que desea ver fortalecida la capacidad de defensa europea.

America.gov recientemente solicitó al analista de seguridad nacional Anthony Cordesman que comentara respecto de las ramificaciones del retorno de Francia a la OTAN. Cordesman dijo que la integración de Francia es importante porque este país es "un productor clave de equipos y tecnología militar". Francia tiene uno de los mayores ejércitos en la alianza en momentos en que la necesidad de mantener despliegues lejos de Europa está en alza, afirmó.

Es más, el retorno de Francia a la OTAN la capacitará para asumir posiciones principales de liderazgo en la estructura de comando y participar en la planificación de estructuras de fuerza y esfuerzos de inteligencia y antiterrorismo, según Cordesman, que preside la estrategia Arleigh A. Burkede en el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales en Washington.

Hace una década, tras el final de la Guerra Fría, la alianza admitió tres nuevos miembros: Polonia, Hungría y la República Checa. Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia se unieron en 2004; y ahora, tras ser invitados a la cumbre de 2008, Albania y Croacia están listos para unirse, una actuación que convertirá a la alianza en un grupo de 28 miembros.

Una alianza mayor se enfrenta a lo que Obama describió en enero como "una colección extraordinaria de desafíos".

DESAFÍOS A LOS 60 AÑOS

A los 60 años, la OTAN se enfrenta a una serie de desafíos que deben ser afrontados de modo colectivo. Afganistán está a la cabeza de la lista. Cordesman indicó que la amenaza yijadista a Oriente Medio, Europa y Estados Unidos se incrementará en gran parte si al-Qaida y el Talibán son capaces de dominar Afganistán o crear refugios viables y ocultos en Pakistán.

Durante una charla electrónica que tuvo lugar el 16 de marzo en America.gov, Cordesman dijo que la Fuerza de Asistencia Internacional de Seguridad dirigida por la OTAN en Afganistán no ha reconocido sus limitaciones a tiempo y tampoco ha solicitado más cooperación de los gobiernos de Pakistán y Afganistán. Dijo que la OTAN, Afganistán y Pakistán han llegado a una parálisis en relación con un número de zonas de alto riesgo fuera de Kabul, Afganistán, así como a un aumento en el número de ataques a convoyes y bombardeos suicidas y en carreteras.

De Hoop Scheffer destacó la importancia de una estrategia coherente y estabilizadora para Afganistán en el discurso que pronunció en Bélgica el 22 de marzo. Dijo que cualquier acuerdo alcanzado en la Conferencia Internacional sobre Afganistán en La Haya, Holanda, el 31 de marzo, seguido de la cumbre de la alianza en abril, debe reconocer la necesidad tanto de una acción cuidadosamente coordinada como de recursos adicionales.

La alianza debe también reconciliar puntos de vista sobre su relación con Rusia, indicó Cordesman. Por una parte, la OTAN no puede ignorar las preocupaciones de los países que limitan con Rusia, pero al mismo tiempo, dijo, la guerra de 2008 entre Rusia y Georgia sobre las provincias separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur "ilustran los muy severos límites respecto de lo que la OTAN puede y no puede hacer si Rusia elige utilizar su fuerza militar en una zona en la que la OTAN tiene limitada capacidad de operación militar".

Cordesman explicó que el tema se reduce a si Rusia desea tener mejores relaciones con la OTAN y Estados Unidos o está más interesada en establecerse a sí misma estratégicamente en zonas cerca de sus fronteras.

Hay una cantidad de asuntos, incluso la antipiratería y la lucha contra la proliferación de armas, en los que la alianza puede participar de modo constructivo con Rusia, según indican funcionarios de la OTAN. De Hoop Scheffer expresó que la congelación temporal de las relaciones entre la OTAN y Rusia ya se está derritiendo, como lo demuestra que haya programadas reuniones del consejo de la OTAN y Rusia para después de la cumbre.

Aparte de suavizar nuestras diferencias con y respecto a Rusia, la alianza debe abordar también las amenazas nucleares paralelas de Irán y la República Democrática de Corea.

Otros asuntos de la alianza incluirán la selección de un nuevo secretario general para reemplazar a de Hoop Scheffer en julio. La alianza debe designar a un nuevo líder por consenso. El primer ministro de Dinamarca, Anders Fogh Rasmussen, es el candidato principal.

La designación ocurrirá en un momento de cambios adicionales de liderazgo, el secretario de Defensa de Estados Unidos Robert Gates recientemente designó al almirante de la Armada James Stavridis, ahora jefe del Comando Pacífico de Estados Unidos para reemplazar al general del Ejército John Craddock como comandante de las fuerzas de la OTAN y de Estados Unidos en Europa. La designación de Stavridis debe ser aprobada por la alianza.