Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OFICINA DE PROGRAMAS DE INFORMACIÓN INTERNACIONAL DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS

Afirman que progreso en Afganistán depende de compromiso sostenido

Pakistán y Afganistán son urgentes problemas de seguridad, dice Petraeus.
Por Merle D. Kellerhalls Jr., Staff Writer

Informaciones del Departamento de Estado editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - America.gov, Washington, 03/04/09 .- El futuro progreso en Afganistán dependerá del compromiso sustancial y sostenido por parte de Estados Unidos, afirmaron funcionarios del Pentágono.

"Pakistán y Afganistán plantean el grupo de problemas más urgente", afirmó el general David Petraeus durante una comparecencia ante el Senado el 1 de abril en relación con la nueva estrategia del presidente Obama para esa región. Petraeus está al mando del Comando Central de Estados Unidos, que es responsable de las operaciones militares en Afganistán e Iraq.

La subsecretaria de Defensa, Michele Flournoy, dijo ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado que la nueva estrategia del presidente está elaborada para disturbar, desmantelar y derrotar al grupo terrorista Al Qaeda y a los remanentes del antiguo régimen talibán que tratan de recuperar el control de Afganistán. Para cumplir esa misión, agregó que Estados Unidos debe eliminar los refugios seguros en las cadenas montañosas de Pakistán en la frontera con Afganistán y evitar su resurgimiento.

"Todos los elementos del poder nacional que aplicamos: políticos, diplomáticos, militares y económicos, deben orientarse a lograr esa meta", añadió Flournoy. La subsecretaria aseveró que actualmente la administración Obama trabaja en una serie de marcas diseñadas para medir si el nuevo enfoque da resultados.

Y el éxito dependerá del compromiso de recursos y financiamiento junto con el momento, según dijo.

A fines de marzo, Obama anunció el envío adicional a Afganistán de 17.000 soldados e infantes de marinas de Estados Unidos en los meses venideros que se sumarán a los 38.000 efectivos que ya se hallan allí, y también ha ordenado el despliegue de otros 4.000 soldados para ejercer como entrenadores del ejército afgano.

Todas las unidades estadounidenses de combate en Afganistán se asociarán a una unidad afgana, y se pedirá más entrenadores a los aliados en la OTAN, para garantizar que cada unidad afgana tenga un asociado de la coalición, dijo Obama. La meta, afirmó el presidente, es fortalecer el ejército afgano y que pase de contar con los 80.000 soldados que tiene en la actualidad a tener 134.000, así como ampliar la fuerza nacional de policía de 78.000 a 82.000 oficiales.

Actualmente la cantidad total de fuerzas aliadas y de Estados Unidos en Afganistán es de 70,140 soldados, según informan el Pentágono y la OTAN.

Además, Obama dijo haber pedido al Congreso que apruebe leyes para autorizar la suma de 1.500 millones de dólares anuales para apoyo directo a Pakistán durante los próximos cinco años, para construir infraestructura civil y fortalecer al gobierno pakistaní.

"El representante especial Richard Holbrooke dirigirá la participación bilateral y trilateral con el objetivo de establecer una mayor seguridad y cooperación económica entre Afganistán y Pakistán, y en toda la región", anotó Flournoy.

La funcionaria agregó que, desde la perspectiva de defensa, los militares trabajarán para establecer entidades contra el terrorismo y contra la insurgencia en ambos países, para mejorar su capacidad de combatir con más efectividad contra los terroristas y los insurgentes.

El almirante Eric Olson, al mando del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos, declaró que "la situación en esa región es cada vez más grave". Los terroristas han demostrado habilidad para ocultarse, comunicarse e inspirar a otros a seguirlos", dijo.

El Comando de Operaciones Especiales se nutre de fuerzas especiales del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Cuerpo de Infantería de Marina que constituyen las fuerzas militares más especializadas y mejor entrenadas en el mundo.

Aunque los insurgentes talibanes no tienen poderío militar, son penetrantes y brutales, dijo Olson.

"Sabemos que el progreso en Afganistán y Pakistán no será ni rápido ni fácil", agregó.