Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Obama y presidente ruso Medvedev anuncian nuevo plan control de armamentos

Primera reunión oficial establece agenda de relaciones de EE.UU. con Rusia.
Por David McKeeby, Redactor

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 03/04/09 .- El presidente Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev han anunciado nuevos planes para reducir drásticamente sus arsenales nucleares con la finalidad de trazar un nuevo rumbo en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

"En los últimos varios años se ha permitido que la relación entre nuestros dos países vaya a la deriva", dijo Obama en una comparecencia conjunta con Medvedev en Londres, el 1 de abril. "Lo que estamos viendo hoy es el comienzo de nuevos avances en las relaciones de Estados Unidos y Rusia".

En una declaración emitida después de su primera reunión oficial, los dos presidentes anunciaron conversaciones encaminadas a alcanzar un acuerdo de seguimiento al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) firmado en 1991, cuya fecha de vencimiento es el 5 de diciembre de 2009. Si tienen éxito, las nuevas conversaciones podrían reducir aún más los arsenales nucleares de Estados Unidos y Rusia hasta quedar en 1.500 ojivas nucleares cada uno, o menos, cifra inferior a los actuales niveles de alrededor de 2.200, según dicen expertos en control de armamentos, así como reducciones comparables en vectores de armas nucleares, como los misiles balísticos y los submarinos.

Desde su entrada en vigor, START disminuyó significativamente las armas nucleares al establecer un complejo sistema de vigilancia que limitaba a ambas partes a tener un máximo de 6.000 ojivas nucleares estratégicas o de largo alcance. Ese número se redujo aún más, unas 2.200 ojivas para 2012 conforme al Tratado de Reducciones de las Armas Estratégicas Ofensivas, firmado en 2002 y de carácter menos restrictivo. Detractores de la postura de Estados Unidos y Rusia han exigido durante largo tiempo un retorno al marco original, con fuerza legal, del tratado START.

Según Obama, como propietarios de más del 95 por ciento de las armas nucleares del mundo, Estados Unidos y Rusia predicarán con el ejemplo y tomarán medidas concretas dirigidas a lograr el objetivo diplomático de largo plazo de desarme, y enviarán al mismo tiempo un poderoso mensaje a países como Irán, cuyo polémico programa nuclear es actualmente objeto de tres rondas de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, medidas que cuentan con el apoyo de la Casa Blanca y el Kremlin.

Obama aceptó la invitación de Medvedev de visitar Moscú en julio, momento en que los dos dirigentes evaluarán el progreso de los negociadores en la elaboración del nuevo pacto de control de armamentos.

"Por mucho que la constante nube, la amenaza de una guerra nuclear, haya disminuido desde la Guerra Fría [...] la presencia de estas armas letales, su proliferación, la posibilidad de encontrarlas en manos de terroristas, sigue siendo la amenaza más grave a la humanidad", declaró Obama en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro británico Gordon Brown, el 1 de abril. "¿Qué mejor proyecto para iniciar que ver si podemos hacer progresos en ese frente?"

Más allá del reajuste: convertir en logros las palabras amables

La reunión entre Obama y Medvedev, que se realizó al margen de la cumbre del G20, representa la culminación de semanas de intensa diplomacia por parte de la administración a fin de "pulsar el botón de reajuste" en las relaciones de Estados Unidos y Rusia. Los dos dirigentes emitieron una declaración conjunta que establece una nueva agenda para Estados Unidos y Rusia cuyo objetivo es superar el reajuste y convertir "cálidas palabras en logros reales".

Además de control de armamentos y la no proliferación nuclear, Obama y Medvedev identificaron otras prioridades importantes, entre éstas los esfuerzos para enfrentar la crisis financiera mundial, estabilizar el sur de Asia y apoyar los avances hacia la paz en Oriente Medio. Futuras reuniones analizarán las amenazas transnacionales, como el terrorismo, la delincuencia organizada, la corrupción y el tráfico de drogas, así como la manera de fortalecer los vínculos económicos e intercambios culturales entre Estados Unidos y Rusia.

Desde que asumió el cargo en enero, Obama ha intercambiado varias cartas y llamadas telefónicas con Medvedev en lo relativo a la forma de mejorar la relación, que se ha visto afectada en los últimos años por el desacuerdo sobre la invasión rusa de Georgia en 2008, la ampliación de la OTAN y el futuro de la seguridad europea, así como el proyecto de establecer en Europa un sistema de defensa contra misiles balísticos.

En febrero, el vicepresidente Biden se reunió con el vice primer ministro ruso Sergey Ivanov al margen de la Conferencia de Seguridad de Munich. En marzo, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, en Ginebra, para sentar las bases de las conversaciones entre Obama y Medvedev. Los expertos señalan que tanto Obama como Medvedev son abogados y que representan una nueva generación de líderes posterior a la Guerra Fría que prometen un verdadero reinicio de las relaciones entre Estados y Rusia. (Véase Estados Unidos y Rusia reajustan sus relaciones).

Altos dirigentes de ambos países buscaron el asesoramiento de ex funcionarios en lo relativo a reparación de las relaciones. Obama y Biden celebraron una reunión privada con el ex presidente soviético Mikhail Gorbachev, mientras que Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin se reunieron en marzo con una delegación de estadistas estadounidenses encabezada por los ex secretarios de Estado Henry Kissinger y George Shultz, junto con el ex senador Sam Nunn y el ex secretario de Defensa William Perry. Otro ex secretario de Estado, James Baker, también viajó a Moscú en las últimas semanas.

"Hay diferencias muy reales entre Estados Unidos y Rusia y no tengo ningún interés en encubrirlas, pero también podemos centrarnos en los intereses comunes", dijo Obama durante la rueda de prensa con Brown. "En toda una serie de cuestiones, desde Afganistán hasta Irán, así como los temas que analizaremos la mayor parte de nuestro tiempo aquí en el G20, creo que existen posibilidades para la acción concertada".